El gerundio es una de las formas verbales que más errores origina, debido a que todas sus variantes son impersonales.

La mayor cantidad de errores se produce por el desconocimiento de una regla fundamental que dice que el tiempo indicado por el gerundio es simultáneo con el tiempo de referencia, o inmediatamente anterior a él; nunca puede indicar una acción posterior.

Para clarificar este concepto y brindar la mayor cantidad de ejemplos, a continuación se enumeran los distintos casos.

Ejemplos de uso incorrecto del gerundio

  • Cuando sustituye al sustantivo como un adjetivo:
Se ofrece secretaria hablando inglés.

Recibí un cajón conteniendo manzanas.

En estos dos casos, el gerundio debe reemplazarse por una construcción con valor de adjetivo encabezada por que:

Se ofrece secretaria que habla inglés.

Recibí un cajón que contiene manzanas.

No obstante lo dicho, en algunos casos, el uso justifica el gerundio como adjetivo. Son aquellos ejemplos en los que la construcción adjetiva encabezada por que no posee el mismo significado que el del gerundio.

Por ejemplo:

Hombres trabajando.

Si se usara en lugar del gerundio una construcción encabezadas por que, cambiaría totalmente el sentido de la oración: los hombres que trabajan, no necesariamente lo están haciendo en este momento.

Ocurre que, en estos casos, la construcción con el verbo conjugado (que trabajan) da idea de hábito y no de continuidad, la cual sólo puede establecerla el gerundio.

  • Cuando expresa una acción que no ocurre simultáneamente con el verbo principal:
Dictaron leyes previniendo el uso de drogas en lugar de dictaron leyes que previenen el uso de drogas.

  • Cuando la acción es posterior al verbo principal:
El presidente llegó a Roma el 12, visitando dos días después al papa en vez de: el presidente llegó a Roma el 12, y dos días después visitó al papa.

  • Cuando forma falsas oraciones compuestas:
Lavamos los platos, secándolos al sol por lavamos los platos y los secamos al sol.

  • Cuando se lo aplica en oraciones nominales de, por ejemplo, un Boletín Oficial:
Decreto estableciendo el nuevo régimen previsional, cuando debería decirse decreto que establece el nuevo régimen.

Uso correcto del gerundio: ejemplos

  • Como adjetivo, pero omitiendo el verbo estar:
Trajo una taza con agua hirviendo, oración que equivale a decir trajo una taza con agua que estaba hirviendo.

  • Cuando indica una acción simultánea con el verbo principal:
Lavamos los platos mojándolos en el arroyo, en la que la acción del verbo principal es simultánea con el gerundio: lavar = mojándolos.

  • Cuando actúa como adverbio, indicando modo y circunstancia:
Laura se alejó dejando un grato recuerdo.

  • Cuando denota una actitud de decisión, acción o movimiento, realizado en el tiempo preceptuado por el verbo principal:
Entendí al presidente analizando su propuesta.

  • Cuando expresa una condición, característica o causa:
Yendo en auto, llegaremos antes.

  • Cuando aparece la construcción como + gerundio, en que ésta sirve de comparación:
La miró como pidiéndole perdón, donde como pidiéndole equivale a como si le pidiera.

  • En algunos casos, el gerundio puede aparecer sin relacionarse con un verbo conjugado, para dar órdenes, en oraciones exclamativas o formando parte de títulos de libros, revistas, películas, canciones.
¡Circulando! (orden).

¡Siempre molestando! (oración exclamativa).

Sobreviviendo. (Título de una canción).

San Martín cruzando los Andes. (Como epígrafe de un cuadro).

Hombre mirando al sudeste. (Título de una película).

La importancia del uso del gerundio

Como sucede con el infinitivo, el gerundio mayormente necesitará de otro verbo -al que modifica- para poder expresarse. Esta relación que se establece entre los dos verbos (uno conjugado y otro no conjugado) tiene normas muy estrictas, diferentes y a veces opuestas a las de otros idiomas, que originan sus usos correctos e incorrectos.

A pesar de que el uso del gerundio trae algunas dificultades, la solución no es evitarlo; por el contrario, en ocasiones, tiene un gran valor significativo que no puede reemplazarse con otra expresión.