Los pueblos de Sirmium, Singidunum, Viminacium, Félix Romuliana, asi como Naisus son sólo algunos de los muchos relacionados con gobernantes romanos que tuvieron como origen la actual Serbia. Visitándolos, los turistas pueden conocer su herencia cultural y la historia sobre el ascenso y caída del Imperio Romano, especialmente durante el periodo cuando una de las capitales del Reino era la ciudad de Sirmium.

Una de las cuatros capitales: Sirmium

La primera ciudad de importancia, Sirmium, durante trescientos años fue el centro administrativo y económico de la provincia de Panonia Secunda. Alcanzó su gloria en el 294 como una de las cuatro capitales del Imperio Romano.

Los siete emperadores nacieron en Sirmium o en sus proximidades: Trajano Decio, Aureliano, Probo, Maximiano, Hostiliano, Constancio II y Graciano. Después de ellos quedaron ciertos edificios, a día de hoy, turísticos:

  • El Templo de Júpiter. Con más de ochenta de altares, su santuario es el segundo más grande en Europa.
  • El Complejo "Palacio Imperial". En este palacio vivió durante una época Trajano Decio. Está abierto para visitas cada día de lunes a viernes (09:00 – 17:00).
La antigua Sirmium está situada en territorio de la actual Sremska Mitrovica. Alojarse en uno de los hoteles en Mitrovica durante la temporada turística cuesta alrededor de 20 euros.

Viminacium o "La Pompeya de los Balcanes"

A diferencia de Sirmium, la capital de la provincia de Moesia Alta, Viminacium, fue saqueada y destruida a mediados del siglo V. Hasta el año 1977 permaneció bajo tierra, olvidada como Pompeya (en el año 79 desapareció bajo un torrente de lava del Vesubio). Por eso, algunos llaman a Viminacium “La Pompeya de los Balcanes".

Afortunadamente, Viminacium es ahora un lugar arqueológico bien conocido (en verano abierto hasta las 19:00) que incluye:

  • El Mausoleo. Se supone que el emperador romano Hostiliano fue enterrado aquí, pero esta hipótesis aún no ha sido científicamente confirmada.
  • Las tumbas pintadas. Desde el mausoleo, a través del pasillo oscuro (se considera que simboliza el Hades), los turistas pueden llegar hasta las tumbas pintadas. Los motivos de los frescos son de la época pagana, así como de la cristiana.
  • Mamut Vika. También es posible ver el esqueleto del mamut de cinco millones años de edad. Es el ejemplar más antiguo que se encuentra en los Balcanes.
Cerca de Viminacium hay varios lugares en los que se puede encontrar dónde hospedarse: Pozarevac, Kladovo y Veliko Gradiste. En éste último, el precio de la habitación es de 8-10 euros.

En paseo por Singidunum

A unos treinta kilómetros de Viminacium está la ciudad romana de Singidunum (siglo II d.C). En el pasado, Singidunum era la frontera entre las provincia romanas de Moesia Alta, Panonia y Dalmacia.

Tres piezas de la ciudad natal del emperador Joviano -el campo militar, la ciudad de los veteranos militares y el asentamiento civil- pueden visitarse cualquier día del año, aunque existe la posibilidad de ir acompañado de guías los domingos a partir de las 11 de la mañana. La ruta, que dura unas dos horas, se llama "El paseo a través de la antigua Singidunum".

Félix Romuliana y la última apoteosis

Otro monumento romano de importancia es el Palacio Imperial Félix Romuliana. Fue construido a finales del siglo III por el emperador Galerio Maximiano, cerca de Gamzigrad.

A pesar de encontrarse en la lista del patrimonio cultural mundial por la UNESCO, Romuliana es un sitio histórico importante ya que allí, después de la muerte de Galerio, su cuerpo, junto con el de su madre, fue "elevado entre los dioses" en el ritual pagano (apoteosis). Esto fue una de las últimas apoteosis en la historia de la humanidad dado que, a finales de siglo IV, el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio.

La ciudad donde nació Constantino el Grande: Naissus

El legalizador de la religión cristiana por el Edicto de Milán en 313, Constantino el Grande, también proviene de la misma región, de la ciudad de Naissus (Nis). Hace poco en esta ciudad se descubrieron alrededor de ochenta edificios antiguos y numerosos objetos, la mayoría de los cuáles se exponen en el Museo de Naissus (la entrada vale 1,2 euros).

En cuanto a la estancia (las opiniones sobre los alojamientos en Nis se pueden encontrar en la web www.tripadvisor.com), unos de los lugares más baratos son las pensiones. En muchas de ellas es posible dormir por 25 euros la noche con desayuno incluido.

La historia como compañera de viaje

Para las personas que quieran este verano revivir el periodo del Imperio romano, hay una solución recomendada para llegar a estos sitios atípicos para la mayoría de los turistas. Se trata del InterRail que abarca la zona serbia. Usar cualquier tren con esta “opción” por ocho días (es suficiente para ir a todos los pueblos) en clase económica vale 120 euros.

Al final, a aquéllos que les gusta la idea y que consideran que los precios son adecuados, lo único que queda es desearles un “buen viaje”. Y, como decía el escritor Luciano Musicki, "la historia será su fiel compañera de viaje".