La zamacueca es una danza tradicional latinoamericana originaria del Perú con raíces en los bailes que los esclavos negros trajeron de África y consiste en un baile de parejas sueltas en las que la mujer es asediada por el hombre.

Se considera que su nombre proviene de la fusión de la palabra “zamba”, que era como se denominaba a las mujeres mestizas de negro y amerindio, con la palabra “clueca”, por la forma de caminar de las gallinas en el período en que empollan, por lo que sería una proyección figurativa de los movimientos.

Pero también hay investigadores, como el músico peruano Santa Cruz, que sostienen que el vocablo “zamacueca” proviene de la palabra “sambacuque”, que en el dialecto kumbundu de Angola significa “permiso para bailar lundú”. La mayoría de los esclavos que llegaron a Perú eran angoleses y trajeron con su cultura la danza denominada “lundú” que también se baila por parejas sueltas con movimientos muy sensuales y en América tuvo gran desarrollo en Brasil.

Cómo se baila la zamacueca

La zamacueca es el origen de la zamba, la cueca, la chilena y la marinera, que son danzas regionales de América del Sur, por lo que todas ellas tienen la misma estructura coreográfica básica que consiste en una vuelta completa de la pareja y luego tres movimientos de contoneo en semicírculo mientras cada uno de los integrantes de la pareja agita un pañuelo con su mano derecha. La diferencia musical se da en el ritmo y las letras de las canciones generalmente tienen el mismo mensaje.

Zamacueca es el título que le puso a su pieza coreográfica el bailarín Facundo Mercado, director de la Compañía de Danza Mitamaes, ya que tomo como base al baile que se describe en los párrafos anteriores.

Danza folclórica y danza contemporánea

La Compañía de Danza Mitamaes desarrolla ballets en los que se fusionan las danzas folclóricas argentinas con la danza contemporánea y en Zamacueca el coreógrafo fue más allá ya que el baile del que parte para su composición tuvo mayormente su desarrollo en Perú y llegó a la Argentina transformado en la zamba.

Los cuadros de esta coreografía tienen un excelente diseño de luces que sectorizan dentro de la escena los diferentes movimientos y de esta manera logra destacarlos.

A pesar de su título y su base, esta pieza coreográfica tiene mayormente marcaciones de danza contemporánea y muchos desarrollos acrobáticos con soporte de música folclórica lo que constituye una singularidad que la hace muy atractiva para el espectador.

El ballet La vuelta

En el mismo programa se ofrece el ballet La vuelta con coreografía de Gabriel Contreras, codirector de la Compañía de Danza Mitamaes.

En esta pieza llama la atención del espectador que la carga de sensualidad tiene una cierta e irregular graduación que pareciera regirse por la cambiante agilidad de los ritmos que se bailan. Es una pieza corta pero muy intensa en su desarrollo y también tiene un acertado diseño de luces que sectoriza las situaciones para realzarlas.

Un teatro adecuado para la danza

Las dos piezas son reposiciones de la Compañía de Danzas Mitamaes que está compuesta por María Laura Ayala, Florencia Alonso, Noelia Campana, Pamela Fernández, María Belén Molina, Daniela López Álvarez, Juliana Ponguta, Analía Solohaga, Laura Sol Torrecilla, Jennifer Yorston, Roberto Fernández, Sebastián Lencina, Facundo Mercado, Damián Roezgas, Nahuel Valenzuela y Matías Tello. La dirección está compartida, como se mencionó en párrafos anteriores, por Facundo Mercado y Gabriel Contreras.

Es de destacar el acierto de este cuerpo de baile de ofrecer su espectáculo en Teatro Del Sur, ya que este espacio tiene un escenario muy adecuado para la danza por la amplitud de su boca y profundidad, a lo que se suma una adecuada formación de las butacas que hacen que el espectador tenga una excelente visión desde cualquier lugar en el que esté ubicado, incluso de los movimientos á térre bailados en proscenio,

Este doble programa se ofrece en la sala mencionada, que está ubicada en la calle Venezuela 2255 de la ciudad de Buenos Aires, los días domingos a las 18, pueden hacerse reservas al teléfono 4941-1951 y la entrada tiene un valor de $ 60.