Alfred Hitchcock decía que cuando la cámara se centraba solamente en los pies o los zapatos aparecían en un primer plano, algo malo estaba por suceder. Es así como un genio de la cinematografia mundial nos describe la importancia de los zapatos en el cine.

El cine esta contado por historias de amor y de vida pero también los zapatos de mujer y de hombre tienen algo que contar. A lo largo de los años hemos visto infinidad de películas en las que los zapatos toman cierto protagonismo y estos, brillan más que los actores. Ejemplos tenemos muchos; desde El mago de Oz hasta Uma Thurman, pero dejemos que ellos mismos nos lo cuenten.

Charles Chaplin y su zapato como cena de acción de gracias.

Sin duda una de las escenas memorables en el cine. Un Chaplin en la cúspide de su carrera en el papel de Cendrars cocina su zapato y se lo come junto con un viejo amigo en la película La quimera de oro Esta escena dio la patada inicial a las historias con calzado.

Judy Garland y sus zapatos mágicos

Estos son quizá los primeros zapatos protagonistas en la historia del cine. Si bien no adquirieron notoriedad, miles de mujeres en el mundo prestaron atención a los zapatos rojos de la chica de Kansas. Los zapatos de tacón rojo de Judy Garland dieron la vuelta al mundo por ser unas auténticas joyas. Es así como El Mago de Oz se convirtió en una referencia de moda.

Recientemente se le rindió un homenaje dentro del marco de la semana de la moda en Nueva York. Esto se debió al 70 aniversario de la película y diversos diseñadores como Manolo Blahnik y Oscar de la Renta recrearon los zapatos rojos de Dorothy.

De Dustin Hoffman a Uma Thurman

Hay películas que van directamente a los canales de televisión o a los videoclubes. Su distribución se limita a los hogares pasando sin pena ni gloria. pero dentro de este caos, se nos quedan escenas que todos recordamos. En Héroe por accidente (Accidental hero), Dustin Hoffman interpreta a un padre de familia que salva a mucha gente en un accidente pero olvida su zapato. Otra persona encuentra el calzado del protagonista y se convierte en el héroe.

Como podemos ver nuevamente los zapatos de hombre toman protagonismo y se convierten en el eje central de la película.

También las botas y el calzado deportivo entran en la categoría de zapatos famosos. Solo basta recordar las botas de James Dean en Rebelde sin causa o los zapatos de tacón de Marilyn Monroe para saber la importancia del calzado femenino y masculino en el cine.

Uma Thurman es quizá la última actriz en haber portado zapatos famosos. La mayoría de las personas la recuerdan en su papel de Beatrix Kiddo en la pelicula de Quentin Tarantino, Kill Bill. En dicha película, Uma tiene uno de los zapatos más llamativos en la historia del cine. La marca japonesa de zapatillas deportivas ASICS vio incrementadas las ventas de su modelo Whizzer. Esta compañía es junto con Adidas, una de las principales productoras de zapatos para hombre y para mujer. Las zapatillas deportivas amarillas marcaron tendencia y estilo y miles de personas en el mundo se creyeron en un filme de Tarantino.

Los Manolo Blahnik de Sexo en Nueva York

Sarah Jessica Parker es una amante de los zapatos de mujer y eso lo ha demostrado a través de sus películas y series de televisión. El verdadero protagonista de estos zapatos es Manolo Blahnik, un afamado diseñador de calzado para mujer.

Este artista crea verdaderas joyas de arte y su inspiración viene de todos lados. Las diferentes temporadas del año ven colecciones muy diferentes entre sí.

Así es como vimos la historia de algunos de los zapatos de moda más famosos del cine. Esta historia aún no termina, al contrario, este es apenas el comienzo. The end.