Un “clásico” en el universo futbolístico es un encuentro que jugadores y aficionados de ambos equipos esperan, juegan y disfrutan especialmente; entre otras cosas, por la rivalidad histórica existente entre ambos. Ello explica que los cuatro más importante del fútbol español programados para los meses de abril y mayo de 2011, entre el FC Barcelona y el Real Madrid FC, esté teniendo notable repercusión no meramente deportiva en España, Europa y el resto del mundo.

Del Real Madrid-Barça de la Liga BBVA a la final de la Copa del Rey 2011

La Liga de este año en su jornada 32 brindó el primero de estos partidos que después de la goleada de los blancos en tierras catalanas en noviembre pasado se esperaba como una especie de revancha para el equipo de Mourinho, la cual, ante la evidencia quizá de tener la Liga casi perdida, se hizo esperar hasta la final de la Copa del Rey que ganaron por 0-1.

Resultado por cierto reconocido y aceptado por el equipo de Messi, Xavi, Iniesta y demás dirigidos por Guardiola. Antes del cual se acentuaron dimes y diretes iniciados con la afirmación del presidente del Barça Sandro Rossel a finales de marzo, cuando afirmó que ganarían la final de la Copa del Rey por 5-0; pero que encontraron su punto álgido antes del siguiente encuentro, en el marco de la ida de la semifinal de la Liga de Campeones.

Efectos del Madrid vs. Barcelona de semifinales de Champions League 2011

En ese contexto se produjo tal “clásico” español de la semifinal de la máxima competición europea, rematado además con unas declaraciones de Pep Guardiola en un tono y cariz no comunes en él que hicieron presagiar un excitado partido, más allá de lo meramente deportivo como el anterior de la Copa del Rey.

Como en efecto sucedió. Pues hasta la expulsión de Pepe a los 60’ de la segunda etapa, dicho partido estuvo marcado por el acostumbrado juego de toque y equipo del Barça y por la estrategia defensiva impuesta por Mourinho en el Madrid. Sin embargo, al quedar su equipo con diez jugadores y ser además expulsado por protestar por la tarjeta roja a su connacional, las cosas empezaron a mejorar para los de Pep, que ganaron finalmente con dos goles de Leo Messi.

Mou, Pep, Villar y la UEFA después de la primera semifinal española de Liga de Campeones

Desde Madrid se ha atribuido a un complot “urdido” por el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, que no solo cubre a la UEFA de un manto gris que el sentido común logra disipar; sino que deja entrever que el argentino no hubiera marcado de no haberse producido tal sanción, y que por tanto su equipo no hubiese ganado y estaría después de dos años a un paso de una final de la Champions.

Como si todos los títulos ganados en los últimos años por el Barça no fueran el resultado del esfuerzo y geniales individualidades de sus estrellas, de las estrategias impuestas por Guardiola y del resultado del trabajo de cantera que, al parecer, no se valora demasiado en el conjunto de Madrid.

El FC Barcelona-Real Madrid del martes dejará a cada quien en su lugar

El partido de vuelta de la semifinal española de la UEFA programada para el martes en Barcelona se presenta por tanto como una ocasión más para disfrutar de uno de los mejores “clásicos” del fútbol mundial; pero también para avalar la estrategia, que ha permitido a los catalanes tener casi asegurado el título de la Liga BBVA 2011.

Y para que el conjunto de Mourinho remonte unas eliminatorias que, al tiempo de demostrar la categoría que siempre ha caracterizado a los blancos, les permitiría acceder a una final de la Champions después de nueve años, a su técnico por segundo año consecutivo, y sumar otro título al ya conseguido de la Copa del Rey 2011.