El café es la bebida aromática más consumida en el mundo y sus efectos han sido estudiados y discutidos desde la antigüedad. Estudios realizados recientemente muestran más dudas que aclaraciones.

HistoriaSe cree que el café es originario de la población de Kefa en Etiopia (África), y que desde allí llegó a Arabia.

La primera cafetería se abrió en Londres a mediados del siglo XVIII creando polémica entre los londinenses, ya que las mujeres decían que sus maridos se estaban quedando estériles por culpa del consumo de café.

En los años setenta, diversos epidemiólogos formularon la hipótesis de que el consumo habitual de esta bebida estaba asociado al riesgo de sufrir tres enfermedades: patología coronaria, cáncer de páncreas y problemas reproductivos. Estas teorías no se han probado e incluso, en algún caso, se han desmentido.

Sociedad

En nuestro entorno, el café es casi una parte de la cultura, parte de nuestra sociedad.

¿Cuántas veces has dicho u oído "¡Vamos a tomar un café!"?Aunque a lo mejor, luego hayas tomado otra cosa, esta frase es sinónimo de sentarte tranquilo a charlar con un amigo o compañero.

¿Y, el café de media mañana? Mucha gente asocia ese descanso de 10-15 minutos de la mañana de trabajo a tomar un cafecito para reponer energía y seguir trabajando.

¿Cuántas personas utilizan el café como punto final a una buena comida?

Queramos o no, el café forma parte de nuestro entorno día a día, incluso se crean negocios asociando el café a otras actividades como son los café-teatro, café-concierto, cyber-café...

También es un excelente ingrediente para postres, tartas, mousses, helados...

Puedes tomarlo de muchas maneras diferentes, solo, para los más fanáticos de este pequeño placer, cortado, con leche para desayunar, americano cuando necesitas una buena dosis de cafeína, con hielo refrescante en verano, capuccino a la italiana, carajillo para los más valientes y de mil formas más... a gusto del consumidor.

CafeínaEs el ingrediente activo del café, aunque también está presente en el té, chocolate, bebidas de cola, etc.

Es una sustancia estimulante del sistema nervioso central que actúa interfiriendo en la adenosina, sustancia que produce calma y tranquilidad, y eleva los niveles de adrenalina y noradrenalina.

El consumo excesivo de esta sustancia puede producir dependencia, si se consume en dosis elevadas puede producir síntomas como excitación, ansiedad, temblores, insomnio...

En el deporte, una concentración en orina de más de 12 mcgr/ml de cafeína se considera dopaje o dopping.

Efectos beneficiosos del café

Según numerosos estudios, consumir de forma moderada café (1-3 tazas diarias) puede tener efectos beneficiosos para nuestra salud.

  • Estimula la actividad cerebral.
  • Mayor capacidad de concentración
  • Disminuye las cefaleas
  • Combate la fatiga
  • Previene la formación de cálculos renales
  • Evita coágulos sanguíneos
  • Mejora asma y alergias
  • Es un excelente digestivo (solo)
  • Menos propensos a padecer cáncer de colon, mama y próstata
  • Disminuye el riesgo de desarrollar diabetes mellitus
  • Inhibe el crecimiento de bacterias en la boca, reduciendo el mal aliento
  • Está asociado con una menor incidencia en enfermedad de Parkinson
  • Dismunuye la depresión
  • Mejora la fertilidad
Efectos nocivos del caféSin embargo, si el consumo es excesivo puede producir efectos nocivos en nuestro organismo.

  • Síntomas gástricos (diarrea, vómitos, naúseas, úlceras gástricas)
  • Temblores
  • Problemas de desarrollo del feto en embarazadas
  • Jaquecas
  • Insomnio
  • Aumento excesivo de la diuresis, fallos renales
  • Dependencia
  • Aumento de la tensión arterial (en este punto existe controversia, los expertos no llegan a un acuerdo)
  • Taquicardias
  • Cistitis
  • Otros

Conclusión

A pesar de que los expertos y estudios no se ponen de acuerdo en desarrollar unos criterios para desaconsejar o recomendar el consumo de café en una persona sana, los amantes de esta bebida aromática pueden seguir disfrutando de este pequeño amargo placer siempre que sea consumido con moderación y partiendo de la base de que son personas sanas sin ninguna patología asociada, ya que en este caso, lo adecuado es consultar con su médico.