En junio de 1980, empezaron a funcionar los servicios “Intercity”, entre Madrid y Valencia, con las unidades eléctricas de la serie 444, este servicio se convirtió en un gran éxito de público, dada la calidad de servicio al viajero, la gran velocidad y lo corto del viaje por entonces, además la idea de poner bastantes frecuencias a lo largo del día, hicieron de los “Intercity” un tren de prestigio.

Con el tiempo, Renfe necesitaba mejorar este servicio, dotándolo de más velocidad y de un mejor confort para el viajero, fruto de todo esto, es fabricado el tren de la serie 448 de Renfe.

La unidad eléctrica 448 de Renfe

Estos trenes son la evolución de la serie 444, pero tienen sus diferencias, una de ellas es la velocidad máxima, a los 448 se les dotó de una relación de engranajes para poder circular a 160 Km/h, a diferencia de los 444 cuya velocidad era de 140.

También los 448 disponían de un interiorismo muy confortable, que incluía un bar muy moderno y pantallas de televisión, además disponían de una mecánica y electrónica más avanzada.

Inicialmente se les matriculó como serie 444.500, al ser un tren de evolución, pero luego, en 1991 y 1992 su matricula pasó a ser definitivamente 448.

Características técnicas de los trenes 448

  • Fabricantes: CAF, MACOSA, Ateinsa, MTM, Cenemesa y Wesa.
  • Número de unidades: 31.
  • Año de fabricación: 1987.
  • Composición: M-R-Rc (M-Rc).
  • Disposición de ejes: Bo'Bo'+2'2'+2'2'.
  • Longitud: 78,530 m.
  • Anchura: 2,950 m.
  • Altura: 4,180 m.
  • Peso: 151 t (en vacío).
  • Tensión: 3000V (CC).
  • Velocidad máxima: 160 km/h.
  • Potencia: 1160 kW.
  • Motores: 4 MB-3165-C de 290 kV.
  • Número de plazas: 212.
  • Sistemas de seguridad: ASFA.
  • Mando múltiple: hasta 3 unidades.

Servicios ferroviarios realizados

Estos trenes empezaron a funcionar en mayo de 1987, en el servicio “Intercity” Madrid – Valencia, con el paso del tiempo algunos de estos trenes tenían continuación hasta Barcelona, Castellón y algunos destinos turísticos de la costa valenciana.

Al igual que los trenes 444, los de la serie 448 tuvieron un magnifico funcionamiento, esto llevó a Renfe a utilizar a los 448 en otras líneas de la geografía española.

Estos nuevos servicios fueron los realizados entre Madrid y Zaragoza, Logroño y Pamplona, que duraron hasta 2003, cuando fueron sustituidos por servicios “Altaria” (con material Talgo) y AVE. También el Servicio Madrid – Hendaya duró mucho tiempo (hasta 2008) y el “Intercity” Madrid – Gijón, que fue sustituido por un Talgo en 2002.

El único servicio que hicieron estos trenes en el sur de España fue el Madrid – Málaga, hasta que fue sustituido en 2006 por un Talgo 200.

Acabando la primera década del siglo XXI, muchos trenes 448 fueron sustituidos por trenes de mayor categoría, también la apertura de líneas de alta velocidad, relegó a los 448 a líneas secundarias para servicios regionales. Por ello Renfe decidió remodelar totalmente la serie 448, tanto por fuera, como por dentro, y destinó a la mayoría de estos trenes a las líneas catalanas, para servicios de media distancia.

El éxito de las unidades eléctricas 448

Estos trenes fueron la evolución de los 444, ambos tuvieron un gran éxito, tanto de público como de funcionamiento, después de muchos años, estas unidades siguen en la red española en servicios de media distancia con éxito, además sirvieron de inspiración para que triunfaran otros trenes con una filosofía muy similar, los “Alaris”, y “Alvia” (con material serie 120), estos servicios son un ejemplo de una buena política comercial.

Un tipo de tren confortable, rápido y con un precio de billete relativamente barato, asegura el éxito.