No se sabe muy bien qué tiene Amancio Ortega, pero todos los proyectos que acomete con Inditex se transforman en oro. Su última aventura será la venta a través de Internet, que amenaza con convertirse en un auténtico fenómeno de masas. Antes de abrir incluso su primera tienda online, Zara cuenta ya con más forofos en Facebook y más aplicaciones bajadas de iTunes que cualquier otro grupo minorista de moda.

Zara podría facturar hasta 2.000 millones de euros por su tienda online

La firma de análisis Sanford C. Bernstein estima que “el fabricante español de moda podría facturar cerca de 2.000 millones de euros anuales en ventas por Internet en su tercer año de operaciones. Su rival más cercano, Gap logró algo menos de 900 millones de euros en ventas por catálogo y en línea el año pasado, alrededor de 8% de su facturación total en Estados Unidos”.

El grupo Inditex se incorpora así, las malas lenguas dicen que llega tarde, a la batalla online. La decisión de Inditex, con tiendas físicas en 76 países, se produce en un momento en que sus principales competidores ya llevan tiempo realizando ventas en la Red. Gap realizó su primera venta por Internet en Estados Unidos en 1997 y este año expandirá sus ofertas a Europa y Asia. Otro competidor español, Mango, lleva una década vendiendo artículos en la Red, y Hennes & Mauritz lanzó su primera tienda en la web en 2006.

De momento, los resultados están siendo muy positivos para las cuentas de Inditex, que sigue disparada en Bolsa y acaparando un sinfín de recomendaciones.

Bershka y Massimo Dutti también tendrán tienda online

La principal marca de ropa de Inditex, Zara operará en Internet en los seis mercados que representan el 40% de sus ventas: Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, España y Portugal. Inditex "planea lanzar las ventas online de Zara en otros mercados selectos hasta que alcancemos una presencia global", señaló el presidente ejecutivo Pablo Isla, en una nota de prensa. Isla ha anticipado que las otras seis marcas de Inditex, entre ellas Bershka y Massimo Dutti, podrían tener presencia por Internet a medio plazo si la e-tienda de Zara marcha según lo previsto.

Esta decisión de abrir una e-tienda obedece a la mayor demanda para comprar ropa en Internet, pese a la desventaja para el cliente de no poder comprobar la textura de la prenda ni poder probársela, lo que puede provocar una avalancha de devoluciones. Esta es una de las principales preocupaciones de la compañía textil, pues podría incrementar los inventarios. Algo que puede suponer un severo problema para el grupo Inditex.

Inditex reestructura su centro logístico de Meco

La primera incursión en Internet de Inditex fue en 2007, cuando comenzó a vender su línea de decoración para el hogar, Zara Home, en algunos países europeos. Y ahora "ese mismo equipo prepara el lanzamiento de Zara, con unas 50 personas trabajando a tiempo completo en el proyecto para su inminente lanzamiento en la web", señala la compañía.

Para ello, el gigante minorista ha procedido a la reestructuración de su centro logístico en Meco -un enorme almacén a las afueras de Madrid desde el que se distribuirán las ventas online- para poder hacer envíos directamente a los clientes.

Zara muestra sus diseños más recientes en la tienda iTunes

En la tienda iTunes de Apple, "Zara es la única de las tres grandes del sector con una aplicación que muestra sus diseños más recientes. La aplicación, que venderá ropa a partir de septiembre, ha sido descargada más de 3,5 millones de veces desde su lanzamiento a principios de año" señala un artículo de Wall Street Journal. A la vista del éxito, Inditex está trabajando también en una aplicación similar para el iPad.

Cómo funciona la tienda online de Zara, compra y devoluciones

Para poder iniciar el proceso de compra es necesario contar con una cuenta en la web de Zara. Una vez realizada la inscripción, comienza la elección de la ropa. Mediante los criterios de búsqueda de la página se podrá seleccionar el color de la prenda, la talla y demás características. Una vez que el cliente ha incluido la prenda en la cesta de compra tendrá que elegir el modo de pago y si desea que se la envíen a casa o recogerla en algunas de las tiendas físicas de Zara.

En caso de no estar satisfechos con la prenda adquirida, el usuario podrá devolverla sin coste alguno en un plazo inferior a los 30 días presentando el ticket de compra en cualquiera de las tiendas.