El deceso del sargento tuvo lugar el viernes día 11 cuando en su papel de especialista en desactivación de explosivos revisaba un objeto sospechoso de contener un explosivo improvisado, IED, en la ruta "Opal" que comunica el noroeste de Afganistán y es un objetivo prioritario de la insurgencia por tal motivo.

Al momento de escribirse esta crónica se desconoce si el artefacto hizo explosión accidentalmente, si fue activado por la insurgencia o si se activo una bomba trampa. Lo cierto es que el traje blindado que siempre se emplea en estas misiones no soportó el impacto de la explosión causando la muerte del militar.

Homenaje al caído

Trasladado su cuerpo a la base de Qual-e-Nao fue despedido por sus compañeros antes de partir hacia España y recibir un homenaje en la zaragozana base de San Genís, sede del Regimiento de pontoneros y Especialidades Nº12 unidad del que el sargento Ureña formaba parte.

En esta base y en un emocionante homenaje el Príncipe de Asturias le impuso la Cruz al Merito Militar con distintivo Rojo a titulo póstumo, esta condecoración solo se concede a los caídos en combate y a aquellos soldados que "participen en acciones meritorias que impliquen el uso de fuerza armada en presencia de enemigo".

Natural de Bilbao aunque granadino de adopción, donde reside su familia, sus restos mortales fueron incinerados e inhumados en esta ciudad andaluza en una emotiva ceremonia a la que asistieron su familia, amigos y una guardia de honor del Ejército de Tierra aportada por el Mando de Adiestramiento y Doctrina, MADOC, que tiene su base en Granada. El sargento David Fernández Ureña tenia 35 años, estaba soltero y no tenia hijos.

Más de un año sin perdidas

La muerte del sargento Ureña rompe un beneficioso hechizo del que las tropas españolas de la ISAF estaban disfrutando desde noviembre del año 2011 en que el sargento Joaquín Moya Espejo cayó en combate en un enfrentamiento armado con los talibán.

Desde entonces el contingente español no había tenido ni una sola baja mortal en acción, aunque se produjo una muerte por infarto de miocardio en junio en una de las bases, aunque ha habido heridos en combate no se había sufrido ni una sola perdida en acción y a la contra en los continuos combates que las tropas españolas han librado contra los talibán el numero de bajas enemigas supera el centenar solo en este periodo, De hecho se calcula que desde que las tropas españolas empezaron su misión en Afganistán las tropas españolas habrían infligido entre 400 a 600 bajas enemigas según sea la fuente que se consulte. Unos números que ponen a las claras la habilidad y capacidad táctica de los ejércitos españoles y su superioridad en combate frente a la insurgencia. Capacidad equivalente a cualquier otro ejército de la OTAN desplegado en zona.

Con todo el último fallecimiento eleva a 100 el número de victimas españolas en relación con el conflicto afgano.

100 Muertos. No todos sobre el terreno

Desde que las tropas españolas iniciaron su despliegue en Afganistán en noviembre de 2001 en la respuesta internacional a los atentados del 11 de septiembre 2001, un total de cien militares españoles han fallecido en misión relacionada con la operación en Afganistán. Ahora bien la estadística es un tanto engañosa pues de estas bajas "solo" 14 se ha debido a la acción enemiga ya fuera en ataques suicidas, tiroteos o atentados con bomba.

El resto se desglosa en 62 fallecidos en el accidente de Yak-42 en Trebisonda, Turquía, 17 en el siniestro del helicóptero Cougar, reconocido oficialmente como accidente, 5 por infarto y enfermedad y 2 en accidentes de tráfico. Hay que destacar que incluso 2 de los fallecidos por causas naturales lo fueron en el Océano Índico pero al formar parte de la operación "Libertad duradera" se consideran integrados en la misión afgana.

Y es también necesario destacar que dos interpretes locales murieron en atentados mientras colaboraban con las tropas españolas realizando labores de traducción.

Este desglose viene a romper un velo que con el simple mensaje de un centenar de muertos en Afganistán vendría a pensar que la totalidad lo ha sido por la acción enemiga, es totalmente falso mientras que las estadísticas muestran que las tropas españolas han infligido al enemigo un castigo en bajas infinitamente superior al que han soportado.

Futuro inmediato

Con todo y con la orden de retirada ya dada, junto con el resto de aliados España abandonara Afganistán en los dos próximos años. El proceso se inició en 2012 con la reducción de un 10% del contingente, en 2013 se replegara un 50% y el resto se culminará en 2014 aunque según las circunstancias los plazos podrían acelerarse.

Para 2014 solo quedarán unidades de instrucción internacionales en apoyo al ejército y policía afganos, si solo con esta ayuda el actual estado afgano es capaz de resistir tras la retirada internacional tras el 2014 la misión en Afganistán habría sido un éxito sí la historia se repite como en 1992 con la caída del régimen comunista afgano tras la retirada de la URSS todo el proceso habrá sido un fracaso.