El proyecto llamado Pythagoras Solar utilizará un nuevo “vidrio fotovoltaico”, para la torre Sears, que será dispuesto por primera vez, en forma vertical y no sobre un techo, como los paneles solares convencionales.

Chicago, la ciudad de los rascacielos y el viento

La ciudad de Chicago es la cuna de los rascacielos, lugar de nacimiento de la arquitectura moderna. Los primeros rascacielos aparecieron a finales del siglo XIX, cambiando el panorama urbano y constituyéndose hoy en un símbolo de modernidad.

Chicago tiene 19 edificios que miden más de 200 metros. Entre ellos están el Aon Center, con 346 metros; el John Hancock Center, construido con una estructura especial reforzada, que resiste vientos de hasta 193 km/h. El Chicago Spire, aún en construcción y diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, mide 610 metros y es probable que se convierta en la segunda torre más alta del mundo.

Historia de la "Willis Tower" o torre "Sears"

El edificio fue terminado en el año 1973 y se llamó torre Sears en homenaje a la empresa más grande de los Estados Unidos de venta por correspondencia.

La crisis de la compañía llevó a la venta de la torre que fue comprada por Willis, el gigante inglés de las aseguraciones, quien dos años atrás aprobó el plan quincenal eco-renovable.

Hasta el año 1996 fue el edificio más alto del mundo, cetro que cedió a las torres Petronas de Kuala Lumpur, Malasia. Hoy es “sólo” la quinta torre más alta del mundo, con sus 442 metros y 110 pisos.

Cómo funcionan los nuevos paneles fotovoltaicos

Los paneles serán instalados en el piso 56, en el lado sur. Estas “ventanas” serán transparentes a la luz y a la vista, pero producirán la misma energía que los paneles solares tradicionales.

Responden a una tecnología llamada “híbrida”, la típica célula fotovoltaica de silicio es colocada entre dos placas de vidrio, de modo de constituir un nuevo tipo de espejo. El ecoexperto Glenn Meyers, explica que un sistema de prismas hace que converjan los rayos a la célula, para luego ser devueltos al interior, permitiendo el pasaje de la luz.

Los números del ahorro energético de la "Willis Tower"

Es un proyecto de 350 millones de dólares, que permitirá reducir el consumo eléctrico en un 80%. Los 16.000 espejos que forman las ventanas serán sustituidos por vidrios térmicos. Al final de la reestructuración, se prevé un ahorro de energía por el valor de 150 mil barriles de petróleo al año. Los espejos producirán una energía equivalente a 4.000 metros cuadrados de paneles solares. Es una empresa que, además, podría dar trabajo a 3.500 personas.

El casi un millón y medio de turistas que admiran cada año la torre Willis, ahora además, podrán irse con la imagen de lo que representará el urbanismo en el siglo XXI.