El espacio geográfico, objeto de estudio de la Geografía, se define como una construcción social, ya que se trata del espacio organizado por la sociedad, en el que se desenvuelven los grupos humanos en su interrelación con el medio ambiente.

Según Milton Santos, el espacio geográfico se constituye como algo dinámico y unitario, que reúne materialidad y acción humana: el espacio sería el conjunto indisociable de sistemas de objetos naturales o fabricados y de sistemas de acciones, deliberadas o no. En cada época se añaden nuevos objetos y nuevas acciones a los anteriores, y modifican el todo, tanto formal como sustancialmente. Así cada momento, con su historia, produce su lógica espacial, y la actual Unión de Myanmar no es una excepción a la regla.

Ubicación geográfica

Ubicada en el sudeste asiático, limitando al norte con China, al sur con el mar de Andamán, al este con Laos y Tailandia y al oeste con la India, Bangladesh y el golfo de Bengala, la Unión de Myanmar es, ante todo, un horizonte de transición. Su posicionamiento en el Asia monzónica constituye un punto de intersección entre dos áreas geográficas dispares del sur asiático: la península de Indochina, que constituye el eje central del Sudeste Asiático, y el subcontinente indio, centro de irradiación del Asia Meridional. De acuerdo con estas características, su territorio está formado por una serie de regiones naturales bien diferenciadas que contribuyen a la formación de la imagen de heterogeneidad que caracteriza a este Estado.

Superficie

La región, cuya superficie aproximada es de unos 676.000 km², abarca una zona central constituida por la amplia depresión recorrida por el río Irawadi y el delta formado por éste al desembocar en el golfo de Bengala. En conjunto, sus rasgos generales constituyen una franja generalmente llana orientada de norte a sur, con cadenas montañosas que la cierran por el oeste, formadas por los montes Patkai y Chins, y la cadena costera del Arakan, a lo que debemos sumar la amplia meseta de Shan, atravesada por el río Saluén, frecuentemente encajado en estrechos valles y desfiladeros.

Clima

En cuanto al clima de la región, puede definirse como tropical monzónico, pero la fragmentación del relieve produce una diversidad de climas locales. En consecuencia, la vegetación en zonas de montaña, donde se dan abundantes precipitaciones, es de selva tropical casi impenetrable, mientras que en las zonas más secas el terreno está más desprovisto de cubierta vegetal.

Explotación agrícola

Myanmar es un país predominantemente agrícola, contribuyendo esta actividad a un 40% del producto bruto y destacándose entre su producción, el arroz, caña de azúcar, verduras, legumbres, frutas y cacahuate. Si bien su población es relativamente escasa en comparación con la de los países vecinos, gracias a una explotación intensa del delta de Irawadi produce más alimentos de los que consume, lo que permite la exportación de importantes cantidades de arroz. Otros productos comerciales cultivados en el valle central de Irawadi son el algodón, mijo y maní, entre otros, si bien éstos son producidos por pequeñas explotaciones agrícolas de subsistencia, en contraposición a los comercializados arrozales del delta.

Explotación forestal

Más allá de la explotación agrícola, se puede destacar la importancia de la explotación forestal de las selvas de Myanmar, destacando por su valor económico la madera de teca y las plantaciones de árbol de caucho. En las riberas bajas e islas de Irawadi, cubiertas por las aguas durante las crecidas monzónicas, se cultivan de forma tradicional, constituyendo jardines de productividad muy elevada. En el valle bajo del Sittang abundan las plantaciones de caña de azúcar.

Otros recursos, ganadería, minerales, subsuelo

En cuanto a la actividad ganadera, tienen importancia económica el ganado bovino y porcino y, por otro lado, la abundante pesca obtenida por métodos tradicionales en el golfo de Bengala y el mar de Andamán. Con respecto a los yacimientos minerales, si bien éstos no son abundantes, se extraen petróleo, gas natural y carbón en cantidades moderadas, y también se encuentran presentes minerales como el estaño, zinc, plomo y tungsteno.

La explotación de los recursos del subsuelo se encuentran en manos de capital foráneo, principalmente japonés. Por otra parte, China tiene en Myanmar enormes inversiones. También es un país importante para la estrategia energética de Beijing en los próximos años. Está en el centro de lo que los chinos llaman "el collar de perlas" del Océano Índico, en el estrecho de Malaca, por donde pasa la mayoría del petróleo que importa China y casi la totalidad de sus exportaciones.

En suma, las industrias alimentarias y textiles son las más extendidas, contando Myanmar con pocas instalaciones de tipo pesado: fertilizantes, cemento, metalurgia diversa, etc. Su economía está en gran parte estratificada, influenciada en manos de capital extranjero, y el sistema económico no ha conseguido proporcionar a la población un nivel de vida elevado. Esta situación general de extrema penuria favorece la proliferación de la corrupción, el contrabando y el mercado negro.