La planta ulmaria de nombre científico Filipendula ulmaria, alta, perenne y resistente, con propiedades beneficiosas para la salud como las antiinflamatorias o analgésicas, tradicionalmente también se ha empleado para aromatizar cervezas, aguamieles y vinos. Sus olorosos y mullidos capullos de color crema que además de embellecer cualquier jardín, extienden un agradable aroma parecido al de las almendras, durante todo el verano y parte del otoño.

Filipendula ulmaria también llamada la reina de los prados por su embriagadora fragancia y su delicioso aroma se utiliza mucho en guirnaldas y ramilletes nupciales, y también para popurrís aromáticos, no en vano, antaño, fue una hierba sagrada para los druidas, y según la tradición producía alegría y gozo para los sentidos.

Planta medicinal ulmaria, descripción

Esta ornamental y exquisitamente olorosa planta, posee unos verticilos de flores bien definidos en la época veraniega. Sus hojas de color verde oscuro y nerviaciones claramente marcadas de envés agrisado, secas tienen un perfume muy semejante al té de Canadá, por eso son muy adecuadas para utilizar con fines decorativos o para dar olor a los armarios.

El tallo rojizo y ramoso es esbelto y se utiliza en la elaboración de cervezas y aguamiel. Las flores son espigadas y de color blanco cremoso, y a menudo se las ve crecer entre la maleza. La raíz es compacta, rastrera y también muy aromática.

Propiedades de la ulmaria o reina de los prados

Al descubrirse las propiedades antiinflamatorias de la ulmaria, con ella se sintetizó la aspira y más tarde se puso en marcha la producción industrial de este fármaco de la familia de los silicatos, pero además la ulmaria también tiene propiedades digestivas, analgésicas y antirreumáticas.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA por sus siglas en inglés) aprueba el uso de la flor y sumidad florida de la planta ulmaria como apoyo en el tratamiento del resfriado común y para el alivio del dolor articular menor en adultos, si bien indica consultar con el médico si se toma algún tipo de AINES (medicamentos antiinflamatorios no esteroides). También advierte del uso no recomendado para niños y adolescentes menores de 18 años.

La ulmaria, una hierba usada contra el reuma

La Filipendula ulmaria, se utiliza para bajar la fiebre como un analgésico y antiinflamatorio, y también es eficaz para el tratamiento herbal contra el reumatismo y la artritis.

Esta planta contiene ácido acetilsalicilico, un principio activo de la aspirina, y ninguno de sus inconvenientes como el ardor de estomago, por el contrario las infusiones preparadas con las hojas secas de la ulmaria son buenas para contrarrestar la acidez de estomago, y contra la gastritis, las ulceras o la varicela y viruelas. Sus hojas y flores que son muy ricas en minerales, tienen efectos beneficiosos sobre el sistema digestivo, mejorando la función hepática o duodenal al reducir la secreción de ácidos del estómago.

Para preparar una infusión de ulmaria, es muy sencillo: se vierten dos cucharaditas de sus hojas secas en una taza con agua hirviendo, se tapa y se deja reposar durante diez minutos. Se pueden tomar tres tazas al día. Esta misma infusión, además de ir bien contra la acidez de estómago o el reuma, también es un excelente recurso para la limpieza del cutis.

Precauciones en la toma de la planta ulmaria

No debe ingerirse si existe hipersensibilidad a la aspirina o si se está recibiendo tratamiento con algún anticoagulante, ejemplo warfarina. Tampoco se recomienda su ingestión ni durante el embarazo ni durante la lactancia. Y ante cualquier duda lo aconsejable es consultar con nuestro médico o especialista.

Y también como ya se ha señalado, la EMA advierte que la ingesta de la ulmaria no está indicada ni para los niños ni para los adolescentes menores de 18 años, de igual manera nunca debe administrarse para bajar la fiebre en los niños ya que podría llegar a inducir al síndrome de Reye por su ácido acetilsalicílico.

Filipendula ulmaria, cómo se cultiva

El lugar propicio para plantar la ulmaria es un sitio soleado o parcialmente a la sombra con tierra húmeda, y prefiere suelo alcalino, en cambio en campo abierto tiende a crecer cerca del agua. Se propaga por división. Se cosecha durante los meses de julio y agosto que es cuando está en pleno apogeo su floración, y se recogerán sus hojas antes de que aparezcan las flores y se seca la planta entera para fines terapéuticos.

Su siembra se realiza en los meses de abril y mayo y se vuelve a plantar si se desea en septiembre o octubre. Esta planta puede llegar alcanzar más de un metro de altura. Sus flores se pueden secar para hacer un popurrí de hierbas olorosas.

Cabe la posibilidad de cultivar distintas especies de ulmaria, entre las más frecuentes está la llamada "Aurea", de bellas flores amarillas, y la "Variegata, de hojas jaspeadas.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.