Un auténtico torbellino de sensaciones, turbulencias emocionales y contradicciones o, lo que vendría a ser lo mismo, doble moral. El cineasta Todd Solondz ha sido tachado de misántropo entre otros apelativos que recuerdan a grandes figuras del cine como lo fuera el muy controvertido Stanley Kubrick o lo es el repudiado de Cannes Lars Von Trier. Lo cierto es que su cine sólo tiene un nexo común con la creación de estos dos mastodónticos imaginadores y es su falta de pudor al tratar temas escabrosos y, en el caso concreto de Solondz, especialmente si el objeto de crítica es la violencia entre menores, las vejaciones, el abuso sexual, la frustración o el autoengaño, aderezos todos ellos de su película de culto Welcome to the doll house.

Sinopsis de la película

Dawn es una niña en plena pubertad a la que sus compañeros de clase marginan y que es objeto de violencia escolar o bulliyng por parte de su compañero de clase Brandon, un muchacho que, por su parte, tiene problemas familiares. La trama comienza con varios acontecimientos que cambiarán la vida de la protagonista. Por un lado, la celebración del aniversario de sus padres que conlleva la destrucción de su "Club para personas especiales" . Por otro, el primer enamoramiento y desengaño de la protagonista de Welcome to the DollHouse a manos de un compañero de clase de su hermano mayor Steve.

La estética de la frustración

Aunque técnicamente es una película correcta, su mayor atractivo se encuentra en la calidad con la que se perfila a cada uno de los personajes, la dirección de sus movimientos y expresiones. En concreto, la pequeña Matarazzo repite a lo largo del film un mohín que en sí mismo es arte contrastando con la belleza de su hermana menor, Missy, quién representa el canón de belleza actual con su delgadez, ojos azules, cabello rubio y optimismo.

Nadie como Solondz ha conseguido de un modo tan soberbio que centremos la mirada en las deficiencias de las sociedades occidentales. De hecho, su mayor mérito con este largometraje consiste en dar continuidad a una historia que existía antes, perdura ahora y, muy posiblemente, seguirá dándose después; la exclusión de todo aquello que es diferente a los esquemas de la época en la que se vive.

El acosador escolar y la marginada social

Este aspecto es uno de los que más chocan en el film ya que, si bien se narran los hechos desde el punto de vista de Dawn, lo cierto es que Brandon, su alter ego, no sale nada mal parado e, incluso, se tiene algún guiño de condescendencia con él tras conocer la situación familiar y relacional que arrastra este personaje.

Continuidad en la filmografía de Todd Solondz

En una de las películas posteriores del mismo director, "Palíndromos" aparece Steve, hermano mayor de Dawn, que ante la atenta mirada de esta le cuenta un suceso terrible en la vida de Dawn. Así pues, a familia Wienner pervive en la memoria de todos sus largometrajes alzándose como una de las grandes obras del cine de las últimas décadas para un incomprendido director que, si bien ganó premios en el Festival de Berlín o Sundance, hasta ahora no ha obtenido el reconocimiento que merece por parte de la academia de Hollywood.