Desde la pujante ciudad de San Juan, capital de la provincia homónima en la región de Cuyo, oeste argentino, se inicia este viaje hacia el oeste hasta el Valle de Zonda, al que se puede llegar desde dos caminos: uno por la Avenida Libertador General San Martín y el otro por la Avenida José Ignacio de la Roza. La salida por ambas arterias permite conocer los contrastes y la vida económica de una ciudad nueva, desde los edificios de departamentos del centro - de poca altura por ser una zona sísmica -, los centros comerciales, las casas residenciales de distintos tamaños, condiciones y materiales, barrios cerrados, escuelas, bodegas, elaboradoras de aceite de oliva, instalaciones universitarias, iglesias, un hospital neuropsiquiátrico de la década de 1920, una fábrica de cemento y hasta un regimiento militar en la localidad de Marquesado.

En este punto ya sorprende la abrupta interrupción de la vista por los cerros de la Quebrada de Zonda, que se interponen como una barrera infranqueable a la vista y que sólo permiten ver las altas cumbres de la precordillera.

Parque de Zonda

Internándose entre las laderas se encuentra el Parque de Zonda, un vergel cuidado y arbolado, en el que el diseño permite ver desde una loma al escudo nacional y caminando se encuentran fragmentos de obras de reconocidos escritores como Sarmiento y Alfonsina Storni: es el Jardín de los Poetas.

Siguiendo por una de las quebradas se llega al Estero de Zonda, con caminos que serpentean entre las piedras, el viento, el silencio y las impresionantes vistas de la precordillera con sus matizados colores. El estero alimenta una piletas públicas, las que cuentan con variados servicios.

A pocos metros se divisa la entrada del Autódromo de Zonda, ubicado en una parte alta y construido sobre las pendientes; es el escenario de competencias nacionales e internacionales, y los espectadores de esas competencias tendrán la posibilidad de ver, además de las carreras, una panorámica increíble: la que da el contraste de la pista con la ladera y el fondo infinito de cielo y montaña.

Camping Rivadavia, Hostería de Zonda y museo Einstein

Volviendo al circuito turístico se encuentran el camping Rivadavia con variados servicios y piscina, y la Hostería de Zonda, que es un reconocido lugar gastronómico con parrilla. Desde el camino se pueden ver unas cuevas en la montaña, así como escaleras de piedra por las que se accede a miradores donde se han construido algunos monumentos, como la Cabeza del Indio (1929). A los pocos metros se encuentra el Museo Geográfico Municipal Albert Einstein, dentro de un túnel cavado en la montaña. Cuenta con casi 10.000 piezas arqueológicas de las culturas de la zona y en otra cueva del túnel se podrá pasar por un mercado artesanal.

Confín de la Quebrada de Zonda

En los últimos tramos del Parque Zonda se llega a un lugar donde en otra época había baños termales, pero que ahora es conocido por una inscripción que dejó el ex presidente de la Nación Domingo Faustino Sarmiento, cuando fue proscripto y se exilió en Chile. Sarmiento escribió en francés: “On ne tue point les idées” es decir “Las ideas no se matan”. La frase se ha inmortalizado en una placa y el lugar ha sido declarado lugar histórico desde 1941.

El Dique Soldano es una construcción antigua que marca el límite del Parque Zonda, pero que pese a su antigüedad cumple una función importante en la contención de las crecidas del Río San Juan.

El confín del Parque Zonda marca el inicio del Valle de Zonda, un lugar matizado de viñedos y frutales, con casas esparcidas entre antiguos eucaliptus y otros árboles, todo enmarcado por las montañas cercanas, entre las que se destaca el Cerro Blanco, con su piscina y servicios variados para el visitante.

La cercanía del lugar con la ciudad de San Juan, el buen estado de los caminos, la cantidad de servicios turísticos disponibles y las actividades que se pueden realizar, como cabalgatas y trekking, permiten asegurar un día pleno de actividad en el marco de una imponente naturaleza, en una provincia que tiene variados y especiales lugares para el turista.