El descubrimiento es un concepto que pese a que se le puedan quitar los aspectos subjetivos, no deja de ser una vinculación hacia quien o quienes demuestran a los demás algo nuevo.

Europa, el máximo exponente cultural de todas las eras de la historia, potencia exploradora y conquistadora, era la depositaria de los descubrimientos que se fueran produciendo.

Desde este punto de vista, no se puede soslayar que el único y verdadero descubrimiento y conquista de América fue el llevado a cabo por el reino de Castilla y cuyo mentor fue Cristóbal Colón.

Sin embargo, otros europeos habían llegado antes, pero su arribo no fue un descubrimiento para Europa.

Cómo llegaron los vikingos a América

Hacia el año 980 los habitantes escandinavos de Islandia, entre los cuales había muchos noruegos y sus descendientes, ocuparon la gran isla de Groenlandia. El protagonista de esta epopeya fue un tal Eric el Rojo quen convenció a varios de sus compatriotas y colonizaron sectores de la isla. Se sabe que vivieron en Groenlandia hasta una época entre 1350 y 1450, cuando el cambio climático hizo que la isla se volviera demasiado fría incluso para los vikingos, aunque otros refieren al éxodo de mujeres que se fue produciendo en los últimos tiempos de su estadía. Estos hechos están bien atestiguados por las investigaciones arqueológicas recientes.

Pero volviendo al año 1000 y los groenlandeses. Sus relatos quedaron consignados en la sagas islandesas, documentos en los que se relató buena parte de su historia matizada con leyendas. Las sagas dicen que los colonos de Groenlandia comenzaron a viajar hacia el oeste, sólo unos pocos años después de Erik el Rojo fundó el asentamiento. La historia cuenta que, durante un viaje de migración a Groenlandia en el año 985, un barco comandado por el comerciante Bjarni Herjólfsson perdió el curso de ruta y después de tres días de navegación hacia el oeste, avistó una tierra desconocida.

El viaje de Leif Ericson y América

Herjólfsson no era un explorador, y regresó a Groenlandia en cuanto los vientos cambiaron. Describió sus experiencias al hijo de Erik el Rojo, Leif Ericson, quien partió hacia el año 1000 en busca de estas tierras. Las sagas dicen Ericson y su tripulación navegaron cerca de 1.800 millas al oeste, y encontraron tres regiones distintas: Helluland, "La tierra de las piedras planas", Markland, "La Tierra de los Bosques", y Vinland, que en general ha sido traducida como "La Tierra de Vino ", pero ahora se sospecha que en realidad significa" La Tierra de Meadows ".

El viaje de Thorvald Ericson y América

Leif invernó dos años en Vinland y regresó a Groenlandia sin contratiempos. Fue su hermano Thorvald, quien hacia 1004 regresó a esas tierras con 30 hombres, pero su expedición no fue tan bien. Las sagas dicen Thorvald atacó a nueve indígenas que dormían bajo sus canoas, matando a ocho, pero el noveno escapó y volvió con una fuerza atacante. Thorvald murió en la refriega que siguió y el resto de sus compañeros volvieron al año siguiente.

La expedición colonizadora de Thorfinn Karlsefni

El único intento real de los los vikingos para establecer un asentamiento permanente en América se produjo en 1009, cuando Thorfinn Karlsefni partió con alrededor de 200 hombres y mujeres y unas cuantas cabezas de ganado. El registro de las sagas dice que llegaron a hacer algún trueque con éxito entre los nórdicos y los nativos americanos, pero después fracasaron en el intento de llevar relaciones pacíficas, por lo que finalmente los vikingos abandonaron América.

Algunos afirman que después de ese intento, los descendientes de colonos y colonos nórdicos de Groenlandia volvieron ocasionalmente a Markland para buscar forraje y madera y para comerciar con los grupos indígenas; esto podría haber durado unos 400 años, pero está lejos de ser probado.

Los vestigios de la presencia vikinga en América en el sitio L'Anse aux Meadows

Las sagas no eran consideradas por los investigadores como documentos fieles de la verdad histórica, ya que incorporaban algunos hechos fantásticos. Sin embargo otros no descartaban la veracidad de la presencia de los vikingos en América, pero no tenían como probarla. La discusión no se resolvió hasta 1960, cuando un equipo noruego de arquólogos, Helge y Anne Stine Ingstad, descubrió el sitio de L'Anse aux Meadows, en el extremo norte de la actual Terranova.

El sitio se remonta justo a unos 1000 años atrás y sobreviven las ruinas de ocho edificios. Las estructuras y los artefactos encontrados en el sitio tienen notables similitudes con las de los sitios correspondientes a la misma época de los vikingos de Islandia y Groenlandia. Este asentamiento y la zona de Terranova y alrededores era muy probablemente el Vinland mencionado en las sagas. Los arqueólogos también han especulado que Helluland era la isla de Baffin y Markland fue Labrador.