En Etiopía se une la leyenda y la historia. La Reina de Saba y Salomón, el Arca Perdida de la Alianza, los Rastafari, el Reino del Preste Juan, la tribu perdida de Israel. Todos estos sugerentes relatos y mitos tienen su espejo en un país asombroso que cuenta con una historia milenaria y una cultura prodigiosa.

Viajar a Etiopía

Seguramente por la falta de estructuras turísticas básicas, Etiopía es un destino que a pesar de contar con unas riquezas arquitectónicas y étnicas sin parangón, se encuentra todavía a salvo del turismo de masas. En este país africano, aun podemos contemplar paisajes completamente vírgenes, costumbres y ritos ancestrales e increíbles tribus.

Situado en el cuerno de África, Etiopía tiene una extensión de algo más de un millón de kilómetros y una población superior a los 80 millones de habitantes. Su riqueza cultural es de tal magnitud que para conocer mínimamente el país es imprescindible disponer al menos de tres semanas de vacaciones.

El Arte en Etiopia

Las joyas arquitectónicas etíopes se encuentran en su inmensa mayoría en el norte del país.

La ciudad santa de Lalibela atesora un conjunto de iglesias excavadas en la roca, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, de una belleza sobrecogedora. Ello le hace acreedora del calificativo dado por algunos como la Jerusalén negra o la Petra africana. Gondar y sus espectaculares castillos, también declarada Patrimonio de la Humanidad, ofrece una belleza sublime e impactante. La ciudad santa de Axum, con los obeliscos más altos del mundo y sus ruinas arqueológicas, corazón del antiguo comercio, así mismo Patrimonio de la Humanidad es otro lugar emblemático. El Lago Tana, con más de 80 islas y 20 monasterios en ellas, también en la lista de monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad, aúna la belleza artística con el incomparable marco paisajístico.

La imagen de las iglesias únicas de Lalibela, los castillos de Gondar y los monasterios del Lago Tana en el interior del continente africano, ofrece un contraste impactante que maravilla a cualquier viajero.

Las etnias etíopes

Más de 160 etnias pueblan este país africano. Viajando desde Addis Abeba hacia el sur, se advierte rápidamente las notables diferenciase entre los diferentes grupos étnicos. La diversidad de religiones, vestimentas y costumbres, hacen de este trayecto un recorrido apasionante. Los poblados y aldeas de chozas se suceden y las gentes, de una amabilidad extraordinaria observan con curiosidad al viajero.

Sin duda, la zona más llamativa para el turista es el extremo sur del país, casi en la frontera con Kenya. En el Valle del Omo, habitan tribus que difícilmente se pueden encontrar en otro lugar del mundo. Los Hamer, con sus decoraciones corporales de barro y plumas, las cicatrices ornamentales en el cuerpo y sus ritos ancestrales. Los Mursi, cuyas mujeres lucen unos platos impresionantes de arcilla en la boca y orejas y presentan peinados con vistosos ornamentos de aros metálicos y telas. Los motivos decorativos pintados por el cuerpo de los hombres y la indumentaria de ambos sexos, a juego con infinidad de collares de huesos, brazaletes y pulseras forman una imagen de una belleza indescriptible.

Los Dorze y sus increíbles poblados, los Erbore , los Bume, los Konso, los Banna, los Bashada y muchísimas más tribus que formarían una lista interminable, pueblan estos parajes y son susceptibles de visitar. Acceder a sus aldeas y poder ver su vida cotidiana, es una experiencia impactante y sobrecogedora. Dentro de este marco, es increíble y admirable advertir la dignidad y orgullo de los nativos, en medio de una vida en la que en muchas ocasiones carecen del acceso a las necesidades mas básicas.

La Naturaleza

Contemplar la impresionante naturaleza de Etiopía es posible a la vez que se disfruta de su increíble riqueza étnica o artística. Las impresionantes Cataratas de Nilo Azul o el maravilloso Lago de Tana en el norte. Los parques nacionales y su fauna que salpican todo el país o el Valle del Omo en el extremo sur. Todo ello es posible de recorrer a la vez que se conoce el arte de los monumentos y la diversidad de sus etnias.

Viajar a Etiopía es visitar una tierra legendaria de una naturaleza fantástica, poblada por grupos étnicos y tribus inimaginables para el viajero. La mezcla de las imágenes de las maravillosas obras de arte etíopes, sus poblados de chozas, las tribus arcaicas y la naturaleza es una experiencia que permanecerá imborrable en la mente de cualquier persona que viaje a Etiopía.