En los noventas, si alguien quería aprender a leer o escribir en un idioma, normalmente bastaba con algunos libros, papel, lápiz y grandes dosis de paciencia y voluntad. Pero si la finalidad además era aprender a hablarlo, la cosa cambiaba; el aspirante tenía que hacer un peregrinaje por profesores particulares, academias y métodos multimedia de aprendizaje, no todos efectivos y casi nunca económicos. Así, el dominio del inglés, por ejemplo, en un país con uno de los niveles más bajos de Europa se convertía en una empresa lenta y trabajosa donde los resultados no eran muy favorables.

La asignatura pendiente

Según un estudio reciente de Pueblo Inglés-More than English, casi nueve de cada diez españoles se sienten incómodos hablando inglés y un 35% siente vergüenza. Y eso a pesar de que en España la enseñanza reglada incluye el inglés desde edades tempranas hace muchos años, pero hacer hincapié en la gramática y aprendizaje memorístico en detrimento de la habilidad comunicativa ha hecho que no sea realmente eficaz a la hora de dominar el idioma.

Y hasta aquí las malas noticias. Las buenas son que hoy día no es necesario, salvo para la fase final de inmersión lingüística, invertir un dinero excesivo para practicar conversación con angloparlantes. Sólo en Madrid hay más de una docena de lugares activos para practicar inglés sin demasiada inversión económica, los cuales junto con los cada vez más numerosos recursos en la red suponen un eficaz instrumento para aprender un idioma de manera autónoma.

Alternativas a la enseñanza reglada

Madrid Babel, que tiene ya grupos homólogos a un lado y otro del océano aparte de la capital española, lleva más de diez años ofreciendo lugares donde romper el hielo en la conversación en distintos idiomas. A sus encuentros semanales los miércoles y domingos en el café Galdós (c/Los Madrazo, 10) acuden españoles de todas las edades. Multilinkual, grupo de facebook surgido de una iniciativa para fomentar el aprendizaje de idiomas, ofrece intercambios en lugares, como Beer Station (Cuesta de Santo Domingo, 22), los jueves por la noche o el O’Neils Irish Pub (C/Principe, 12) los martes por la tarde. En Barcelona, English Oasis celebra encuentros semanales en el bar del Teatre Neu (C/ Terol 26).

Una opción algo más tranquila son las tertulias, donde se puede hablar sobre temas concretos en grupos más reducidos alrededor de una mesa. En esta línea, en Madrid existen grupos, tales como Amigos de Santiago (James Joyce Irish Pub, en c/Alcalá 59), que se reúne los lunes por la noche o los encuentros de PhiloMadrid los domingos a las 18:30p. m. en el Centro Segoviano (Alburquerque, 14), LTL idiomas (Casa Patillas, c/Santa Engracia, 102), los miércoles y jueves, ofrece compartir cena y conversación con profesores nativos a precios asequibles. En Barcelona, podemos encontrar clases económicas de idiomas de martes a jueves por la mañana y viernes por la tarde con English Speaking Club en Donde Jorge (c/Valencia, 433).

Para amantes de la lectura

La lectura y comprensión de la palabra escrita en inglés está altamente recomendada por casi todos los métodos de inglés, y cualquier docente recomendará alternar el intercambio en vivo de idiomas con la lectura de buenos libros. Con esta finalidad, Jamie y Javi (J&J) tuvieron en 2003 la excelente idea de fundar el J&J Books and Coffee (C/Espíritu Santo, 47), en cuyo bookstore se pueden encontrar cientos de manuales de idiomas e infinidad de textos en inglés. Aparte de los intercambios los miércoles y jueves, cada viernes a las once tienen un Quiz Night para probar cómo se desenvuelve la mente en inglés. En Barcelona, Hibernian Books (c/ Montseny,17) tiene un catálogo de miles de libros de segunda mano traídos principalmente de Dublín.

Y mucho más

Desde las primeras iniciativas hace unos diez años, han surgido nuevas fórmulas de encuentro cada semana, algunas con mayor respaldo comercial internacional, como las del poderoso grupo Vaughan; pero también hay infinidad de alternativas surgidas espontáneamente de extranjeros residentes en España o españoles con ganas de aprender y saber más idiomas.Como cualquier teoría de la comunicación defiende, el primer y más importante paso es querer comunicarse, encontrarse y entenderse. Lo demás, como suele decirse, es cuestión de tiempo.