Los contenidos son los elementos por los que se desarrollan las capacidades expresadas en los objetivos didácticos. Estos se organizan en tres apartados presentes en casa unidad didáctica y pueden ser en cierta forma flexibles aunque están marcados por los decretos de los currículos para cada etapa educativa, siendo su función principal la de alcanzar las capacidades reflejadas en los objetivos.

Los tres apartados en los que se organizan los contenidos son: los conceptuales, los procedimentales y los actitudinales. De este modo tenemos los:

  1. Contenidos conceptuales. Son aquellos que hacen posibles dotar de significado un material o información, es decir, hacen referencia tanto a los conceptos, como a los hechos y principios que los alumnos deben saber para alcanzar los objetivos marcados. Por ejemplo el aprendizaje significativo.
  2. Contenidos procedimentales. Son aquellos que requieren una repetición para su aprendizaje con el fin de que el alumno domine la técnica objetivo del aprendizaje, por todo ello se pude decir que persiguen un meta.
  3. Contenidos actitudinales. Estos se presentan en todas las áreas del currículo por lo que serán tratados desde todas y cada una de ellas ya que, por ejemplo, la atención, la curiosidad por saber, etc., deben estar presentes en todas las unidades. Los contenidos actitudinales están íntimamente relacionados con los contenidos transversales que son:
  • La educación para la paz.
  • La educación moral y cívica.
  • La educación para la igualdad de oportunidades de ambos sexos.
  • La educación ambiental.
  • La educación para la salud, la educación sexual y la educación vial.
  • La educación del consumidor.

Aspectos a tener en cuenta

Hay que tener presente que los contenidos deben de estar organizados en:

  • Áreas.
  • Bloques de contenidos.
  • Inter-área
Así, se configuran como estructuras que clasifican categorías, siendo una forma de ordenar contenidos basándose siempre en las interáreas con el fin de realizar una programación de los contenidos secuencialmente y bajo criterios analógicos, quedando así abiertas a la transversalidad.

De este modo se genera una red de conexiones jerárquicas por medio de los bloques de contenidos, estos establecen y definen las relaciones entre los elementos integrantes del conjunto estableciendo un guión didáctico

Selección, secuenciación y contextualización

Para finalizar hay que realizar una selección de los contenidos con el fin de organizarlos secuencialmente adaptándolo en todo momento al contexto, es decir, a las características psicoevolutivas del grupo al que se vaya aplicar con el fin de desarrollar el aprendizaje significativo.

Para la selección, será fundamental tener presente:

  • El tema.
  • El eje del nivel educativo.
  • El guión temático.
La secuenciación se realiza posteriormente a la selección de los mismos y esta debe ser abierta y flexible.

Finalmente se llevará a cabo la contextualización con el fin de adecuarlo a las características del alumnado teniendo presente:

  • El desarrollo evolutivo de los mismos.
  • Las características específicas del contexto.
  • La relación entre los conocimientos previos y los contenidos que serán el objeto del aprendizaje.
  • Orden que deben tener los contenidos dentro de la secuencia y sus relaciones mutuas.