Las mascotas son mucho más que animales, su fidelidad y cariño los hacen seres indispensables en el hogar y los compañeros perfectos en todo momento. Nadie olvida los once gatos del escritor y cronista, Carlos Monsiváis, que fueron su compañía indispensable durante muchos años y hasta sus últimos días. Respecto a sus felinos, Monsiváis decía que: “Un gato es compañía, y la compañía es la certidumbre de que hay algo cambiante siempre al lado y que hay un elemento que impide que uno se centre compulsivamente en sí mismo.”

Las mascotas, fuente de inspiración para los artistas

De ahí que los dueños que aman y valoran a sus mascotas hagan todo lo que sea necesario para que sean felices. En el mundo del arte y el espectáculo existe un fenómeno muy peculiar. A través de la historia podemos percatarnos de cómo algunos perros, gatos y otros animales se convirtieron, incluso, en fuente de inspiración para que muchos artistas compusieran obras muy emotivas y de gran éxito para sus carreras; y es que existen personajes de la cultura y el espectáculo que canalizan su afecto más en sus mascotas que en las personas, dada la inestabilidad emocional que puede provocar su profesión o simplemente por el amor a los animales.

Así como es conocida la relación de intelectuales como Octavio Paz, Ernest Hemingway, Julio Cortázar o Víctor Hugo, con sus mascotas, que llegaron a ser una gran fuente de inspiración, hubo otros, cantantes y compositores que les obsequiaron a sus leales amigos algo mucho más valioso que un banal collar de joyas, ropa de diseñador o juguetes onerosos: Les compusieron canciones.

Paul y Martha McCartney

Para nadie es un secreto que Paul McCartney es un amante de los animales. Junto con su esposa, Linda, dedicó gran parte de su tiempo y dinero a realizar campañas promoviendo el veganismo y el respeto por los animales en todo el mundo. Una de las fuentes de inspiración más importantes de Sir Paul fue una enorme perra, raza Pastor Inglés, llamada Martha, tal vez la mascota más conocida en la historia del rock, pues es común verla en fotografías de los Beatles en las que posan junto con la desaliñada canina.

En 1968, los Beatles incluyeron en el Álbum Blanco el tema “Martha my dear”, una canción escrita por Paul en la que le expresa su cariño y donde se escuchan estrofas como: “Martha, querida aunque me pase los días hablando por favor recuérdame; Martha, amor mío no me olvides Martha, querida…” o “Mira bien y seguro que verás que tú y yo nos conocimos para ser el uno para el otro…” entre otras.

Tal fue la relación entre Paul y su perra Martha que incluso fue considerada en el collage de imágenes que se utilizaron para la Antología de los Beatles de 1995 y se incluyó imágenes de ella en el primer sencillo “Free as a bird”.

Freddy y Delilah Mercury

Al igual que el ex beatle, Freddy Mercury, líder de la banda inglesa, Queen, no escondía su amor por los animales, particularmente los gatos. Entre los muchos felinos que tuvo durante su vida, a los que prefería en vez de procrear hijos, destaca Delilah, una gata que fue la adoración del "King Mercury" y que lo acompañó hasta su muerte en 1991.

Precisamente en ese año, la banda Queen lanzó su último álbum llamado Innuendo, que por haberse juntado trágicamente con el fallecimiento de Freddy Mercury, se convirtió en un disco póstumo. En él se encuentra el tema “Delilah” donde, al igual que Paul McCartney, Freddy Mercury le expresa su amor a su gata con emotivas frases como: “Tú me haces sonreír cuando estoy a punto de llorar; me traes la esperanza, me haces reír; te gusta salirte con la tuya, tan inocente, pero cuando tienes un capricho eres todo garras y muerdes; ¡Y eso está bien!”

Tras la muerte de Mercury se desataron muchos rumores respecto al futuro de Dalilah, incluso unos decían que había heredado parte de la fortuna de Mercury; lo cierto es que estuvo bajo el cuidado de la familia del cantautor hasta su muerte, hace unos años.

Leonardo y Camila de Lozane

En México también se dieron casos de artistas que dedicaran canciones a sus mascotas. En el boom del llamado Rock en Español, destacó una banda llamada Fobia, integrada por Leonardo de Lozane en la voz, Paco Huidobro, Javier Ramírez “Cha” y Mauricio Clavería.

En 1991, Fobia lanza al mercado el disco Mundo Feliz que para muchos fue el más exitoso de su carrera. Precisamente, el primer sencillo que se proyectó fue el tema “Camila” que habla de una memoria infantil de cuando Leonardo de Lozane recibió como obsequio de navidad una perrita, la cual fue bautizada con el nombre de Camila. En la letra de la canción se manifiesta también el afecto a la mascota que se integró al hogar: “Bajé corriendo no sonaban las dos; ¡Oh vaya sorpresa! ¡Llegó Santa Clos!; y entre las cajas lo que siempre soñé; ¡Oh vaya sorpresa! ¡Qué lindo bebé! De Camila poco se sabe, pero quedó en el anecdotario del rock mexicano la dedicatoria.

Kabah, una canción para las mascotas

En el género pop también se dieron casos en los que los artistas dedican canciones a sus mascotas. Uno de los ejemplos más representativos es el grupo Kabah, que en 2001 lanzó el tema “Te necesito”, una canción extraída del álbum Various Songs, que a decir de los integrantes del grupo, fue con dedicatoria a todas sus mascotas. En la letra queda más que evidente: “Te encuentro, cuando llegaste a mi vida cambió mi destino y sentí que juntos hemos crecido y creído en un mismo mundo tu y yo. Es tu voz sin razón lo que me enloquece; es tu olor, tu calor me mantiene fuerte.”

Los ejemplos mencionados hacen ver que el amor de los animales refleja siempre lo mejor del ser humano. Cuando artistas de gran talla como Freddy Mercury o Paul McCartney dedican tiempo, esfuerzo, creatividad e incluso, impulsan a otros a seguirlos en estos proyectos, es porque en verdad existe una relación de amor genuino con sus animales, que al fin y al cabo siempre estuvieron con ellos no importándoles su fama o fortuna, tan solo su presencia.