El desayuno debería ser uno de los momentos nutritivos más importantes para las personas, en tanto que se cargan las energías para la jornada laboral o para hacer la actividad que corresponda y que exija un funcionamiento armónico biopsicosocial. Este momento del día resulta cada vez más relevante, sobre todo si se tiene sobrepeso y debe realizarse una dieta saludable para bajar esos kilos de más.

Es por eso que cada vez más, los nutrólogos o nutricionistas y los médicos especialistas en nutrición hacen cada vez más hincapié en el contenido y el tiempo que se le debería dedicar.

En estas opciones, la granola y los cereales de maíz, tanto solos como combinados, pueden resultar una muy buena opción saludable.

¿Qué es la granola?

La granola es una combinación de alimentos ricos en antioxidantes y vitaminas. Resultan altamente nutritivos y aportan mucha energía integrados a un desayuno saludable.

La granola contiene:

  • Avena: es un cereal de alto contenido en vitaminas, como la K, B6 y B1. También se destacan el magnesio, el hierro, carbohidratos, fibra, oligolementos y calcio.
  • Almendras: frutas secas que contienen muchos minerales y vitaminas. Se destaca el fósforo, potasio, zinc, manganeso y calcio.
  • Miel: tiene propiedades antifebriles, antitusivas y bactericidas. Además es un alimento bajo en grasas y rico en carbohidratos. Tambien tiene minerales como hierro, potasio, yodo, calcio y proteínas y vitaminas.
  • Pasas de uva: tienen azúcares naturales, calcio y potasio. Tienen un gran contenido de hidratos de carbono, todo concentrado porque se ha perdido el agua de las frutas. Son muchas las propiedades que tiene, pero una de las más conocidas es la de normalizar el tracto intestinal cuando hay constipación, además de representar un aporte importante de energía.
  • Nueces: es uno de los alimentos que más cantidad de antioxidantes tiene, junto con el brócoli y otros. Es muy rico en zinc y cobre. Las grasas que contiene son insaturadas por lo que resulta fundamental como prevención para afecciones del sistema cardiovascular y contra el colesterol "malo". Sus ventajas para la salud son variadas, entre las que se destacan: prevención de la diabetes, protección del corazón, beneficio de la circulación cerebral, favorece la procesos de memoria, entre otras.
  • Maní o cacahuate: las semillas tienen muchos nutrientes en tanto su caracter de leguminosas, entre ellos grasas poliinsaturadas, vitaminas D, C, E, A y B1, 2 y 3, así como proteínas y minerales. Contiene también flavonoides y taninos. Entre sus beneficios de destacan los que tienen que ver con devolver la vitalidad al organismo en caso de fatiga, mejorar la circulación y el tracto intestinal, entre otros.

Las propiedades del cereal de maíz

Uno de los mejores desayunos es con cereales de maíz. Básicamente el cereal de maíz tiene vitamina C, B6 y B9. Contiene además vitaminas A, B1, B2, B3, B5 y E en menores cantidades. Otros de sus componentes son: hierro, carbohidratos, zinc, potasio, magnesio, yodo, fósforo, sodio y fibra.

Su alto contenido en hierro previene la anemia de este mineral. La vitamina A y en general el carácter antioxidante del cereal, refiere a la buena salud de la vista, las mucosas y la piel, entre otros.

Previene migrañas, mejora el sistema circulatorio (colesterol), ayuda a que no bajen las defensas ante el estrés, se usa contra la diabetes y para las mujeres es adecuado para prevenir afecciones o falencias de nutrientes en etapas de embarazo, lactancia y menopausia.

Un desayuno con granola y cereales con ejercicio físico

Desayunar es un momento del día que debería tomarse con la debida pausa, no menos de 20 minutos. Estos ingredientes saludables a los que se les puede agregar leche o yogurt desnatados o descremados en un tazón de 200/250 g, una tostada mediana con queso denatado o descremado y un jugo de naranja, son ideales en un buen desayuno para comenzar el día.

Nada de esto sirve si se quiere llevar una vida saludable o bajar de peso si no se complementa con ejercicio físico adecuado.

En cualquier caso se recomienda siempre consultar un profesional médico, nutriólogo, dietista o nutricionista, para que indique la receta o dieta más adecuada, incluso con el desayuno, ya que todos los organismo son distintos y debe considerarse su particular situación a la hora de encarar un plan alimentario serio.