Julia estudia criminología en Buenos Aires, llega a Barcelona para hacer prácticas. De entrada es un personaje gris, convencional, con un conflicto amoroso carente de interés, lo que la hace perfecta para desenvolverse en una novela coral en la que algunas historias irán adquiriendo protagonismo.

En el marco de muchas situaciones nuevas, Julia crece, se desarrolla, conoce algo más del amor y muchísimo más del odio social y del misterio de la existencia hasta adquirir un papel estelar.

Crímenes con inquietantes mensajes

Valerie vuelve tiene de principal protagonista a Valerie Solanas (1936-1988), una mujer real, hace tiempo muerta, desesperadamente lúcida, que dejó un testamento en forma de pequeño libro: SCUM Manifesto, y su volcánico mensaje dirigido a provocar una revolución sexual es el eje de esta obra singular en la que la novela negra enlaza paulatinamente con la filosofía y el desgarrado conflicto de hombres y mujeres en el siglo XXI:

"El hombre es una mujer inacabada. (...). Para asegurarse de que es un Hombre, el macho debe asegurarse de que la hembra es verdaderamente una Mujer, lo contrario de un Hombre, es decir, que la hembra se comporta como un marica. Y la Hija de Papá, cuyos instintos femeninos le fueron arrebatados cuando era pequeña, se adapta fácilmente y por obligación a este papel".

Los crímenes feroces parecen guiados por el testimonio de Valerie Solanas, y a por ese misterio van un policía que es un hombre ruin y a la vez un buen profesional, su propia esposa que padece la soledad de la muerta en vida, y numerosos personajes de breves apariciones alrededor siempre de la protagonista, la pobre Julia que va tornándose más y más interesante, creciendo en un mar de dudas y temores a punto de huir, al tiempo que es seducida por una ciudad de fábula, cruzando sus impresionantes parques, sus fuentes de agua, mientras un asesino trata de implicar a todos, de generar unas muertes masivas que ayuden a comprender que la actual situación hombre-mujer deteriora toda posible convivencia. Toda posible solidaridad.

Valerie Solanas, eco de grandes pensadores

Roberto Langella relata la compleja historia conteniendo mucho las pasiones. La sexualidad en sus diferentes posibilidades está constantemente presente pero no se describe ninguna relación íntima. Los asesinatos tampoco. Y en medio está muy viva Valerie Solanas que vuelve con su mensaje en estado puro: una voz altisonante, desagradable, demasiado agresiva que, sin embargo, desarrolla teorías también planteadas por hombres que hablaron más integrados que ella en la sociedad biempensante y que a su vez fueron aniquilados, como por ejemplo el psiquiatra Wilhelm Reich (1897-1957), médico y psicoanalista austríaco perseguido por comunistas, nazis y demócratas norteamericanos, quienes finalmente le encerraron “por padecer esquizofrenia progresiva” y quemaron sus libros en un incinerador.

Wilhelm Reich no se menciona en este libro, pero es la sombra que, agazapada, lo vigila y hace trascender. La experiencia de los hombres sabios que fueron destruidos por intentar liberar el cuerpo y la mente de los seres humanos en una sociedad que basa su política de Estado en la represión de las mujeres, y de los propios hombres también, sólo que ellos no saben que son víctimas de sus propias actitudes.

Valerie vuelve sorprende en su resolución criminal, en la armónica yuxtaposición de situaciones y personajes, al mismo tiempo que apunta muy alto en el planteamiento feminista más radical y a la vez más interesante del siglo XX.

Novelista y poeta: un camino común

Tras la novela de Roberto Langella, poemas que cierran la personal aventura del lector.

Si el lector ha logrado atravesar los asesinatos en serie ocurridos en una mágica y dolorida Barcelona, querrá también vigorizar sus palpitaciones con la palabra rotunda del poema bien trenzado, que no se anda con rodeos, que va directamente a la esencia de las cosas.

Yo no pido perdón

Por jamás ofrecer

la otra mejilla;

por no dejar dormir

con mi música;

por no embarcarme

en empresas ajenas;

por no asistir

a fiestas de otros; (...)

por no reconocer

en nadie sacramentos;

por no haber advertido

que no soy un caballero;

por haber reído de más,

por haber llorado de menos.

Por todo lo demás, sí,

disculpen.

En Babel Books, dos obras muy distintas que se necesitan. Crimen, misterio y revolución sexual en Valerie vuelve, donde todo se expone con apretada síntesis, con dinámica precisa y gran contención emocional; en un mundo donde todas las emociones se desbordan, Langella cuenta desde cierta distancia, para acercarse mejor al sangrante corazón de "los sexos" en conflicto. En su libro de poemas Poeta del Marcapasos, los sentimientos afloran como para redondear la novela de historias ajenas. Uno y otro se dan mutuamente la bienvenida e invitan a recorrer con él la palabra y el gesto, el abrazo y la ira, la violencia y la paz en busca de un poco de luz que despeje las cotidianas tinieblas.