Freud señalaba que tendemos hacia la fuente de nuestros orígenes biológicos, y también esa fuente está relacionada con dos cuestiones muy naturales según vemos en su obra, que son el sexo en general y la maternidad.

Al hacer clic en lo más visto por los lectores del diario El Mundo de España, saltan dos palabras claves: "reality" y "mamas", presentes en el artículo más visitado en el día de hoy.

Los pechos, en este caso tenían una portadora, que en un reality show sufrió un accidente con su implante mamario y debió ser la primera en abandonar el programa. Sería apresurado emitir un juicio de por qué tantos clics pero el titular se comportó como un imán motivador.

Los motivos de Maslow

También este hombre entregado al estudio psicosocial es conocido por hacer una lista de las cosas que motivan a los seres humanos a la hora de tener que decidir en libertad. Lógicamente está en relación al viejo inspirador Sigmund Freud que ya había dejado asentado que los simples deseos humanos, como comer y el sexo están gritando en el inconsciente como una fuente de búsqueda y que por lo tanto despierta la curiosidad.

Las mamas son con toda normalidad el inicio en donde todo ser humano se ha cobijado y alimentado. Los reality show son frecuentemente motivos de convocatoria para muchos televidentes, por tratarse de situaciones en donde el espectador puede verse quizás reflejado o identificado. Pero para el despertar sexual, según Freud, hay una actividad conjunta entre conocimiento y deseo de conocer. Esto más tarde fue puesto en la mesa de las agencias de publicidad, donde una palabra puede atraer más que otra. De hecho, junto a la palabra "mamas" existían 24 títulos más, como el uso de un nuevo repelente de insectos, las declaraciones de Kate McCann, que no podía hacer el amor, y otros como el divorcio de Schwarzenegger.

Agua, comida o sexo

También Google tiene su herramienta de estadísticas para evaluar de alguna manera qué ocurre con las búsquedas de los seres humanos que tienen internet en todo el mundo. Evidentemente los países con tecnología denotan una falta de interés por los primeros deseos que clasificó Maslow concernientes a la movilidad y la alimentación, así, la cifra de 68.000.000 de búsquedas sobre palabras relacionadas con el sexo hablan por sí mismas.

¿Pero qué pasa con el agua y la comida, dentro del marco de una cultura a la que llaman de revolución sexual? La gente que no tiene agua y comida en términos justos, no tiene internet, mientras que la gente que puede escribir esas palabras en un buscador suma, entre el agua y la comida, la cifra casi redonda de 17.000.000.

Leer una palabra según donde se lea puede originar intereses diferentes. "mamas" y "reality" en este caso resultaron ganadoras.