La zanahoria procedente de Europa y Asia, es una hortaliza muy rica en provitamina A, beneficiosa para la visión y la audición, y aunque es abundante en hidratos de carbono, sin embargo una parte importante de ellos los constituye un azúcar similar al contenido de la caña, por lo tanto no se considera que sea un alimento energético.

Es conveniente comer a diario pequeñas cantidades de zanahoria crudas ralladas, o bien en ensaladas o con zumo de limón. También es habitual comerlas cocidas, enteras o en puré, pero de esta forma tienen menos calorías.

Propiedades de la zanahoria

La zanahoria es junto con el perejil uno de los vegetales que más caroteno tiene. El caroteno es un aceite que se convierte en vitamina A al trasformarse en el hígado. En esta hortaliza también se encuentran vitaminas del grupo B como la vitamina B3 o niacina, beneficiosas principalmente para el sistema nervioso, y vitamina C y E.

De la zanahoria, también son reseñables las diversas sales minerales que posee: potasio, hierro, calcio, magnesio, manganeso, cobre y yodo, sustancias necesarias para el organismo a cualquier edad, y en especial en la infancia.

Los especialistas en nutrición recomiendan el consumo crudo de zanahorias para evitar trastornos del crecimiento, anemia o fortalecer las defensas naturales, por ejemplo. Además cabe resaltar que las hojas de las zanahorias recién recolectadas, contienen vitamina K y magnesio. Investigaciones más recientes hablan del poder antimicrobiano de las zanahorias.

Beneficios de la zanahoria

La agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), indica que "en estudios con la especialista de nutrición Sherry Tanumihardjo de la Universidad de Wisconsin en Madison, descubrieron que el licopeno de las zanahorias de pigmento rojo es un 40 por ciento biodisponible al igual que la pasta de tomate". Se piensa que el licopeno ayuda a proteger contra la enfermedad cardíaca y algunos cánceres.

E Investigadores del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han cultivado selectivamente, unas zanahorias con pigmentos que representan casi todos los colores del arco iris. Y lo más importante, es que estas zanahorias son buenas para la salud. Se adjunta una imagen en este artículo, con estas zanahorias de distintos colores.

Además, el potasio presente en la zanahoria ayuda en la transmisión y generación del impulso nervioso y a tener una normal actividad muscular. Y la vitamina E también presente en las zanahorias posee acción antioxidante. Del mismo modo, la niacina o vitamina B3 colabora en el funcionamiento del sistema digestivo y el buen estado de la piel.

Recetas con zanahoria

Con la zanahoria, además de ser un ingrediente básico para cualquier guiso que se precie, también con ella se elaboran infinidad de recetas de cocina: ensaladas, cremas, zumos, pasteles, tartas o deliciosas sopas de zanahorias

Receta de tarta o pastel de zanahoria: Ingredientes

Ingredientes calculados para unas seis personas:

Para la pasta: 200 gramos de harina (puede ser integral si se desea), 100 gramos de margarina vegetal, un poco de sal, un huevo y unos 20 gramos de mantequilla o margarina (mejor mantequilla), para engrasar el molde.

Para el aderezo: 750 gramos de zanahorias cuanto más rojas mejor por su licopeno, 500 gramos de azúcar moreno, medio litro de agua, un limón y un decilitro de crema de leche espesa también llamada nata montada.

Tarta de zanahoria, preparación

Se lavan las zanahorias, se parten por su parte central y se saca la fibra si es dura, conservando el resto de la zanahoria. Se pone el azúcar con el agua en una cazuela y se deja que hierva por espacio de diez minutos, entonces en este jarabe obtenido e hirviendo, se vuelcan las zanahorias hasta que queden bien cubiertas. Después se lava el limón y se ralla la piel o se pica muy menudita y se echa a la cocción, finalmente exprimimos el limón y añadimos una cucharada de zumo a esta compota de zanahoria.

Preparar la pasta quebrada: tamizar la harina, formar un volcán en un cuenco, cortar la mantequilla a trocitos y ponerla en el centro del volcán, junto con el huevo entero y la pizca de sal; trabajar bien la pasta con la punta de los dedos.

Untar con mantequilla un molde para la tarta. Encender el horno. Enharinar la mesa de trabajo y estirar la pasta con ayuda de un rodillo; cubrir el molde, pinchar el fondo con un tenedor y poner a cocer este fondo de la tarta sin rellenar.

Cobertura tarta de zanahoria

Cuando al cabo de veinte a veinticinco minutos aproximadamente la pasta ya esté cocida, se rellena con la compota de zanahoria y se cubre totalmente con la crema fresca, o bien la tarta también se puede tapar con un queso fresco glaseado muy fácil de hacer: con una tarrina de unos 200 gramos de un queso suave y cremoso, como el queso fresco de Burgos u otro queso de untar tipo quark, se le añade una nuez de mantequilla, un poco de ralladura de un limón y otro poquito de azúcar galss, se mezclan bien todos los ingredientes hasta conseguir una pasta untuosa.

Esta preciosa tarta, al estar elaborada con azúcar, es conveniente comerla con fruta fresca de la época, Así ahora tenemos, manzanas, piñas, peras, melocotones o uvas, por ejemplo. Se puede acompañar de una buena infusión caliente o de malta y de cena con sopa de cebolla y calabaza.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.