El yoga ayuda a encontrar la armonía entre cuerpo y mente, favoreciendo la relajación y aflojando las tensiones. Desde hace años, a estas nociones empíricas se le suman numerosos estudios que demuestran la eficacia científica del yoga como instrumento terapéutico.

Yoga y salud: las últimas evidencias científicas

Un estudio reciente de la Universidad de Indiana ha demostrado que practicar yoga ayuda a las personas ancianas que han sufrido un ictus a mejorar el equilibrio y reducir el riesgo de caídas. El yoga ha demostrado también que retrasa la degeneración de la artritis reumatoidea.

Otro estudio realizado en Dubai, ha demostrado que el raja yoga, un estilo particular que combina movimientos lentos con la respiración y la meditación, ha producido mejoras en pacientes en sólo doce clases.

Investigadores británicos, después de años de investigación, han llegado a la conclusión que el yoga reduce los dolores de espalda con mayor efectividad que las curas estándares, como ejercicios posturales y fisioterapia convencional.

El yoga y los niños

“Aprendí a relajarme, me tranquilicé, cerré los ojos…y se lo enseñé a mi mamá”. Así se expresó un niño después de su primera clase de yoga. Es una disciplina perfectamente adaptable a los niños. A través de la práctica de asanas (posturas) y de pranayamas (técnicas de control de la respiración y de la energía vital), se trabaja en modo completo sobre el equilibrio psicofísico, se ayuda a armonizar el sistema nervioso y endocrino, se mejora la postura, la elasticidad y se refuerza el aparato respiratorio.

El yoga ayuda a los niños a apreciar los cambios de ritmo, en la relajación aprenden a recuperar fuerzas y calma.

Yoga para embarazadas

El yoga es una de las disciplinas consideradas más aptas para practicar en los meses de embarazo porque ayuda a afrontar la ansiedad de las últimas semanas, facilitando el trabajo de parto. El yoga en las embarazadas mejora la hinchazón de los pies y facilita el tránsito intestinal. Las clases de yoga para futuras mamás están pensadas para prevenir las molestias de la embarazada: dolor de espalda, edemas, várices, taquicardia y ansiedad.

El trabajo más importante se realiza con la respiración: aprender una correcta respiración, para aumentar la capacidad respiratoria, es imprescindible para concientizarse en el momento del parto.

Yoga y deporte

“La performance en el deporte es la sumatoria de partes de un rompecabezas, en donde todo cuenta: el cuerpo, la mente, la respiración, la concentración”, así lo expresó Tite Togni, maratonista italiano, que ha elaborado un programa para quien corre con la cabeza y no sólo con las piernas. La eficacia del binomio deporte/yoga, también ha sido experimentada por Valerio Vermiglio, capitán del equipo nacional italiano de voleibol, quien le atribuye al yoga parte de su éxito.

Yoga en el agua

Para practicar yoga en el agua, no es necesario saber nadar. Los ejercicios se realizan de pie o sentados en la piscina o flotando con la ayuda de soportes especiales. El yoga en el agua ayuda a perder el miedo al agua, brindando, además, otras ventajas: posibilidad de asumir posiciones imposibles en tierra, las articulaciones no realizan esfuerzos, previene el insomnio, da elasticidad a los músculos y tranquiliza la mente, encontrando el equilibrio psico-físico.

Alimentación en el yoga

La alimentación según la dieta del yoga, está basada en la calidad de “vibración” de los alimentos. Algunos alimentos son excitantes y aportan energía, otros, oscurecen la mente. La comida debe aportar energía de buena calidad, con una vibración armónica. Se consideran alimentos positivos los cereales, las frutas, las verduras, las algas, las legumbres, la leche, la miel, la sal y el té de hierbas.

En el recientemente realizado Yoga Festival de Roma, fue presentado el yoga de la risa, disciplina que nació en 1995 cuando Madan Kataria, médico hindú, inventó una serie de técnicas que, sin ningún estímulo de humor, generan saludables carcajadas. Los beneficios son múltiples: aumento de la capacidad respiratoria, gracias al mejoramiento de la ventilación pulmonar, aumento de la eficiencia del sistema cardiocirculatorio, reducción de la producción de colesterol y regulación de los niveles de adrenalina; además de mejorar la autoestima y la concentración.