El día 15 de febrero estaba previsto el paso del asteroide 2012 DA14 cuando, de forma inesperada, un meteorito de 17 metros de diámetro y 7.000 toneladas de peso impactó en la región de Chelyabinsk (Rusia). El choque provocó una explosión de aproximadamente 500 kilotones, 30 veces mayor que la de Hiroshima, dejando un saldo de 1.500 heridos y 3.000 edificios afectados. Al parecer, ambos sucesos, el paso del asteroide 2012 DA14 y el impacto del bólido en Rusia, no guardaban relación entre sí, y el hecho de que coincidieran en el mismo día es fruto de una asombrosa casualidad.

Apenas 17 días después de aquel fatídico 15 de febrero, un asteroide bautizado como 2013 EC surcó el espacio que dista entre la Tierra y la Luna. El acercamiento tuvo lugar a las 8:30 del lunes.

¿Ha habido riesgo real de impacto con el paso del 2013 EC?

La distancia a la que el asteroide ha surcado el espacio colindante con la Tierra ha sido de unos 390.000 kilómetros, lo que descarta que haya existido un riesgo real de impacto. Aunque, según decía hoy José Manuel Nieves en el diario ABC, "... de no haber sido así no habríamos tenido ocasión de hacer nada para evitarlo, ya que se detectó cuando prácticamente lo teníamos encima". Y es que, según 20minutos, el 2013 EC habría sido descubierto por el Observatorio Mount Lemmon de Arizona (EEUU) con tan solo 48 horas de antelación.

Al asteroide 2013 EC se le estiman unas dimensiones similares al meteorito que se precipitó sobre los Montes Urales, es decir, una magnitud suficientes para destruir una ciudad.

¿Se nos cae el cielo encima?

A pesar de la incidencia de sucesivos acercamientos y la colisión del meteorito de Rusia en un espacio tan corto de tiempo, la comunidad científica sostiene que no tenemos de qué preocuparnos. Según ABC, la frecuencia con la que los asteroides se acercan a nuestro planeta no es mayor que en épocas pasadas, solo que ahora tenemos mejores instrumentos para identificarlos. La NASA afirma tener monitorizados el 95% de los asteroides que podrían provocar una catástrofe a escala planetaria, aunque los objetos de menor tamaño como el meteorito de Shelyabinsk son difíciles de detectar y es normal que algunos pasen desapercibidos. Mensaje tranquilizador para un público que no puede evitar levantar su mirada hacia el firmamento con inquietud.

El Virtual Telescope Project estará monitorizando el asteroide durante la jornada de hoy y todo aquel que visite su página web podrá ver el cuerpo en movimiento mediante imágenes en vivo actualizadas cada pocos segundos.