En el año 2001, la secretaría de turismo de México desarrolló el programa denominado pueblos mágicos como un reconocimiento para aquellos lugares del país que han preservado la riqueza cultural e histórica, y que permiten al visitante sumergirse en la esencia de lo que es ser mexicano.

Un pueblo mágico es un lugar que posee misticismo, leyendas, historia, hechos trascendentes, arquitectura, artesanía, festividades, tradiciones, gastronomía, identidad con sus raíces, en fin, magia. Lo que representa una gran oportunidad para un creciente turismo ávido de cultura, tradición, aventura y deporte extremo.

Así, el programa de pueblos mágicos se presenta como una excelente oportunidad para ofertar un turismo innovador y original.

Requisitos para ser un pueblo mágico

De acuerdo con el manual de operación de la secretaría de turismo de México, cualquier localidad que quiera se inscrita en este programa debe cumplir con cada uno de los siguientes requisitos:

  • Contar con al menos 20,000 habitantes. En caso de que la población no cumpla con lo establecido, pero que merezca estar en el programa por su importancia cultural, histórica y natural, el comité interinstitucional de evaluación y selección, analizará la solicitud y emitirá su dictamen.
  • Ubicarse a no más de 200 kilómetros de un centro urbano o turístico que se pueda considerar como mercado emisor.
  • Que la sociedad local, a través de sus representantes, solicite la incorporación al programa de pueblos mágicos ante las autoridades estatales o federales.
  • Que se constituya un comité “turístico pueblo mágico”. Este deberá contar con un plan de trabajo de acuerdo a las reglas establecidas por la secretaría de turismo.
  • Que las autoridades estatales y municipales, soliciten formalmente la incorporación de la localidad al programa y se comprometan a apoyar económicamente a la localidad por un periodo de al menos 3 años.
  • Elaborar un plan que considere el desarrollo turístico local como actividad prioritaria y estratégica para el desarrollo integral de la localidad. Este plan deberá incluir: plan de desarrollo urbano turístico, programa de desarrollo turístico municipal, reglamento de imagen urbana, programa de reordenamiento del comercio semifijo y/o ambulante.
  • El gobierno del estado donde se encuentre la localidad, debe probar que la localidad candidata ha sido apoyada mediante inversión pública para el turismo.
  • Contar con al menos un atractivo turístico único que la diferencie de otras localidades en su estado, región o país.
  • Describir detalladamente sus diversos atractivos turísticos, tales como arquitectura, edificios emblemáticos, fiestas y tradiciones, artesanía, y cocina tradicional.
  • Contar con servicios de alojamiento y restaurantes de nivel intermedio, servicios de salud y de seguridad pública en su territorio o a una distancia no mayor de una hora de recorrido por carretera.
  • Presentar un ensayo, no mayor de 3 cuartillas, sobre los atributos que justifiquen su candidatura.
  • Contar con catálogo del patrimonio inmobiliario avalado por una institución oficial.
  • Presentar un programa de acciones para el rescate o conservación del patrimonio cultural tangible e intangible.
  • Garantizar que sus carreteras, caminos y/o accesos, sean seguros y permitan el tráfico de automóviles, camionetas y autobuses.
  • Que participe en acciones de señalización y mapeo de sitios de interés turístico y sus accesos, así como la producción y distribución de materiales informativos impresos y digitales.
  • Mostrar la inversión privada o pública en desarrollos turísticos y cuántas empresas del ramo existen, así como el número de trabajadores.
  • Recibir un curso sobre lo que es el programa de pueblos mágicos y su alcance a fin de no distorsionar sus objetivos.
  • El comité turístico pueblo mágico y sus grupos de trabajo deben participar, de manera obligatoria, en los talleres del programa de pueblos mágicos.

Lista de pueblos mágicos

A continuación se enumeran los pueblos mágicos, el estado al que pertenecen y el año de incorporación al programa.

  1. Real de Asientos, Aguascalientes, 2006
  2. Todos Santos, Baja California Sur, 2006
  3. Palizada, Campeche, 2010
  4. Creel, Chihuahua, 2007
  5. Parras de la Fuente, Coahuila, 2004
  6. Comalá, Colima, 2002
  7. San Cristóbal de las Casas, Chiapas, 2003
  8. Dolores Hidalgo, Guanajuato, 2002
  9. Taxco, Guerrero, 2002
  10. Real del Monte, Hidalgo, 2002
  11. Huasca de Ocampo, 2001
  12. Tapalpa, Jalisco, 2002
  13. Tequila, Jalisco, 2003
  14. Mazamitla, Jalisco, 2005
  15. Tepoztlán, Morelos, 2010
  16. Tepotzotlán, Estado de México, 2002
  17. Valle de Bravo, Estado de México, 2005
  18. Malinalco, Estado de México, 2010
  19. Pátzcuaro, Michoacán, 2002
  20. Tlalpujahua, Michoacán, 2005
  21. Cuitzeo, Michoacán, 2006
  22. Santa Clara del Cobre, Michoacán, 2010
  23. Santiago, Nuevo León, 2006
  24. Calpulálpam de Méndez, Oaxaca, 2007
  25. Cuetzalan, Puebla, 2002
  26. Bernal, Querétaro, 2005
  27. Jalpa de Serra, Querétaro, 2010
  28. Bacalar, Quintana Roo, 2006
  29. Real de Catorce, San Luis Potosí, 2001
  30. Cosalá, Sinaloa, 2005
  31. El Fuerte, Sinaloa, 2009
  32. Álamos, Sonora, 2005
  33. Tapijulapa, Tabasco, 2010
  34. Mier, Tamaulipas, 2007
  35. Huamantla, Tlaxcala, 2007
  36. Coatepec, Veracruz, 2006
  37. Izamal, Yucatán, 2002
  38. Jerez de García Salinas, Zacatecas, 2007

¿Puede perderse la asignación de Pueblo Mágico?

En 2009, las localidades de Papantla, Veracruz, Mexcaltitlán, Nayarit y Tepoztlán, Morelos; perdieron el distintivo de pueblo mágico. Aunque esta última lo recuperó en 2010. Las razones fueron el incumplimiento de las reglas del programa, como por ejemplo, el exceso de vendedores ambulantes y de venta de bebidas alcohólicas.

A la localidad de San Miguel de Allende, Guanajuato, se le retiró el distintivo de pueblo mágico porque fue declarada patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO en 2008.

Turismo en los pueblos mágicos

Los visitantes a pueblos mágicos de México, aseguran el encanto de descubrir lugares que han sabido preservar su arquitectura y tradiciones, que promueven sus artesanías y deleitan al turista con su gastronomía. Son pueblos que encierran la magia del pasado y permiten que se viva su cultura en la actualidad.