¿No sabes qué hacer este fin de semana? ¿Hay un puente por delante y no encuentras un destino idóneo? ¿Quieres pasear, ir de museos, a teatros y degustar gastronomía internacional? ¿Necesitas escaparte de la rutina diaria? Si es así, Madrid es un lugar ideal para culturizarse durante unos días.

Los museos de Madrid

Madrid hay que visitarlo una y otra vez por su amplísima oferta cultural. Por supuesto, no hay que irse de Madrid sin haber recorrido las colecciones (sobre todo la sala de Goya y Velázquez y las pinturas en gran formato del S. XIX) de El Museo de El Prado, la tercera pinacoteca en importancia del mundo; ni el Gernika de Picasso en el Centro de Arte Contemporáneo Reina Sofía, ni las magníficas muestras de arte impresionista de El Museo Thyssem-Bornemisza. La pintura de finales de Siglo XIX y principios de siglo XX (surrealismo, simbolismo...) se encuentra bien representada en estos espacios. El Reina Sofía, además, alberga una pequeña y rara colección de libros de artista de todas las épocas, una manifestación artística poco conocido entre los amantes de las cosas bellas. 

Y estos son los más conocidos, los más importantes por su calidad y cantidad (que no es poco), los que conviven junto a otros de menor tamaño como el Museo Sorolla, el Museo Arqueológico Nacional o el Museo Cerralbo, por citar solo algunos. Para abrumar, aún más, al viajero ávido de arte, los grandes museos, además, ofrecen exposiciones temporales de primer orden mundial.

Para estar al tanto, lo mejor es echar un vistazo a cada uno de las sitios web (actualizados casi al minutos) donde, también, podremos comprar la entrada vía online. Si no solo de arte pictórico o escultórico vive el viajero curioso, Madrid apabulla al visitante con una amplísima cartelera de teatro o danza que se va renovando constantemente, con innumerables cines, con salas alternativas dedicadas a exposiciones de artistas emergentes (un ejemplo es La Casa Encendida), con ballet o con conciertos de música clásica en el Teatro Real, etc. etc. El viajero no tendrá más remedio que elegir, seleccionar y descartar para otra ocasión.

Más opciones de ocio en Madrid

Tanta cultura en el poco espacio de tiempo que deja una escapada, un puente o un fin de semana puede producirse cierto empacho, así que un buen paseo se hace imprescindible para que el viajero no acabe saturado. Simplemente recorrer las calles del Madrid de los Austrias flanqueadas por señoriales edificios tanto privados como públicos (La Biblioteca Nacional, todas las Academias, el Casino, con un magnífico restaurante, por cierto), acercarse a la Fuente de la Cibeles o la de Neptuno cruzando el Paseo del Prado… hará las delicias no solo del viajero urbanita sino también de aquel menos predispuesto a los inconvenientes que irremediablemente conlleva una visita a una gran ciudad.

¿Cómo llegar a Madrid?

Como centro neurálgico de España, está perfectamente comunicada por avión con todas las capitales de los países de América y con las ciudades más importantes de Europa. Si inicias el viaje en algún punto de la Península Ibérica, el tren es un medio cómodo y rápido ya que Madrid tiene enlace con Lisboa a través del Lusitania y la red de AVE se va ampliando progresivamente. A Sevilla, se le ha unido Barcelona o Valencia.

Tampoco hay que descartar el coche, aunque, una vez se ha llegado, moverse en automóvil por algunas zonas puede resultar un poco estresante. Si se elige este medio, lo mejor es escoger un hotel con parking y utilizar el transporte público para los desplazamientos.

Ni que decir tiene que no vas a tener ningún problema para encontrar hoteles en Madrid. La oferta es apabullante. Aunque cada viajero irá componiendo sus lugares favoritos con las sucesivas visitas, sentarse a tomar un refrigerio o un café en el mítico Café Gijón es referencia obligada. Excepto los días centrales del verano, por el bochorno del calor, cualquier época del año es magnífica para acercarse -de nuevo o por primera vez- a Madrid. Su oferta cultural no va dejar impávido al más exigente de los viajeros.