Circa es una Compañía australiana que lleva el mundo del circo en la sangre, pero lo revitaliza con una visión de teatro gestual asombrosa. Y asombroso es cuanto sucede en el escenario si de ellos se trata, a fuerza de trabajar intensa y rigurosamente su cuerpo, dentro de un concepto danzístico de la acrobacia.

La amistad, la rivalidad, el miedo, la atracción sexual, el sadomasoquismo, y la alegría de vivir, todo sazonado por el humor irresistible de unos temerarios que ríen por dentro para presentar un espectáculo sumamente complejo... con la naturalidad de lo más simple del mundo.

Un gran trabajo de equipo

Los espectáculos de Circa se desarrollan sin escenografía, bajo admirables juegos de luces con una espléndida banda sonora con momentazos de silencio sublime ante acrobacias que cortan la respiración, dando la impresión de que escuchamos el corazón de los artistas mezclado con el nuestro.

Ante la fascinación que me produjeron los anteriores espectáculos y la profunda admiración ante el excepcional trabajo de equipo de Circa, escribí:

Por momentos a este cronista le pareció estar en un entrenamiento de gladiadores dispuestos a la lucha cuerpo a cuerpo; en otros momentos: el afecto entre amigos de ambos sexos y de sexo opuesto, en otros presenciando la dura supervivencia de muñecos, tal vez robots... Todo vale, el espectáculo sugiere situaciones diversas y abre las puertas de la imaginación de los espectadores.

Cuando los 7 grandes saludan al final parecen unos niños que agradecen los aplausos ansiosos por ir a merendar; y sin embargo se ocuparon de proezas de inconcebible belleza con el poder omnímodo de su voluntad y su esfuerzo sobre cada minúscula parte de su cuerpo.

Wunderkammer: Cuarto de las maravillas

Durante los siglos XVI y XVII, la época de las grandes exploraciones y los mayores descubrimientos, en Alemania surgió este término, Wunderkammer: El cuarto de las maravillas. Así se designaba el lugar donde se guardaban objetos novedosos, raros o extraños provenientes de todas partes del planeta: objetos naturales como piedras, animales disecados, fósiles, artefactos de diferentes culturas, instrumentos científicos, obras de arte, libros... y una infinidad de objetos cotidianos convertidos en fantásticos.

Con su último trabajo, Wunderkammer, Circa nos presenta su cuarto de las maravillas particular, su nuevo circo, el lugar donde se encuentran siete fenómenos escénicos que se alimentan indistintamente del circo, del cabaret y del vodevil, y que logran dejarnos sin aliento una vez más.

Siete artistas de poderosa habilidad y sobrecogedor dramatismo que saben muy bien escenificar con oleadas de maravilloso buen humor.

Un espectáculo que es pura poesía física. Una mezcla de sonido, luz, proyección, cuerpos en movimiento e increíbles acrobacias circenses.

Creación del director artístico Yaron Lifschitz y Circa Ensemble. Son sus extraordinarios artistas (por orden alfabético): Jarred Dewey, Freyja Edney, Scott Grove, Todd Kilby, Melissa Knowles, Alice Muntz, Lewis West.

Circa, Wunderkammer, en el Teatro Circo Price, del 11 de abril al 5 de mayo. De 15 a 18 euros, con descuentos hasta el 40% por venta anticipada antes del estreno. Recomendado para mayores de 12 años. Funciones: de miércoles a sábados a las 20 horas; domingos, 19 horas, y martes 30 de abril a las 20 horas.