La bioconstrucción tiene en cuenta la relación geobiología, a la cual se le suma cada vez con más frecuencia, el Feng Shui. Según este antiguo arte chino no se debe construir en cualquier terreno, se debe tener en cuenta la presencia de posibles ondas cosmo-telúricas y cómo influyen en la salud.

En la construcción de una casa bio se emplean solo materiales naturales eco compatibles, los que aseguran una casa de calidad, sólida y perdurable en el tiempo.

Hábitat de las viviendas ecológicas

Para una visión global de un hábitat concebido respetando el ambiente, se deben tener en cuenta los siguientes factores:

  • Análisis del terreno.
  • Arquitectura de la casa adecuada a las necesidades de las personas.
  • Integración de formas y dimensiones en el contexto ambiental.
  • Utilización de materiales naturales sin riesgo para la salud.
  • Uso de todos los recursos naturales, energías renovables y duraderas.
  • Gestión de las descargas de residuos.

Los puntos claves de la bioconstrucción

Se debe tener en cuenta el efecto del viento y vigilar eventuales filtraciones de compuestos orgánicos volátiles presentes en el aire. La estética de la casa debe ser agradable a las construcciones vecinas y se debe integrar al paisaje circundante. Es importante considerar la posición y la rotación del sol y las sombras de los árboles en verano.

La autonomía de un edificio en la producción de energía depende de su colocación: sol, viento, densidad de la vegetación y naturaleza del suelo.

La construcción ecológica

Uno de los objetivos de la arquitectura bioclimática es el de optimizar los efectos benéficos del sol. Este método lo utiliza en modo activo (paneles solares o fotovoltaicos) y en modo pasivo (aprovechando la energía solar según la posición del edificio).

Estrategias en invierno

  • Capturar la energía solar.
  • Conservar esta energía en el interior de la casa.
  • Conservar la energía gracias a un correcto aislamiento térmico.
  • Distribuir el calor conservado.
Estrategias en verano

  • Protegerla de los rayos solares.
  • Eliminar el sobre calentamiento con una ventilación diurna.
  • Refrescar la casa con una ventilación nocturna.

El bioclima de las casas ecológicas

Es fundamental el aislamiento térmico ecológico y una buena ventilación. Los aislantes ecológicos son de fibras naturales que pueden ser vegetales o animales. Natural no es siempre sinónimo de sano, hay muchos productos químicos, como fungicidas y pesticidas, que son usados frecuentemente para el crecimiento de las plantas. Hay que prestar mucha atención en la elección de estos materiales pues a menudo son erróneamente etiquetados como ecológicos o naturales.

La elección de los materiales en la bioconstrucción

Los materiales más utilizados son leña, cáñamo, cal y tierra. La preferida por el público es la casa bio de leña, que además tiene un costo equivalente a una casa de cemento. Los tiempos de trabajo son más cortos, el aislamiento térmico es mejor, lo que se traduce en un ahorro de gastos de calefacción o refrigeración.

La leña ofrece múltiples posibilidades que la hacen más competitiva a medio y largo plazo respecto a una tradicional casa de cemento.

Las construcciones en leña son siempre reconocidas por el alto rendimiento térmico, además pueden ser tratadas con procedimientos que las defienden del moho y la humedad. Es un material que respira, aspirando y expirando la humedad, que en modo natural contribuye a la regulación higrométrica de la casa. Es 12 veces más aislante que el cemento y 350 veces más que el acero. Combinada con viruta de leña (producto sano y reciclable) aumenta aún más el confort y el respeto por el ambiente.

La revolución de la bioconstrucción

Este nuevo tipo de casas ecológicas ha evolucionado desde sus comienzos en 1980 hasta hoy con el objetivo de respetar la contaminación ambiental, prevenir el riesgo de alergias, moho y humedad.

Ha sido una respuesta eficaz a la edificación indiscriminada, al consumo excesivo de energía y a la alta producción de desechos.

La elección está dirigida a los materiales y a las técnicas biológicas y ecológicas que hoy se encuentran a disposición.