Nos encontramos ante un municipio de alta montaña acogedor, misterioso que nos recibe con un toque de romanticismo y de fuerte componente de naturaleza y montaña.

La belleza de Tavascán tiene lugar, muchos kilómetros antes de llegar al propio pueblo, sino que el propio valle de Tavascán es uno de los corazones del parque natural del alto pirineo de Lleida.

Esta región ofrece multitud de servicios turísticos de invierno y se adapta al resto de épocas del año con una exquisita gastronomía, una rica fauna y flora, una arquitectura rural que ha sabido conservar su tradición a lo largo de los siglos y muchos secretos ocultos para ser descubiertos entre las montañas.

Situación

Tavascán y su valle están situados dentro del pirineo catalán, en la comarca de Pallars Sobirá, dentro de un municipio de alta montaña llamado Lladorre, todo ello en la provincia de Lleida.

El municipio de Lladorre y el valle de Tavascán también tienen enclavados otros pueblos como Aineto, Boldis Sobirà, Boldis Jussà, o Lleret.

No obstante, en cualquier oficina de turismo del pirineo darán al visitante mapas gratuitos sobre como llegar a las diferentes comarcas, pueblos y valles del pirineo.

Servicios y que poder hacer

Lo más importante es tener claro que estamos en un escenario y en un marco de alta montaña del alto pirineo, pero todo el valle nos abre sus puertas para desarrollar cualquier actividad deportiva independientemente de nuestra edad y facultades físicas.

El valle tiene una gran riqueza visual y paisajística, a nivel familiar o con la pareja tendremos un día inolvidable para pasear entre montañas y hacer senderismo visitando pueblos milenarios.

Es obviamente un paraíso para los amantes de la naturaleza y la montaña en general, por la gran cantidad de ríos, lagos y bosques de gran belleza pero también por sus pueblos, ermitas e iglesias de origen medieval que podremos descubrir.

El senderismo y el turismo rural, además de la fotografía, el esquí, la pesca, trekking alpino o el rafting son algunas de las actividades que podemos realizar.

Los valles

El valle de Bohavi es uno de los más frondosos y bellos de Tavascán, sale por la derecha desde Tavascán y se pueden hacer rutas de senderismo y caminar prácticamente al lado del río que da nombre al valle.

El valle de Tavascán propiamente dicho contiene además de una gran riqueza visual y paisajística una pista de esquí, la conocida estación de la Pleta del Prat para los amantes de la nieve.

Por si fuera poco el valle de Tavascán ofrece a sus visitantes una amplia red de caminos, senderos, ríos, lagos, picos en plena naturaleza, o bien para los más perezosos exquisitos y acogedores tabernas y restaurantes al más puro estilo de posadas montañeras con un calor humano propio de estas tierras.

Las montañas

Estamos ante todo un espectáculo para los montañeros, se pueden realizar ascensiones a numerosos picos, unos con más dificultad que otros, destacando la belleza del Sotllo (3073) , P. Certescans (2852), P. Mont-Roig (2864) , o bien otros de menor dificultad como el P. Campirme (2.600) , el Ventolau (2853), o Pic de Flamisella (2781)

Desde prácticamente todos los picos podemos tener muy buenas vistas panorámicas de todos los pirineos, aunque algunos tres miles son los más idóneos.

Una ruta muy recomendable es la que nos llevará hasta el lago de origen glaciar llamado Cercastan, el lago más grande de todos los pirineos.

Podéis encontrar información de esta ruta en el propio pueblo de Tavascán, ruta alpina desde la cual se puede divisar incluso Francia, es toda una experiencia para los sentidos.

Los ríos

En la parte central del pirineo hay abundantes lluvias, muchas veces en forma de nieve, por tanto es una zona muy rica en lagos y rios. Hay que destacar un dato muy importante y es que tan sólo en el pirineo catalán hay más de 200 lagos o estanys, más que en toda Suiza.

Esto supone que todos los valles y praderas tengan un colorido espectacular, además de ser muy frondosos y con un una vida muy enérgica.

Cabe destacar el río Tavascán y el río Bohavi que se unen en el pueblo de Tavascán donde vierten sus aguas en el embalse que está a la entrada del pueblo y siguen su curso hasta Llavorsí, otro bello pueblo pirenaico formando ya un sólo río llamado Noguera de Cardós.

Tavascán, el pueblo mágico

Cuando llega el visitante por primera vez a este pueblo pirenaico y más si es al atardecer y se encuentra ligeramente iluminado, se forma un cuadro, una imagen difícil de olvidar, a modo de cuento infantil.

Silencioso con tan sólo 60 habitantes, humilde, sencillo, pequeño, y sin embargo de él emana una gran fuerza y belleza por su enclave mágico al pie de las montañas.

Arquitectura montañera milenaria, posadas y hoteles acogedores, vegetación, los ríos y su puente medieval además de sus bellas casas nos hacen vivir en el pasado nada más llegar.

La oficina de información turística nos dará referencias de cuanto necesitemos para poder disfrutar, además de una amplia oferta de alojamientos dentro del pueblo, desde hoteles hasta posadas más modestas y acogedoras.

A unos 10 Km se encuentra la estación de esquí y también se puede practicar la pesca de la trucha en el embalse, además de ser el punto de partida de numerosas rutas de montaña.

Tavascán representa sin duda las costumbres más ancestrales y el punto de unión entre pasado y presente, siendo uno de los pueblos representativos del corazón del alto pirineo.