¿A quién beneficia la eliminación de una población en función de su raza? En nuestra cosmovisión a nadie, en la cosmovisión nazi hay un beneficiado: la raza aria, en general, y la cúspide alemana de la misma, en particular.

La aniquilación de una población

No en vano el trato que recibían los judíos, por parte de los nazis, era por lo que se suponía era su intrínseca y genética acción corruptora –“el judío no es un ser humano. Es una apariencia de putrefacción”, Walther Buch “dixit”-. Si mientras se produce dicha eliminación se les explota además como masa de trabajo pues ese “beneficio” que se añade a mayor gloria del “arianismo”, pero el objetivo respecto a los judíos es la eliminación, no la explotación laboral, el “beneficio” en esa peculiar cosmovisión es la eliminación, no la utilización laboral –para eso ya estaban los “subhombres”, los eslavos entre otros-

Vayamos a un fragmento original del documento sobre la Conferencia de Wannsee, el texto en alemán es el siguiente:

"Unter entsprechender Leitung sollen nun im Zuge der Endlösung die Juden in geeigneter Weise im Osten zum Arbeitseinsatz kommen. In großen Arbeitskolonnen, unter Trennung der Geschlechter, werden die arbeitsfähigen Juden straßenbauend in diese Gebiete geführt, wobei zweifellos ein Großteil durch natürliche Verminderung ausfallen wird. Der allfällig endlich verbleibende Restbestand wird, da es sich bei diesem zweifellos um den widerstandsfähigsten Teil handelt, entsprechend behandelt werden müssen, da dieser, eine natürliche

Auslese darstellend, bei Freilassung als Keimzelle eines neuen jüdischen Aufbaues anzusprechen ist. (Siehe die Erfahrung der Geschichte.)"

Las traducciones

Bien, la traducción oficial dice lo siguiente:

"Durante la solución final, se deberá conducir a los judíos al servicio de trabajo al Este. En grandes columnas de trabajo y separados por sexo, se trasladará a esas zonas a los judíos capaces de trabajar, para que construyan carreteras; no hay duda alguna de que se perderá a una gran proporción de ellos como consecuencia de una selección natural.

Los que queden; necesitarán un tratamiento adecuado, porque sin duda alguna representan la parte [físicamente] más resistente y con su liberación, se podrían transformar en el germen de una resurrección judía (pruebas de ello las da la historia)."

Directamente del alemán, sin tomar la traducción oficial, lo traducimos nosotros de la siguiente manera:

“Bajo la correspondiente dirección, los judíos deben ser embarcados en el tren de la solución final, conducidos de modo apropiado a instalaciones de trabajo en el Este. En grandes brigadas de trabajo, separados por sexos, los judíos capaces de trabajar deben ser llevados a ese lugar para la construcción de carreteras, donde, sin duda, una gran parte caerá por selección natural.

Los que queden a pesar de todo ello, dado que se trata de la parte que sin duda tiene capacidad de resistencia, deben ser tratados de un modo adecuado, puesto que tales representan la selección natural, y en caso de liberación, serían la semilla de una nueva construcción judía (véase el curso de la Historia)"

Se trata de una traducción literal realizada directamente a partir del original, es decir, sin retoques para que suene más comprensible en castellano, como puede verse se aproxima mucho a la versión oficial.

Un exterminio preconcebido

El texto dice lo que dice, se diría que aquí no hay mucho margen para interpretar nada: “los que queden a pesar de todo ello” ¿A pesar de qué? Pues a pesar de haber caído una gran parte por “selección natural” en los trabajos forzados, es decir el remanente de los que no mueran, no hay intención aquí de “deportar” sino de matar –explotando primero a los prisioneros, que no son otra cosa, ni se los contempla como otra cosa-.

Sigue: “dado que se trata de la parte que sin duda tiene capacidad de resistencia, deben ser tratados de un modo adecuado, puesto que tales representan la selección natural”.

Bien ¿a que se debe adecuar ese modo? Pues nos lo dice a continuación, se debe adecuar a evitar la siguiente circunstancia: a que sean “la semilla de una nueva construcción judía (véase el curso de la Historia)”.

Por tanto no se trata de otra cosa sino que de exterminar completamente a los judíos y a la comunidad judía, descartando por completo la posibilidad de liberar a los supervivientes de los trabajos forzados que podrían ser el punto de partida de esa “nueva construcción judía”.

Eso es Wannsee, eso y no otra cosa. Y Wannsee muestra la planificación de lo que los nazis querían hacer con el total de los judíos de Europa –y volvemos a remitirnos al punto II del protocolo y al listado de países europeos -y total de población judía en los mismos que aparece en la página 6 del documento- que incluye, por cierto, España, Portugal, Suiza, Suecia y Turquía, naciones que no estaban en guerra, así que si alguien quiere presentar la excusa de "un asunto de guerra" nada de nada-.

Y ese “que hacer”, esa “solución final” consiste, explícitamente, en deportar hacia el Este a las masas de población judía que “organizados en brigadas de trabajo, separados por sexos” se dedicaran a realizar trabajos forzados hasta la extenuación –literal, no metafórica- y así “sin duda, una gran parte caerá por selección natural”, los que pese a ello aún sobrevivan serán “tratados de un modo adecuado” para que no se produzca “una nueva construcción judía”.

Dicho en otras palabras: la “solución final” que busca Wannsee contempla la eliminación total de los judíos de Europa mediante el uso y abuso masivo de trabajos forzados y la liquidación de los supervivientes que, pese a todo, queden de esos trabajos. Aún más claro: se planifica un genocidio.

Wannsee muestra la voluntad de preparar un genocidio que, como mínimo, contempla la escala continental –nada que ver, por tanto, con el “espacio alemán”, ni con “echar a los judíos de Alemania”-. Sí que tiene, mucho que ver, sin embargo, con el imaginario abisal de los mitos y el misticismo nazi.