Las semifinales del 3º Grand Slam de la temporada contarán mañana con dos encuentros espectaculares. Por un lado estarán Roger Federer y Novak Djokovic, que protagonizarán el choque que todos esperaban. Por el otro, Andy Murray y Jo-Wilfried Tsonga intentarán meterse por primera vez en la final de Wimbledon.

Ambos partidos serán en la cancha central desde las 13:00 hora local (14:00 en España, 9:00 en Argentina), con el duelo entre el suizo y el serbio en primer turno.

Roger y "Nole" juegan mucho más que una semifinal

A pesar de haberse visto ya en 26 oportunidades, Roger Federer y Novak Djokovic se enfrentarán por primera vez en Wimbledon, en un encuentro en el que está en juego nada más y nada menos que el primer lugar en el Ránking Mundial.

El serbio, campeón defensor y nº 1 del mundo, necesita la victoria para asegurarse conservar ese puesto de privilegio, mientras que el suizo debe ganar el torneo para, a sus 30 años, volver a ser el mejor tenista del planeta, algo que parecía imposible cuando, promediando la temporada pasada, cayó al 4º lugar (superado por Murray) y daba señales de estar empezando a alejarse del nivel que mostraban sus colegas.

Pero el helvético tuvo un cierre de año espectacular, una primera mitad de 2012 muy buena y hoy está a sólo dos partidos de su 17º Grand Slam y de volver a ocupar la posición que perdió en junio del 2010, cuando estaba apenas a dos semanas de superar a Pete Sampras como el jugador que más tiempo fue nº 1 del mundo.

El camino del suizo en la actual edición de Wimbledon ha sido algo accidentado. Después de dos encuentros muy sencillos, Julien Benneteau estuvo a punto de eliminarlo, pero Federer logró reponerse de dos sets perdidos. En octavos de final, el nº 2 del mundo mantuvo en vilo a todos sus fanáticos por los problemas en la espalda que sufrió ante Xavier Malisse. Nuevamente, el suizo se repuso y avanzó. El panorama cambió radicalmente en los cuartos de final, instancia en la cual jugó un partido estupendo y apabulló a Mikhail Youzhny, actuación que le permite llegar con algo más de confianza al duelo con Djokovic, quien en contrapartida se ha mostrado muy sólido a lo largo de todo el torneo.

El serbio ha enfrentado a rivales interesantes y les ha ganado a todos con mucha contundencia. Sólo Stepanek logró sacarle un set en 3º ronda, por lo que "Nole" llega en muy buena forma a esta semifinal, habiendo dejado atrás los vaivenes que tuvo en la temporada de canchas lentas. Djokovic no mostró fisuras en ninguno de sus compromisos y sobre todo en octavos y cuartos de final jugó en un nivel brillante, muy cercano al que alcanzó el año pasado en esta misma época.

Por lo tanto, "Nole" parte con una pequeña ventaja sobre Federer. En cierto sentido, el trámite del encuentro dependerá del suizo, que ha alternado rendimientos excelentes con actuaciones algo irregulares, mientras que el serbio se ha mantenido siempre en un nivel muy alto. Si Federer juega como lo hizo contra Youzhny, las posibilidades estarán igualadas. Si se parece más al que enfrentó a Benneteau, "Nole" sacará diferencias.

Este será el 27º enfrentamiento entre ambos jugadores, pero curiosamente será el primero sobre césped. Federer dominó los primeros duelos, pero luego la cosa se emparejó hasta revertirse, ya que Djokovic ha ganado seis de los últimos siete choque, incluyendo los tres más recientes: US Open 2011 (6-7 (7), 4-6, 6-3, 6-2, 7-5), Roma 2012 (6-2, 7-6 (4)) y Roland Garros 2012 (6-4, 7-5, 6-3), todos ellos en semifinales. El último triunfo de Federer fue en aquella increíble semifinal de Roland Garros el año pasado, derrota que curiosamente le impidió al serbio llegar a la cima del ránking.

Por caprichos de los sorteos, está será la 9º vez consecutiva que en Grand Slams se enfrentan en semifinales. Hay que irse hasta la final del US Open del 2007 para verlos enfrentados en una instancia distinta.

En total, en torneos grandes ya jugaron diez veces, con cinco victorias por lado. Federer intentará alcanzar su 24º final de Grand Slam, mientras que Djokovic busca su 9º definición. Gane quien gane, la sensación generalizada es que de este encuentro saldrá el campeón de Wimbledon.

Murray busca su 1º final con el apoyo del público

Mientras todas las miradas se posan sobre el otro duelo, Andy Murray y Jo-Wilfried Tsonga intentarán meterse en la final de Wimbledon por primera vez en sus carreras. El nº 4 del mundo viene de vencer a David Ferrer por 6-7 (5), 7-6 (6), 6-4, 7-6 (4) , mientras que el nº 6 del planeta derrotó a Philipp Kohlschreiber por 7-6 (5), 4-6, 7-6 (3), 6-2 .

El público local esta deseoso de ver a un tenista local alzando la corona en la Catedral del Tenis, algo que no ocurre desde 1936. Todas las esperanzas están depositadas en Murray, que hasta el momento ha jugado en un nivel muy alto, con victorias trabajosas en algunos casos pero siempre por méritos del rival. Tenis le sobra al británico, la incertidumbre como siempre está en el plano mental.

El recorrido de Tsonga ha sido bastante plácido hasta el momento, ya que la caída prematura de Nadal le despejó bastante el camino. El francés accedió a las semis habiendo derrotado sólo a un tenista de entre los mejores 25 del Ránking Mundial (Fish en octavos de final) y llega en silencio a este duelo.

Tanto Murray como Tsonga se quedaron en esta instancia el año pasado, con lo cual quien resulte ganador estará mejorando su performance. Además, el británico lleva tres años consecutivos despidiéndose en semis, por lo que quiere sacarse la espina de una vez por todas.

El francés intentará acceder a una final de Grand Slam por segunda vez en su carrera (ya lo logró en el Abierto de Australia en el 2008), mientras que el escocés buscará su 4º definición en este tipo de torneos, la gran deuda de su carrera hasta el momento.

El historial entre ambos muestra una ventaja de 5-1 para Murray, aunque este será el primer duelo del 2012. Sobre césped jugaron dos veces y en ambos casos ganó el británico: Wimbledon 2010 (6-7 (5), 7-6 (5), 6-2, 6-2) y Queen's 2011 (3-6, 7-6 (2), 6-4), siendo esté el antecedente más reciente. La única victoria del galo se dio en el Abierto de Australia del 2008, con marcador de 7-5, 6-4, 0-6, 7-6 (5).

Teniendo en cuanta la localía, la superficie, los antecedentes y como vienen jugando, Murray parece estar un paso adelante de Tsonga. De todos modos, el francés es desde hace ya un año uno de los jugadores más peligrosos del circuito y la victoria podría caer tranquilamente para su lado.