Tras las marchas de indignados por el centro de Madrid de ayer 2 de agosto, el intento de retomar la Puerta del Sol y la asamblea que realizaron unas mil personas en Plaza Mayor durante la noche del 2 al 3 de agosto, el miércoles comenzó con un nuevo desalojo, el de la Plaza Mayor.

La policía desaloja a los indignados de la Plaza Mayor de Madrid

Las marchas y protestas del 2 de agosto acabaron con al menos dos detenidos pertenecientes, según denuncian indignados del movimiento del 15M, a la Comisión de Audiovisual.

El día comenzaba con el desalojo de la Plaza Mayor a primeras horas de la mañana. Los policías municipales han sido los que han llevado a cabo, en esta ocasión, la acción. Así, la treintena de personas que habían permanecido durante la noche y habían instalado un nuevo punto de información del 15M en esta céntrica plaza madrileña tenían que retirarse de este lugar.

Respuestas de políticos a los desalojos del 15M

Mientras tanto, con el avance del día varios políticos se hicieron eco de lo ocurrido ayer en el centro de Madrid. Cayo Lara, Coordinador General de Izquierda Unida, achacó, en una entrevista en la Cadena Ser, el desalojo de Sol a la visita del Papa, mientras los responsables de la Jornada Mundial de la Juventud comentaron que no tienen nada que ver con las decisiones que el Ministerio de Interior y el Ayuntamiento de Madrid tomaron ayer.

También Tomás Gómez, Secretario General del PSOE de Madrid, apuntó que para que las demandas sociales y políticas que el 15M pide sean escuchadas deben replantearse los cauces de participación.

Los indignados convocan una marcha y la policía cierra de nuevo Sol

Los indignados, sin embargo, han seguido en lo suyo y convocaron una asamblea para las seis de la tarde en la plaza Jacinto Benavente y marchas pacíficas que darían comienzo en Atocha a las 8 de la tarde. Ante esto, las medidas de seguridad a partir de las seis de la tarde han ido aumentando, especialmente en la Puerta del Sol, para evitar que el movimiento del 15M retome las plazas céntricas.

La parada de Metro y Cercanías de Sol fue cerrada y varias líneas de autobuses de la EMT han visto sus recorridos distorsionados. También el tráfico por Sol ha sido cerrado. Todo esto para evitar aglomeraciones y que los indignados no entren en la plaza. La Puerta del Sol es cerrada por segundo día consecutivo.

Concentración de indignados comenzó en Atocha

La concentración comenzó, así, en Atocha con varios centenares indignados. Poco a poco se fueron sumando más personas a la marcha principal, mientras grupos menores comenzaban a rodear Sol.

Tensión frente al Congreso entre policías e indignados

La marcha principal se ha dirigido después hasta el Congreso de los Diputados, al cual tampoco se podía acceder ya que la policía había cortado el acceso, igual que el día anterior. Más de mil personas se concentraban hacia las nueve de la tarde en Neptuno, protestando frente al Congreso, con gritos, entre otros, contra el candidato del PSOE a las próximas elecciones, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Aquí, frente al Congreso de los Diputados, se han vivido momentos de tensión cuando los indignados han tratado insistentemente de avanzar por la Carrera de San Jerónimo. Poco después las más de mil personas que se encontraban en el Congreso se han dirigido hacia Sol, donde se han reunido con el pequeño grupo que estaba en la calle Preciados esperándolos y otro grupo numeroso que procedía de la sede de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo.

Los indignados intentan tomar Sol rodeándola

Las marchas de indignados se han unido, así, en las inmediaciones de la Puerta del Sol que ha sido cerrada por la policía. Los indignados del 15M, que según Público sumarían unos 3.000, han tratado de entrar en Sol otra vez mientras la policía se los ha impedido por segundo día consecutivo.

De esta forma, ya en los alrededores de Sol, mientras en la calle Mayor se celebraba una asamblea, es en la calle Preciados donde se han vivido los momentos más tensos. Aquí no ha habido separación por vallas entre policías e indignados y estos últimos han intentado sobrepasar el cordón para acceder a Sol.

La policía, mientras tanto, ha tratado de empujarlos, ha realizado varios intentos de carga y ha echado a los periodistas del lugar según informa El País. Tras esto, un grupo numeroso se ha dirigido a la Gran Vía, donde celebran una asamblea en mitad de la calle.