Hoy, casi el 90% de los billetes aéreos se venden online y encontrarlos no sólo depende de la suerte, sino que hay que conocer algunos trucos para conseguir el mejor precio.

No comprar el billete low cost muy cerca de la fecha del vuelo

Las compañías aéreas “activan” los billetes aéreos tres meses antes del vuelo. Primero publican precios fijos muy altos. Lo ideal es comenzar a mirar los precios 90 días antes de la partida. Cuando entra en acción el algoritmo (basado en estadísticas, cantidad de reservas y análisis de la competencia), el precio baja. Este es el mejor momento para realizar la operación. No hay que demorarse mucho, pues luego, cuando se acerca la fecha del vuelo, los precios vuelven a subir.

A 14 días de la partida, en vuelos de línea regular, y a 7 días en vuelos low cost, el precio sube entre un 15-20%.

El mejor día para comprar billetes low cost

La progresión de los costos no es lineal. Las compañías aéreas modifican continuamente las promociones, para sostener la demanda. Por esto es que no todos los días son iguales.

No es aconsejable comprar billetes los sábados y domingos. Los fines de semana, se reduce el manejo “humano” de los algoritmos y apenas “quemados” los lugares con descuento, el precio comienza a subir. El proceso algorítmico se renueva los lunes, cuando trabajan los gestores del sistema. Los billetes comprados en fin de semana cuestan un promedio de 7% más.

Los mejores días para comprar online son los martes y miércoles. El martes es el día preciso en que las aerolíneas lanzan las rebajas, el miércoles la competencia se adecua y la disponibilidad de puestos low cost, llega al máximo.

Un vuelo en oferta, para un mismo trayecto, puede variar el precio de acuerdo a la hora de la partida. Los vuelos más baratos son los inmediatos al mediodía, o los días sábados. Así se puede ahorrar hasta un 30%.

Low cost, líneas aéreas regulares o grupos de ventas

Las compañías de línea tienen un management menos agresivo, el precio tiende a subir poco a poco a partir de los tres meses antes del vuelo y descienden sólo en caso de ofertas.

Con las aerolíneas low cost hay que tener un control permanente de la situación, ya que pueden cambiar varias veces en el mismo día.

Las compañías o grupos de ventas son las que comparan los precios de todas las compañías y son más convenientes para vuelos largos. Una vez encontrado aquí el precio, es aconsejable consultar las webs de las aerolíneas, pues a veces las ofertas son exclusivas y no se encuentran en los sitios que comparan precios.

Ejemplos de cómo puede variar el precio de un billete

El mismo asiento en un avión puede tener 86 tarifas diferentes en 90 días y costar hasta un 596% más si no se hace una buena selección. Todos los datos son referidos al año 2011, vuelos ida y vuelta, en euros, con tasas incluidas.

Un vuelo Roma - Nueva York, por Alitalia, tuvo un precio máximo de 614,34 el 2 de febrero y uno mínimo de 448,46 el 10 de enero.

La compañía aérea Ryanair ofreció un billete Milán - Londres con un precio máximo de 173,99 el 1 de abril y uno mínimo de 25,99 el 2 de febrero.

Easyjet vendió billetes Roma - París a un precio de 302,98 para volar el 1 de abril y 113,98 para viajar el 9 de enero.

Para conseguir vuelos low cost, no sólo hay que disponer de tiempo para hacer una búsqueda apropiada, sino que hay que tener flexibilidad en las fechas y los horarios. Fechas de ida y vuelta inamovibles, son más difíciles de combinar.