La privacidad y la intimidad son derechos de los que gozan las personas, sin que nadie pueda obtener información o hacer cosas para robarla. Sin embargo hay demasiada fuga de información y esto es a nivel mundial, pues las empresas conocen la información personal de millones, la usan para fines de marketing y lo peor es que nadie recuerda haber dado el consentimiento para que esto ocurra.

Existen leyes de protección de datos en los países, unas más estrictas que otras, pero no dejan de ser leyes y a pesar de aquello la información sigue siendo tomada de forma arbitraria y utilizada al antojo de las empresas que la poseen.

Hay una clara interrogante y es ¿Cómo se obtiene esta información?, pues sin duda alguna debe existir una fuente de fuga y una distribución lucrativa de la misma.

En la actualidad hay muchísimas maneras de obtener información confidencial de las personas, debido a la evolución del Internet y a todo lo que esto acarrea consigo.

La información obtenida

La información más importante para las empresas que ofrecen sus productos y servicios es aquella que les permita establecer contacto con las personas o conocer sus preferencias, por lo que los números de teléfono fijos, móviles, direcciones de correo, ubicación geográfica, edades y gustos son la clase de información que será más vulnerable a ser violada y puesta a la vista de estas entidades.

Toda esta información suele pasar por varios filtros y es adquirida por cientos de compañías de acuerdo a intereses.

La manera como obtienen la información

Existen muchas estrategias y trucos para lograr que una persona de su información personal de manera engañosa. Las promociones, los sorteos, las redes sociales, los bancos e incluso los registros civiles son los sitios donde está la información más confidencial de las personas.

Normalmente en la creación de cuentas para una red social o cualquier otro proveedor de servicios en la web se solicita como mínimo el nombre y el correo, incluso para que dicha cuenta sea verificada. Otras plataformas solicitan más información como apellidos, teléfonos, país, ciudad, dirección domiciliaria, gustos e intereses (lista de chequeos), entre otros.

Aunque hay muchas webs que respetan la confidencialidad y establecen normas de privacidad para dar seguridad a sus usuarios, también están las que no tienen estas normas y otras que las tienen y las irrespetan.

Promociones, publicidad engañosa para enganchar, donde se ofrece algo atractivo para que las personas caigan en la trampa y empezar a lucrarse de ellos. Un ejemplo común de esto es las empresas que obtienen los números móviles, engañan a las personas para que accedan a un servicio que en realidad no desean y se lucran diariamente enviando mensajes de texto que tienen un costo, hasta que las personas se dan cuenta de aquello y cancelan el servicio.

También las cadenas de correo electrónico suelen tener el fin de recolectar información de correos electrónicos para crear enormes bases de datos con miles y hasta millones de correos.

En el caso de registros civiles y bancos la información es más delicada y hay algo más de seguridad, sin embargo queda el riesgo de que algún agente o dependiente de estas instituciones posea la mala intención y obtenga información.

En todos los casos, aquellos que andan atrás de la información la obtienen para lucrarse y venderla a las empresas interesadas en publicitar sus productos y servicios.

Repercusiones

Los correos no deseados (spam), las constantes llamadas al número fijo o celular para ofrecer servicios, la llegada de propaganda publicitaria directamente al domicilio, la publicidad insertada en las mismas redes sociales de acuerdo a preferencias, la aparición de páginas con información personal en las búsquedas, entre otros son las consecuencias de la violación de la privacidad que muchas compañías, sitios web o instituciones hacen, irrespetando el derecho de las personas y poniendo información arbitrariamente en manos de terceros; pues esto podría ser peligroso, ya que se revela todo y cada persona está expuesta y al alcance de robo, falsificación, fraude o crimen.

A considerar

No está demás tener precauciones al momento de revelar cierta información en sitios web.

  • Nunca poner el nombre completo en formularios de sitios web al crear cuentas
  • Nunca revelar número de documento de identidad
  • Teléfonos y direcciones domiciliarias no son necesarias para ninguna red social u otras plataformas, a menos que sean para trámites serios
  • Tratar en lo posible no revelar el correo principal o tener correos alternos para cuentas de páginas dudosas o redes sociales
  • Para entretenimiento o dejar comentarios en sitios nunca poner correo electrónico y siempre poner un nombre falso
  • Nunca dar datos como números o claves de tarjeta por teléfono. Los bancos jamás solicitan esto ni por correo ni vía telefónica
  • No participar en cadenas o hacerlo mediante la utilización de CCO (correo oculto)
Hay que cuidar la información, para no ser víctimas de lo que puede traer la fuga de la misma.