Según el shintoísmo y las leyendas populares japonesas podríamos enumerar una interminable lista de subespecies y categorías pertenecientes a la fauna divina, fantasmal y demoníaca nipona hasta tan punto que Charles Darwin regresaría del otro mundo para realizar un estudio. Tal es su volumen que sería imposible hablar de todas estas criaturas. Aunque las más conocidas, llamativas y legendarias son las siguientes:

Tanuki, el mapache japonés maestro del disfraz

Ocho rasgos le definen. Es gordito, con ojos grandes, lleva un sombrero en forma de caparazón de tortuga, una botella de sake en una mano y una letra de cambio en la otra, su cola es larga, sus testículos tocan el suelo (símbolo de suerte económica) y su sonrisa es amistosa.

Es un maestro del disfraz, del timo y del engaño, se dice que merodea por los bosques japoneses.

Kitsune, un zorro de mil años y nueve colas

Es la mascota del Dios Shinto de la fertilidad, Inari. Según la mitología japonesa el zorro Kitsune es el protector de bosques y aldeas. Su inteligencia, poder y sabiduría aumentan con su edad hasta alcanzar los mil años y las nueve colas, entonces se convierte en un poderosísimo animal mitológico. Puede adoptar forma humana y convertirse en un fiel amigo o en una buena esposa.Un ejemplo de Kitsune sería el protagonista de la serie de anime "Naruto".

Nekomata y Nekomusume, el gato nigromante y la Catwoman japonesa

Se dice en el folclore japonés que cuando un gato alcanza los cincuenta años de edad su cola se divide en dos y comienza a hablar como los humanos y a caminar erguido. Se les atribuyen poderes nigromantes y se dice que hostigan a sus antiguos dueños crueles para obtener los mimos y cuidados que nunca les fueron prestados.

La Nekomusume, tiene más rasgos felinos que humanos.Se dice que son mujeres a las que su insoportable mal genio convierte en gatos.

Inugami, el perro divino

En la tradición japonesa un Inugami, era un perro divino que se creaba con magia a partir de un perro doméstico para llevar a cabo una venganza en favor de sus dueños.

Para crear un Inugami se enterraba un perro doméstico hasta el cuello y se le dejaba morir de hambre. Tras su muerte de le cortaba la cabeza y el cuello se rescataba. Servía como amuleto a su cruel y terrible dueño. Si se insulta o maldice al Inugami, quien le haya ofendido arrastrará la mala suerte de por vida y jamás encontrará pareja.

Hoko, el perro demonio de cinco colas

Si el Inugami es el perro benévolo y fiel, el Hoko es el perro rabioso de la mitología japonesa. Blanco, de apariencia albina, tiene cinco colas que representan a los cinco elementos. Cuando se enfada sacude sus colas como un látigo y provoca terribles terremotos.Vive en un árbol sagrado que defenderá ante visitas que no desea recibir.

Kappa, el hombre tortuga pervertido

Habita en los lagos de Japón, su aspecto es el de una especie de galápago que camina erguido, habla, se tira ventosidades y espía a las jovencitas mientras se desvisten. El “Duende Tortuga” de “Bola de Dragón” es un ejemplo.

Bake-Kujira, la ballena fantasma rencorosa

Bake-Kujira es el fantasma de una enorme ballena que guarda un enorme rencor a los cazadores de cetáceos. Se dedican a hacer naufragar a los barcos balleneros.

Hibagon, el gorila machaca hombres

Es un híbrido entre un hombre y un gorila. Este monstruo habita en los bosques japoneses y es capaz de destrozar árboles y aplastar hombres de una sola pisada.

Namazu, el siluro que provoca Tsunamis y Kami-Kashima, su guardián

De tamaño gigantesco, vive en las profundidades de los mares de Japón y cada vez que se mueve provoca terremotos. Kami-Kashima, su guardián, contiene sus movimientos con una enorme roca sagrada llamada Kaname-Ishi para evitar estos destructivos maremotos.

Baku, el devorador de pesadillas

Con apariencia de cerdo, negro o rosa, son seres benignos a los que se invoca para que disipen los sueños siniestros y las pesadillas de niños y adultos.

Byakko, el tigre blanco del Oeste

Es el representante de uno de los cuatro puntos cardinales, el Oeste. Simboliza el elemento de aire y se cree que su rugido provoca tormentas eléctricas.

Genbu, la serpiente negra del Norte

Representa al punto cardinal del Norte y su apariencia es la de un monstruo mitad tortuga, mitad serpiente de color negro. El elemento que simboliza es la tierra.

Seiryu, el dragón azul del Este.

Representa al punto cardinal del Este y simboliza el elemento agua. Su apariencia es la de un espectacular dragón de color azul.

Suzaku, el fénix del Sur

Representa al punto cardinal del Sur, su apariencia es la de un fénix rojo rubí. Simboliza el elemento fuego.