En Brasil se comente 22,7 homicidios por cada 100 mil habitantes. Esto convierte al país en el tercero con más asesinatos en Sudamérica. La información se desprende del primer Estudio Global sobre Homicidios, lanzado por la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Crimen (UNODC), divulgado el 6 de octubre.

Cabe indicar que, la información y retransmisión del documento fue realizado por UNIC Brazil (representación permanente de ONU en el país desde 1.947).

La situación brasileña

El índice surgido de la realidad brasileña se posiciona detrás de Venezuela (49 por 100 mil) y de Colombia (33,4). Considerando el ranking mundial, el gigante latinoamericano está en el lugar 24°. La situación más grave, según el estudio de UNODC, que contabilizó el índice de muertes cada 100 mil habitantes, es la de Honduras (82,1).

Conforme con cifras absolutas, por consiguiente, Brasil registró la mayor cantidad de homicidios del mundo: fueron 43.909 victimas en el año 2009 (datos actualizados); seguido por India con 40.752, pero se debe tener en cuenta que la población del país sur asiático es cinco veces mayor.

Condiciones de otras regiones

El trabajo muestra que los jóvenes de sexo masculino, principalmente en América Central y del Sur, Caribe, África Central y del Sur, están más expuestos a los riesgos de ser asesinados. Las mujeres corren mayor peligro de ser muertas por causales de la violencia doméstica. Existen evidencias del aumento en el índice de homicidios en América Central y el Caribe, posesionándose “próximo a un punto de crisis”, señala el documento.

En las regiones, las armas de fuego son las responsables por las crecientes tasas de asesinatos, verificándose que tres cuartos de todas las muertes violentas son cometidas con esos dispositivos, en comparación en Europa se registra un 21%. Los hombres enfrentan peligros mucho más altos de sufrir muertes violentas (11,9% por 100 mil habitantes) confrontado lo que acontece con las mujeres (2,6% por 100 mil habitantes), a pesar de algunas variaciones entre países y regiones.

Condición que contribuye

En países con elevadas tasas de homicidios, especialmente con armas de fuego, como América Central, 1 de cada 50 hombres, mayores de 20 años de edad, serán muertos antes de cumplir los 31, teóricamente centenas de veces mayor que en algunas partes de Asia, dice UNODC.

En 2010, en el mundo, fueron cometidos 468 mil asesinatos. Cerca de 36% de todos los homicidios fueron en África, 31% en las Américas, 27% en Asia, 5 en Europa y 1% en Oceanía.

Relación entre crimen y desarrollo

El reciente estudio de UNODC establece también una relación clara entre delito y desarrollo. Los países con gran disparidad en los niveles de renta están cuatro veces más sujetos a ser vulnerados por los crímenes violentos, que los que poseen mayor equidad social. Por otro lado, el crecimiento económico contribuye a impedir muertes violentas, como muestran los datos de los últimos 15 años en América del Sur.

La criminalidad crónica es al mismo tiempo causa y consecuencia de la pobreza, de la inseguridad y del subdesarrollo, señala la UNODC y agrega que son necesarias acciones definidas. “Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), las políticas de prevención de la criminalidad deben ser combinadas con el adelanto económico y social. La gobernabilidad democrática, basada en el Estado de Derecho”, asevera el director ejecutivo de UNODC, Yury Fedotov.

Advertencia

El estudio alerta que, las caídas repentinas en las economías pueden elevar las tasas de homicidios. En algunos países, hubo más homicidios durante la crisis financiera de 2008/09, coincidiendo con una disminución del Producto Bruto Interno (PBI), elevación en los precios para los consumidores y mayor desempleo.

Opinión contrastada

El aumento de las tasas de asesinatos en Brasil no puede ser asociado a condiciones de desarrollo económico o de pobreza, dice por otro lado el secretario ejecutivo del Forum Brasileño de Seguridad Pública (FBSP), Renato Sérgio de Lima. El dirigente dice que el estudio de UNODOC refuerza el cuadro que Brasil sustenta hace tres décadas; ser uno de los lideres del ranking de la violencia en el continente.

“Hay países en la región más pobres y con tasas mucho menores. Una de las razones del aumento de las tasas en Brasil discutidas por especialistas es el sistema de Justicia extremadamente caótico y arcaico”, dice Lima

El representante de FBSP, señala que Brasil es el país que más gasta dinero con la seguridad pública, de Latinoamérica. Más de 34 mil millones de dólares estadounidenses se invierten por año en las estructuras policiales, en el sistema penitenciario y en las secretarías de Justicia. Pero, Lima destaca que, las autoridades de seguridad pública del país no logran controlar el crimen organizado, de fronteras y enfrentan problemas como la baja remuneración de la policía.

Armas de fugo, delitos juveniles y crimen organizado

El crimen organizado, especialmente el tráfico de drogas, es responsable por una cuarta parte del total de las muertes cometidas con armas de fuego en las Américas. El delito y la violencia están fuertemente asociados a la existencia de una gran población juvenil, especialmente en los países desarrollados. En cuanto 6,9 por grupo de 100 mil personas son asesinadas a nivel mundial, la tasa de hombres jóvenes victimas es tres veces mayor (21,1 por 100 mil), señala el análisis efectuado por UNODOC.

Los hombres jóvenes tienen más probabilidades de poseer armas y participar delitos callejeros, guerras de pandillas y cometer crímenes relacionados con drogas. Agrega el documento que, en las ciudades son cometidos tres veces más homicidios que en zonas menos pobladas.

UNODOC subraya en el informe que, apoya a los Estados en áreas relacionadas a prevenir el crimen y a la Justicia criminal, especialmente en lo referente a tráfico de drogas y al crimen organizado. La Oficina dependiente de la ONU ha desarrollado instrumentos de asistencia técnica para ayudar a los Estados a transformar las políticas en realidad, apoyar el desarrollo de estrategias modelos y de medidas practicas.