Desde 1958, Renfe empieza a recibir los vagones de tipo X-1, un material rodante pensado para todo tipo de cargas a granel. Renfe disponía por entonces de vagones de mercancías denominados “unificados”, de chasis corto, de dos ejes y en general de poca capacidad, además muchos estaban carentes de freno continuo.

La necesidad de Renfe de transportar carbón, madera, chatarra y otras materias primas de máxima necesidad, hizo que la empresa nacional optara por este tipo de vagones, de poco peso por eje, lo que los convertía en un modelo “universal”, apto para toda la red española, incluso para las líneas con menos aguante ante los grandes tonelajes, pero también se podía disponer de unos vagones con freno continuo, sin necesidad de poner a personal realizando la función de guardafrenos en los vagones.

Los vagones de mercancías abiertos tipo X-1 de Renfe

Se empezaron a construir en 1958 y hasta finales de los años 70 fue el modelo dominante en Renfe, en cuanto a vagones abiertos se refiere.

Eran muy necesitados para todo tipo de cargas, especialmente carbón, ya que por entonces existían muy pocos vagones tolva, también el transporte de madera era muy habitual, de todas formas se puede decir que era un vagón polivalente y realmente se utilizaba para todo.

La llegada de los vagones de bogies de tipo XX (Ealos) en 1976 y luego los de tipo X-4 (Elos) que eran prácticamente una versión moderna de los X-1, hicieron que estos vagones abiertos entraran en declive hasta finales de los años 90, donde prácticamente todos fueron dados de baja.

Estos vagones fueron un clásico en el ferrocarril español, llegaron a circular más de 1000 unidades por toda la red española.

Características técnicas del vagón abierto X-1 de Renfe

  • Numeración Renfe: X 388.152 al 389.998 (tipo UIC: Ekklos)
  • Carga máxima: 21 t
  • Tara: 10,6 t
  • Peso por eje: 16 t
  • Longitud: 9,95 m
  • Altura máxima: 2,33 m
  • Superficie útil: 25 / 23,18 m2 (algunas unidades llevaban un balconcillo con freno de husillo)
  • Volumen útil: 28,78/26,66 (balconcillo) m3
  • Velocidad: 100 Km/h
  • Tipo de freno: aire comprimido.
  • Años de construcción: 1958 – 1965.

Los vagones de mercancías abiertos tipo X-3 de Renfe

En 1987 las mercancías de Renfe necesitaban unos vagones de bordes máximos para el transporte de madera, por ello se decidió remodelar una serie de vagones X-1, estas mejoras consistían sobre todo en el aumento de la altura de los bordes, para aumentar el volumen de la carga transportada.

La caga habitual solía ser la madera, pero más adelante el trasporte de chatarra adquirió relevancia.

Los trenes con estos vagones son habituales (entre otras líneas) por el trayecto Medina – Salamanca – frontera portuguesa. Todavía en funcionamiento, estos vagones han conocido dos decoraciones diferentes, el color rojizo y el verde.

Características técnicas del vagón abierto X-3 de Renfe

  • Numeración Renfe: X 380.000 a 380.999 (tipo UIC: Ekklos)
  • Carga máxima: 21 t
  • Tara: 11 t
  • Peso por eje: 16 t
  • Longitud: 9,95 m
  • Altura máxima: 3,23 m
  • Superficie útil: 25 / 23,5 m2 (algunas unidades llevaban un balconcillo con freno de husillo)
  • Volumen útil: 51 / 47 (balconcillo) m3
  • Velocidad: 100 Km/h
  • Tipo de freno: aire comprimido.
  • Años de transformación: 1987 – 1988.

Unos vagones de mercancías muy útiles y prácticos

Renfe hace décadas, necesitaba unos vagones para transportar muchas cargas a granel, que por entonces eran muy habituales, además estos vagones podían circular por todas las líneas, incluso por las que menos peso resistían, de hecho la mayoría de estos vagones acabaron sus días en las líneas secundarias, las de menor calidad en su infraestructura, solo los X-3 han sabido sobrevivir a los cambios, especializándose en determinadas mercancías.