La sociedad británica tiene aspectos asombrosamente horribles (como cualquier otra, sin duda) y otros sorprendentemente maravillosos (y en esto son excepcionales). Para mofarse de los primeros, un escritor, Tom Sharpe, quien puede ridiculizar con saña los aspectos más cotidianos o "filosóficos" del otrora Imperio, con libertad absoluta, y ahí entra lo maravilloso de esta sociedad en la que fue posible que el humor más despiadado se hiciera popular bajo el dominio conservador y ultrarreaccionario de Margaret Thatcher, adquiriendo a su vez éxito mundial.

Por aquellos años (1979-1990) proliferaron parodias en la televisión, el teatro y la literatura con alguna participación del cine también. Pero en el caso concreto de Tom Sharpe, la calidad literaria unida a la sátira batió records de éxito. Su primera novela con Wilt de protagonista, un hombre de clase media aburrido al que le pasa de todo, ya superó los diez millones de ejemplares en 22 idiomas. Le siguen seis títulos, todos con el mismo personaje, de un total de 16 obras editadas.

Wilt, el crimen de la muñeca hinchable: un teatro insólito

El "caso" de la muñeca hinchable no aparece en el título de la novela, pero es, sin duda, tema clave de la misma, de manera que encaja con la intención de acercar al autor al teatro con un título de impacto, mucho más "realista" de lo que se cree, ya que es muy alta la demanda mundial de muñecas al servicio de los caprichos sexuales de sus usuarios. Mucho antes que Sharpe, Luis García Berlanga planteó el conflicto desde una perspectiva dramática en Tamaño Natural (1973).

Pero Sharpe lo toma a broma macabra creando una tragicomedia brotada de las convenciones sociales donde estos juegos sexuales se supone que jamás suceden. En esta ocasión la adaptación al teatro la realiza la propia directora Garbi Losada (con la colaboración de José Antonio Vitoria).

Wilt comienza con una sonrisa para ir subiendo de temperatura página a página: "Siempre que Henry Wilt sacaba al perro a pasear o, para ser más precisos, cuando el perro le sacaba a él o, para ser exactos, cuando la señora Wilt les decía a ambos que se fuesen de casa para que ella pudiera hacer sus ejercicios de yoga, Henry siempre seguía la misma ruta. De hecho el perro seguía la ruta y Wilt seguía al perro".

Opina Garbi Losada: "Wilt es uno de los libros más salvajemente cómicos del siglo XX, juega con el estereotipo de la corrección y la cultura, ridiculizándolo. Se trata de una comedia que entrelaza elementos tan dispares como un profesor de literatura, su esposa desaparecida, una muñeca hinchable enterrada en hormigón, una delirante investigación policial, y muchas situaciones surrealistas en una historia trepidante y divertida".

Un reparto también fuera de lo común

El autor realiza un auténtico barrido contra todos los pilares de nuestra sociedad occidental y cristiana con un pasado de colonizadores imperiales. Nada ni nadie escapa a su ironía y sus sarcasmos: el matrimonio, la educación, los ricos y los pobres, la policía y las amas de casa, los de izquierdas y los de derechas, los listos y los tontos. Un escritor que suele descansar en Montevideo, Uruguay, "un lugar donde el bullicio neurótico del mundo parece detenerse en una época antigua, tal vez los plácidos años cincuenta, cuando terminada la segunda guerra mundial todo parecía encaminarse hacia una paz definitiva...".

La Compañía está encabezada por figuras populares del cine y la televisión que se reúnen por primera vez en una función teatral:

  • Fernando Guillén Cuervo recibió el Premio a su Trayectoria en el Festival de Cine de Alicante, y entre sus películas destacan Cruzando el límite, de Xavi Giménez; Balada triste de trompeta, de Álex de la Iglesia, Sangre de mayo, Luz de domingo y Tiovivo, las tres de José Luis Garci, y Los novios búlgaros, la última realización de Eloy de la Iglesia (1944-2006). También ha estado presente en el humor de diversos títulos y en el Club de la Comedia.
[En esta temporada salen a escena tres miembros de su célebre familia. Su padre Fernando Guillén se ha retirado, pero su madre, Gemma Cuervo, lleva tiempo encabezando la Compañía de La Celestina (actualmente en el Teatro Fernán Gómez), y su hermana Cayetana Guillén Cuervo será coprotagonista de El malentendido, de Albert Camus, en el Centro Dramático Nacional, con Julieta Serrano y Ernesto Arias, dirigidos por Eduardo Vasco].

En teatro realizó trabajos encomiables, y muy variados, hasta hace 18 años: La mosca en la oreja, de Georges Feydeau, dirección de Montesinos: un vodevil muy divertido; Antes de todo es mi dama, de Calderón de la Barca, dirección de Marsillach: un clásico fantástico, y un duro melodrama en torno a la violación de una mujer: Agresión, de Mastrosimone, con dirección de Juan Guerrero Zamora.

  • Ana Milán ha integrado el elenco de comedias para televisión de mucho éxito como Cámera Café (2005-2008), Mis adorables vecinos, Física o Química (2008-2011)... He aqui una divertida entrevista en El hormiguero.
  • Koldo Losada: La guerra de los Rose, Einstein, El jefe de todo esto, Como agua para chocolate, Manolito Gafotas... una sucesión de dramas y comedias en las que no faltan musicales como El vendedor de tiempo, de Fernando Trías de Bes o Libertango, de Astor Piazzolla, e incluso la hermosa zarzuela de Pablo Sorozábal, Katiuska. Mucho teatro, pero también mucha televisión, en series como Los hombres de Paco, Cuéntame cómo pasó (2003 y 2009) y Amar en tiempos revueltos (2005 y 2008).
  • Aitziber Garmendia: una trayectoria intensa desde 2001 en televisión y en teatro, donde ha participado en obras como Monólogos de la vagina, Comida para peces, Mujeres en sus camas y Kafka y la muñeca viajera.
Wilt, el crimen de la muñeca hinchable, de Tom Sharpe. Dirección Garbi Losada. Teatro Bellas Artes, a partir del 18 de octubre: "Nuestra intención es ser capaces de captar un público amplio, diverso, que quiera divertirse en el teatro. Y de paso reflexionar sobre la dudosa moraleja que Sharpe desliza en su obra: "Miente para que te crean". A veces es la única manera".