Durante mucho tiempo, los trenes de cercanías solo estaban en las grandes ciudades, y se utilizaban locomotoras de vapor con coches de viajeros de madera, el servicio era lento y se utilizaba sobre todo para salidas al campo o ir de compras a la gran ciudad, un tipo de servicio muy diferente a la actualidad.

Según se iban electrificando tramos de líneas ferroviarias en las grandes ciudades, en los años 50 y 60, las unidades eléctricas de la serie 436 y 438 mas conocidas como “Suizas”, modernizaron mucho este tipo de servicio.

El “desarrollismo” de los años 60, hizo que las ciudades españolas crecieran muchísimo y en los años 70 los atascos ya eran algo muy habitual, por ello Renfe necesitaba una política de cercanías tanto para las grandes ciudades, como para las zonas de gran densidad de población.

Renfe decidió potenciar firmemente los servicios de cercanías, tanto en cantidad, como en calidad, por eso era necesario un modelo de tren universal y revolucionario para reinventar este tipo de servicios.

La unidad eléctrica de la serie 440

Estos trenes fueron una gran innovación y también los servicios que realizaron.

Por un lado, el tren disponía de una gran potencia, y sobre todo una gran aceleración, desconocida para la época, esto permitía a las unidades 440 parar en muchas estaciones sin apenas perder velocidad, de hecho la velocidad punta de estos trenes era de 140 Km/h, además el interiorismo del tren con su iluminación y puertas automáticas, dieron un aire de modernidad por aquella época.

Por otro lado, el servicio de cercanías cambió radicalmente, por entonces este servicio se convirtió en el tren de todos los días, para ir a trabajar e ir a la escuela, multiplicando las frecuencias como si fuera el metro o el autobús.

Su composición formada por tres coches de viajeros, y sus colores exteriores en azul y amarillo, convirtieron a esta unidad en todo un símbolo de la España de los años 70.

Características de la unidad eléctrica 440 de Renfe

  • Fabricante: CAF, Macosa, Wesa, GEE, Melco
  • Número de unidades construidas: 255
  • Años de construcción: 1974-1985
  • Composición: M-R-Rc (M-Rc)
  • Longitud: 80,164 m
  • Anchura: 2,900 m
  • Altura máxima: 4,260 m
  • Peso en vacío: 133 t
  • Ancho de vía: 1668 mm
  • Electrificación: 3 Kv (CC)
  • Velocidad máxima: 140km/h
  • Potencia: 1160 kW
  • Motores: 4 MB-3165-A/B/C de 290 kW
  • Número de plazas:
  • Sistemas de seguridad: ASFA
  • Mando múltiple: 4 unidades

Servicios ferroviarios realizados

Las unidades eléctricas 440 acapararon en poco tiempo, a mediados de los años 70, la inmensa mayoría de los servicios de cercanías, “enterrando” definitivamente a los trenes con tracción vapor y relegando a las unidades “Suizas” a otro tipo de servicios, también muchos “Ferrobuses” diésel fueron destinados a servicios regionales.

Renfe estuvo recibiendo estos trenes de los fabricantes hasta 1985, cada lote salía de fábrica con algunas diferencias, sobre todo en los testeros y alguna zona especial. Dado el excelente resultado de estos trenes, y su gran abundancia (más de 200 unidades), Renfe decidió utilizarlos en servicios regionales y de mediana distancia en líneas electrificadas, se las podía ver prácticamente en todas las líneas con catenaria de la geografía nacional en los años 80.

En la década siguiente, muchas unidades fueron redecoradas con los colores rojo, blanco y gris de la UN de Cercanías, otras muchas fueron reformadas interiormente, y otras de manera integral, para formar la serie 470.

En los años 90, de manera paulatina fueron pasando a la UN de “Regionales”, adquiriendo los colores naranja y blanco, y abandonando los servicios de cercanías en beneficio de las nuevas unidades 446 y 447.

Con el paso del tiempo, algunos trenes han sido vendidos al extranjero (Chile, Argentina), y su serie sucesora (la 470) sigue en funcionamiento, y además con un mejor comportamiento en vía y talleres que otros trenes más modernos.

Las mejores unidades eléctricas de Renfe

Si tenemos en cuenta que llevan más de 35 años de funcionamiento, sus pocas averías, su buen comportamiento en talleres y todos los kilómetros recorridos, podemos decir que han sido los mejores trenes eléctricos que ha tenido Renfe, hasta el punto que trenes de nueva construcción no han llegado a esta excelencia técnica.