La virginidad en términos generales significa la no alteración de una persona, un objeto o cualquier otro ser desde su origen.

Para términos machistas, la virginidad está íntimamente relacionada con la mujer y específicamente con la presencia de un himen y de no haber practicado las relaciones sexuales.

Sin embargo desde tiempos muy remotos se ha tenido la idea de que la garantía de la virginidad de una dama, es que su himen se encuentre igual que cuando vino al mundo.

Pero nuevos análisis que hacen caso a la lógica y a la investigación anatómica, han revelado muchas pautas que dan a notar la gran equivocación cometida.

Análisis

Si se toma el concepto puro de virginidad, que es la no alteración desde el origen, en el caso de las mujeres, se podría decir que una mujer que ha sido sometida a cirugía en cualquier parte de su cuerpo, ya sea por razones de salud o estética, ya no sería virgen, porque el concepto verdadero de virginidad no hace distinción de un tipo específico de alteración en el caso de las mujeres; puesto que la distinción la hacen mentes machistas y egoístas.

Es por eso que se toma la palabra virginidad para hablar de bosques, selvas y lugares que no han sido descubiertos por el humano y por ende no ha sido alterado su ecosistema.

Ahora se va a tomar en consideración la definición machista de virginidad, que se limita a himen intacto; lo que querría decir que una mujer que practique sexo oral, anal o sexo sin penetración, sería una mujer virgen.

Como el himen es una membrana que queda como resultado de la formación genital, no cumple con ninguna función y es por esto que solo el 50% de mujeres nacen con un himen, el resto no lo tienen y no serían vírgenes ni siquiera de nacimiento.

Al ser una membrana inservible, el himen tiene varios tipos y grosores, lo que hace que en unos casos sea más elástico y en otros extremadamente frágil. Hay mujeres que lo pierden cuando aún son niñas o adolescentes, en prácticas de deportes, caídas, travesuras, masturbaciones, entre otros y otras mujeres que lo conservan inclusive habiendo tenido relaciones sexuales un sinnúmero de veces y varios hijos.

La regeneración del himen es causada en algunos casos cuando no existe ninguna alteración en un período que varía de mujer a mujer, lo que hace que volvieran a ser vírgenes.

Detrás del mito

Debido a religiones y al dominio masculino en la antigüedad, existía opresión a la mujer en aspectos sociales, sexuales y de género y ahí se dio lugar al nacimiento de la virginidad como definición para mujeres que no han tenido relaciones sexuales.

Coartar la libertad sexual de la mujer fue el primer objetivo cuando se hablaba de virginidad, sometiéndolas a ideas como la virtud, la pureza, el reino de los cielos y que el no ser virgen antes del matrimonio la convertía en una mujer inservible.

En la actualidad gran parte de esto ya no tiene importancia para muchos hombres y mujeres, sin embargo hay quienes se acogen a esta norma pueril, injusta y sin argumento válido; pues es la única justificación que encuentran para el egoísmo y para humillar a las mujeres.

La realidad

Al tener relaciones sexuales, lo único que se tiene es placer y en casos de parejas que se aman, el amor y la alegría de estar juntos. La personalidad no cambia, los gustos no cambian, si se es una persona buena, después de las relaciones sexuales no cambiará a mala; es decir no existe una prueba contundente de que las relaciones sexuales antes del matrimonio conviertan a una mujer en inservible y mala.

La especie humana en sus dos géneros requiere de las relaciones sexuales de igual manera, para sentirse queridos, para sentir placer, amor, quitarse el estrés, entre otros. Pero si algunas mujeres optan por la abstinencia, no es porque no necesiten del sexo, sino que aún sienten el peso de una sociedad opresora e injusta, que juzga a la mujer en relación de un himen y no por lo realmente importante como los sentimientos, las capacidades y las virtudes.

Entonces la conclusión es que la virginidad en la pureza de su definición no existe en las personas, por motivos de lógica, por el adelanto de la sociedad y porque la libertad sexual de la mujer ya es un hecho.