Podemos considerar a William Hope Hodgson (1877-1918) como uno de los antecedentes de Howard Phillips Lovecraft. Aunque no lo leyó hasta 1934, es posible que hubiese algun tipo de influencia "circular" a traves de otros autores. Es fácil rastrear el mundo lovecraftiano en títulos como The House on the Borderland, por ejemplo, con esos seres monstruosos de antigüedad inconcebible y desconocido origen.

Elogio de HP Lovecraft

Muerto en 1918, en una de las últimas tardes de la Primera Guerra Mundial como quien dice, William H. Hodgson fue a parar al olvido durante un tiempo, a pesar de los esfuerzos editores de Betty, su viuda. Fue en cierto modo el afán de los devotos seguidores lovecraftianos de exhumar los orígenes e influencias del maestro de Providence, lo que llevó también al rescate del autor de Essex.

Aunque de manera algo matizada, Lovecraft deja en buen lugar a Hodgson en su ensayo de 1927 (revisado en 1934) Supernatural Horror in Literature. Pero los elogios suben de tono en relación a aquello que el autor de la Llamada de Cthulhu consideraba esencial. Si bien critica en Hodgson cierta tosquedad estilística, así como sus tendencias hacia una cierta sentimentalidad barata, Lovecraft exalta sin reservas el enorme talento del inglés para levantar poderosas tramas preternaturales, mundos de horror y espanto que rivalizan con los suyos propios.

En efecto, los escenarios y paisajes, y las criaturas horribles que corretean por los textos de William Hope Hodgson, la insinuación constante del Mal y de lo innombrable, hacen de él una figura de referencia entre los cultivadores de la literatura materialista de terror. Esa de la que Lovecraft se convertirá en símbolo y en el autor más atendido por crítica y público.

Marino mercante, fisioculturista, fotógrafo, escritor

WH Hodgson nació en Essex, Inglaterra, en 1877. Para la siempre complicada tarea de ganarse la vida, ensayó varios oficios. Fue marino mercante y recorrió mares y océanos como hiciera Joseph Conrad algo antes, y el mar y sus misterios son un elemento constante en sus narraciones.

Pero acabó hastiado del mar, que en sus obras será siempre algo amenazante, como en Lovecraft. Trabajó como fotógrafo. Durante un tiempo puso en marcha un negocio fisicoculturista, entre cuyos clientes se contaban miembros del cuerpo policial de Blackburn. Mientras tanto escribía y escribía, novelas y relatos.

Novelas y relatos. Thomas Carnacki, el detective de lo "oculto"

Creó el personaje de Thomas Carnacki, especie de Sherlock Holmes de lo sobrenatural, cuyas aventuras fue serializando en relatos cortos, algo que siempre ayuda a ganar algo más de dinero. Aparte de los muchos relatos, Hodgson escribió cuatro novelas: House on the Borderland, The Night Land, The Ghost Pirates y The Boats of the Glen Carrig.

Alguna de ellas está escrita en un estilo arcaizante algo indigerible, especie de inglés del siglo XVII que Hodgson se saca de la manga, y al que por cierto mejoran bastante las traducciones. Pero el nada despreciable talento con el que va armando sus argumentos y poblándolos de seres de pesadilla, lo convierten en un autor clave del Supernatural Horror de principios del XX.

Sus novelas y relatos fueron relativamente bien acogidos por la crítica, lo cual le permitió el intentar vivir en exclusiva de la escritura. En 1912 se casó con Betty Farnworth, y se la llevó de luna de miel al sur de Francia. La pareja aprovechó para establecerse allí, aprovechando el bajo coste de la vida en relación a Inglaterra.

Un maestro por derecho propio

A pesar de ser tratado más bien de manera favorable por los críticos, Hodgson no acabó de conseguir con sus escritos una seguridad financiera aceptable. Al final, volvió a Inglaterra. Movilizado en la Primera Guerra Mundial, fue hecho pedazos (literalmente) por una granada alemana en abril de 1918. Aún no había cumplido 41 años.

Editorialmente, Hodgson es presentado casi siempre en relación a Lovecraft (hasta “maestro” suyo, alguna vez). Pero a pesar de su escritura en ocasiones acartonada, es por derecho propio un magnifico urdidor de tramas y ambientes espeluznantes. Un estimable artesano de la estética del horror literario.

Sobre la obra de William Hope Hodgson