Finales de enero en Madrid. Frío siberiano. Una mujer desnuda. Y una manta. Son los elementos de la primera intervención de Lana Connection, un colectivo de tejedoras de ganchillo que, con pedazos de muchas autoras de aquí y de allá, han montado una pieza de tres metros por dos para cubrir a la Mujer con Espejo, una escultura de bronce de Fernando Botero que tienta a Colón en el cruce del Paseo de la Castellana con la calle Génova.

"Hace dos meses se nos ocurrió hacer alguna clase de acción urbana con lana, como ya se hace en Europa o Estados Unidos", explica una de las tejedoras. Inspiradas en grupos como La guerrilla del Ganchillo en Barcelona, Urban Kniting Zaragoza, Yarnbombing La Coruña o Urban Kniting Valencia, a este grupo le pareció que a Madrid le vendría bien algo de ganchillo urbano. Dicho, tejido y hecho: se armaron de agujas para hacer y coser 160 cuadritos y 55 pompones. Y el lunes 30 de enero, la mujer de mil kilos amaneció tapada con lana.

"La idea de cubrir una escultura en la ciudad surgió en una de las quedadas, y estuvimos todas de acuerdo en que la Mujer del Espejo en Colón era la mas emblemática para hacerlo, primero por su fácil acceso y luego por su ubicación tan céntrica", asegura el colectivo.

Bolardos cubiertos con lana

Aunque es la primera acción de Lana Connection, Madrid ya conoce las artes laneras gracias a Teje la Araña (en su blog está documentado el proceso de elaboración de la manta), que pasó por la calle San Eugenio dejando algunos bolardos cubiertos con gorros a medida.

Lo llaman 'yarnbombing' y se trata de un movimiento artístico que, como el graffiti, pretende intervenir las calles para reinvindicarlas. Pero con otras normas.

El arte de tejer

Según explica el colectivo de tejedoras, con su intervención quieren reivindicar "la presencia de algo bonito y cotidiano para embellecer la ciudad". La ética de esta práctica supone idear acciones que "no sean intrusivas ni agresivas". Prefieren, en sus palabras, formas de expresión "amables y que establezcan una relación especial con los objetos, ya que los abrazan, los abrigan y los embellecen". Manchar o romper mobiliario está prohibido.

Otra característica de la 'acciones laneras' es su carácter efímero: la manta de la Mujer con Espejo ha durado cuatro horas. Pero habrá más: ya están pensando en la siguiente acción, y será "muy cariñosa".