Esta receta rinde entre tres a cuatro pizzas, eso dependerá del tamaño y grosor que se desee obtener. Puede ser a la piedra o al molde. Y el tiempo estimado en que se tarda entre la preparación de la masa y el horneado es de una hora con veinte minutos aproximadamente.

Ingredientes

  • 1 kg de harina común o tipo 0000
  • 50 grs. de levadura de cerveza
  • 300 cm3 de leche
  • 300 cm3 de agua
  • 1 cda. de azúcar
  • 2 cdas. de sal
  • 1 pocillo de aceite (oliva, maíz o girasol)
  • 1 cda de extracto de malta (optativo)
  • queso fresco o mozzarella
Preparación de la masa

Primero hay que preparar el líquido: mezclar la leche con el agua, obteniendo un total de 600 cm3 de líquido. Es importante que esté a temperatura ambiente, ni frío ni tibio. Retirar una parte de líquido en una taza (colocar hasta la mitad de la taza) para disolver la levadura. Agregarle, entonces, la levadura, una cucharada de azúcar y dos cucharadas de harina (de la misma que se usará para la masa). Mezclar hasta disolver, y tapar para que leude un poco.

Por otra parte, en un bol grande colocar toda la harina, agregarle la sal y mezclarlo bien. Hacer un pozo en el centro del harina y colocarle primero el aceite y luego el contenido de la taza. Empezar a unir e ir agregándole el resto del líquido. Mezclar hasta unir todo.

Espolvorear un poco de harina extra sobre una mesa o mesada y tirar la masa sobre ella. Comenzar con el amasado lo más enérgicamente que se pueda. También puede levantar la masa y arrojarla contra la mesa, eso ayudará a que sea más blanda y se pueda estirar con facilidad.

Dejar la masa nuevamente en el bol, taparlo con un repasador o envolverlo con una bolsa. Dejarlo así unos 40 minutos para que se levante.

La salsa

Para que sea más liviana puede prepararse la salsa únicamente con tomates perita, pelados y triturados con un poco de orégano. También puede usarse las salsas que vienen en lata listas para pizza o cualquier otro tipo de salsa para pizzas que sepa hacer y le guste.

Horneado

Armar los bollos -pueden ser tres o cuatro-, estirarlos hasta que sean de un tamaño que cubra la superficie de la pizzera. Colocarle la salsa y llevar al horno bien caliente.

Pizza básica

Cuando esté a medio cocinar, retirarla del horno y agregarle queso fresco o mozzarella, cortado en cubitos o dados. Una vez que esté fundido, retirar la pizza del horno. Ahí está lista para servir y comer.

El secretito

Para conseguir una masa mucho más espojonsa, agregar una cucharada de extracto de malta al harina junto con el aceite y la levadura. Así, la masa tendrá una textura más suave y se podrá estirar con mayor facilidad.

Variedades de sabores

En todas las ocasiones se comienza partiendo con la pizza básica, no se vuelve a colocar al horno.

  • jamón y morrones: cubrir la pizza con fetas de jamón y tiritas de morrones. Los morrones tienen que estar previamente horneados.
  • de verdura: agregar espinaca salteada mezclada con salsa blanca.
  • primavera: agregar una ensalada de aceitunas, huevo dura y jamón picados.
  • americana: cubrir la pizza con jamón y luego tres o cuatro huevos fritos o a la plancha.
  • napolitana: con rodajas de tomate redondo.
  • napolitana a la provenzal: a la napolitana agregarle provenzal (ajo y perejil picados) humedecido con aceite.
  • calabreza: con rodajas de salame o longaniza. Otra variante puede ser con cantimpalo.
  • vienesa: con pedacitos de salchichas, rocear con mostaza o ketchup o ambos.
  • papas pai: cubrir la pizza con papas pai y luego rocear con mostaza o ketchup o ambos.
  • al verdeo: con cebolla de verdeo picada.
Puede haber otro tipo de variantes:

  • de anchoas: tiene que tener mucha salsa, agregarle anchoas.
  • de calamares: agregarle un salteado de calamares con verduras (cebolla, morrón rojo y verde, tomate).
  • de berenjenas: agregarle un salteado de berenjenas con verduras (cebolla, morrón rojo y verde, tomate).
  • fugazza: generalmente se hace con la masa sin salsa, se le agrega cebolla en aros. Otra variante es la fugazza con queso.