Actualmente se le atribuyen a la vitamina D propiedades benéficas en la prevención del cáncer, enfermedades cardiovasculares, enfermedades autoinmunes y para el control del peso.

El sol, fuente de vitamina D

El sol es la principal fuente de vitamina D. Los rayos ultravioletas estimulan la piel a producir esta sustancia, que es sintetizada en cantidades que dependen del color de la piel de una persona, de la latitud en la cual habita y de la estación en la que se expone al sol. Una persona de piel clara, produce más vitamina D que una persona de piel oscura, dado que la melanina actúa como filtro de los rayos solares.

Para aprovechar los beneficios del sol, son necesarios 40 minutos diarios de exposición. Basta este período de tiempo y por tres meses, para procurarse la cantidad de vitamina que servirá de reserva en los meses de menor radiación solar.

Cómo actúa la vitamina D

La vitamina D en la naturaleza se encuentra en dos formas: como vitamina D2, de origen vegetal y como vitamina D3, de origen animal. Cumple una función importante en la absorción intestinal del calcio y en la mineralización de los huesos.

En el hombre, la vitamina D se forma en la piel, gracias a los rayos ultravioletas de la luz solar. Es por esto que es importante mantener una exposición diaria a la luz solar, aunque indirectamente, pero teniendo en cuenta que los rayos ultravioletas no pasan a través del vidrio.

La vitamina D y las enfermedades cardiovasculares y autoinmunes

Niveles bajos de vitamina D, endurecen las arterias, incrementando el riesgo de hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares.

La diabetes de tipo 1 y 2, artritis reumatoidea y esclerosis múltiple, son algunas de las enfermedades autoinmunes que han sido estudiadas en correlación a la vitamina D. Un alto nivel de esta vitamina, reduce el riesgo de contraer las mencionadas enfermedades.

Los niveles en sangre de vitamina D, tienen relación directa con la aparición de tumores en el seno, próstata y colon.

El asma en los niños tiene relación con un déficit intrauterino de la vitamina. Los niños nacidos de madres hipo vitamínicas, tienen un 60% más de riesgo de sufrir en el primer año de vida de wheezing (respiración sibilante).

La necesidad de vitamina D en los niños

En el pasado se suministraban importantes dosis de vitamina D a los niños, para evitar el raquitismo. La vitamina D tiene un rol determinante en la aparición de alergias.

Un déficit de vitamina D produce acumulación de grasa abdominal en los niños. Una dieta rica en lácteos, una buena absorción de calcio y una correcta producción de vitamina D, determinan la eficacia de una dieta y favorecen el descenso de peso

La cantidad necesaria

El Comité Científico de la Alimentación de la Comunidad Europea recomienda una dosis diaria de 400 IU de vitamina D en personas mayores de 65 años. Las personas ancianas deben evaluar junto a su médico si es necesario un suplemento de la vitamina. Se considera que niveles inferiores a 20 ng/ml en sangre, revelan carencia vitamínica.

La vitamina D es esencial en la absorción de calcio y para la salud de los huesos. En la adolescencia, embarazo y lactancia, la presencia de vitamina aumenta la capacidad intestinal de absorción de calcio.

Cuando no hay suficiente cantidad de calcio, la vitamina D actúa sobre las células responsables de la reabsorción ósea, para que el hueso libere calcio en sangre.

Qué alimentos contienen vitamina D

No es fácil encontrar suficiente cantidad de vitamina D en los alimentos. Discretas cantidades se encuentran en los pescados grasos, como el salmón: una porción de 150 gramos al día cubre las necesidades diarias. Existen alimentos enriquecidos como jugos de naranja y algunas leches.

Cantidades limitadas se encuentran en el huevo, hígado y quesos, aunque se deberían consumir estos alimentos en exceso para cubrir las necesidades diarias, lo cual no es recomendable.

De ser necesario el consumo de suplementos vitamínicos, debe ser siempre supervisado por el médico. La cantidad de vitamina D en la piel es autorregulada y difícilmente alcance niveles excesivos, es por esto que consumir suplementos, aumentaría las cantidades aconsejadas.