A finales de los años ochenta, Renfe realizó pruebas con un tren de la serie 445. Este tren era un prototipo y sirvió para tener una idea de como debían de ser los nuevos trenes de cercanías que durante los años noventa llegaron abundantemente a las grandes ciudades españolas.

La serie 445 no fue ampliada a falta de algunas mejoras, pero sus viajes en pruebas y también algún servicio comercial dejaron una idea clara a seguir, pero más a nivel mecánico que funcional.

Renfe necesitaba un concepto radicalmente diferente al modelo anterior de trenes de cercanías, un modelo basado en las unidades eléctricas de la serie 440 de una gran calidad, pero con una cantidad de trenes muy antiguos y poco eficientes como las unidades de tren "Suizas".

En este modelo nuevo de gestión, los servicios de cercanías deberían de tener muchas frecuencias en cada línea y con muchas paradas, por ello los trenes tenían que tener una gran aceleración.

Esta explotación es similar a los "metros" de las grandes ciudades, los trenes de cercanías de esta nueva época iban a tener un interior "antivandálico", con asientos duros, amplia iluminación y sin WC. Una especie de "metro" pero más amplio y con la mayoría de recorridos en superficie.

Servicios ferroviarios realizados

Estos trenes empezaron a funcionar en los núcleos de cercanías de Madrid y Barcelona, más adelante las unidades 446 llegaron a otros núcleos como los de Asturias, Bilbao y Sevilla.

Las unidades 446 y 447 son exteriormente casi iguales, pero a nivel mecánico las últimas tienen una aceleración mayor, por ello fueron destinadas a corredores de cercanías con más paradas.

Los trenes de la serie 450 no tenían coche motor en un principio, por ello unas unidades de locomotoras 269 fueron adaptadas para los servicios de cercanías, dotándolas de mayor aceleración y capacidad de frenado. La locomotora podía ir en cabeza remolcando la composición, o bien en cola empujando el tren (al tener un coche con cabina de conducción en el otro extremo). Unos años después de la puesta en servicio de los trenes serie 450, se les dotó de coches motores con cabina, de esta forma ya disponían de tracción permanente.

Estos trenes al ser de dos pisos, suelen realizar servicios en las líneas con más viajeros y con horas "punta" de gran aglomeración de usuarios.

Características técnicas de los trenes de cercanías 446, 447 y 450

  • Unidades construidas: Serie 446: 170 / Serie 447: 58 / Serie 450: 24
  • Años de construcción: 1989 - 1993 / 1992 - 1994 / 1990 - 1991 (remolques), 1994 - 1995 (coches motores)
  • Potencia: 3.125 CV / 3.260CV / 4.020 CV
  • Velocidad máxima: 100 / 120 / 140 Km/h
  • Distancia entre acoplamientos: 75,9 m / 75,9 m / 159,4 m (composición serie 450 más habitual)
  • Plazas sentadas: 242 / 242 / 1.008 (composición 450 más larga)
  • Constructores: CAF, MTM, Meinfesa, Cenemesa, Siemens.
  • Tensión: 3.000 V CC

Una nueva época en trenes de Renfe Cercanías

Estos trenes sustituyeron progresivamente a las unidades 440 que fueron relegadas a servicios regionales, también se retiraron del servicio las famosas unidades "Suizas".

Los servicios de cercanías sufrieron unos grandes cambios, la estrategia de Renfe consistía en captar muchos viajeros en grandes zonas metropolitanas muy pobladas, con muchas frecuencias y un tipo de explotación similar al "metro".

La gran luminosidad en el interior de los trenes, sus asientos duros, grandes plataformas para que los viajeros puedan estar de pie, la excelente megafonía y los paneles electrónicos marcando tiempo y destinos, han transformado por completo el concepto del tren de cercanías.

Éxito y polémica en Renfe Cercanías

Si bien a nivel de gestión y número de viajeros, las cercanías han sido un gran éxito, existen opiniones contrarias.

Mucha gente cree que los servicios de cercanías son "poco ferroviarios" con trenes poco estéticos y caros, además se acusa a estos servicios de realizar el cometido de las redes de "metro" en las grandes ciudades. De hecho, una ampliación de "metro" a los alrededores de las grandes ciudades es en general más económico que las costosas nuevas líneas para trenes de cercanías.

También este tipo de servicios absorben grandes recursos económicos a los servicios de media y larga distancia, unos servicios mucho más en consonancia con el ferrocarril convencional. Otra cuestión polémica está en que los núcleos de cercanías provocan grandes congestiones de tráfico que a su vez ralentiza la marcha de trenes de media y larga distancia.

Con críticas o no, los números están ahí, el funcionamiento de los trenes 446, 447 y 450 es bastante bueno y los servicios de cercanías en las grandes ciudades son de calidad, suelen ser puntuales y los usuarios se cuentan por millones cada año.