Nota: El ebook de tinta electrónica Kindle se puede ya comprar en España por 79 €


Una de las herramientas menos dconocidas del sistema operativo de Mac, desde la versión OS 10.4 hasta Snow Leopard, es Automator. También una de las más potentes y versátiles. En este tutorial aprenderemos a movernos por él y a configurar acciones automáticas de una forma fácil y sencilla, al alcance de cualquiera, sin importar que tenga o no conocimientos de informática o programación.

Automatizar tareas en MacOS X con Automator

Pero, ¿qué es y para qué sirve Automator? Automator no es más que una herramienta que permite crear macros o applescripts de una forma visual y muy intuitiva. Aquellos que conocen con cierta profundidad el procesador de textos Microsoft Word sin duda estarán familiarizados con el concepto de macro, según el cual podemos programar un botón de la barra de herramientas o una combinación de teclas para, por ejemplo, seleccionar todo el texto de un documento, cambiarle el espaciado, el tipo de letra, los márgenes, alinearlo según nuestro gusto, etc. con un sólo clic de ratón.

Automator hace eso mismo, pero con los archivos de nuestro Mac.

En OSX podemos renombrar imágenes de forma sencilla con Automator

Algo que nos ocurre a todos al volver de unas vacaciones es que descargamos las fotografías de nuestra cámara digital al ordenador y nos encontramos con que todas se llaman del mismo modo. Por ejemplo "IMG-xxxx.JPG", donde "xxxx" es un número secuencial.

En realidad, lo ideal sería que los nombres fueran descriptivos. Así podríamos encontrar las fotos con Spotlight buscando simplemente "vacaciones 2010" o "cumpleaños Manolito". Naturalmente, renombrar cada foto manualmente es algo que ni se contempla ya que nos llevaría horas.

Con Automator podemos hacerlo en segundos. Simplemente seleccionamos las fotos de su carpeta de origen y las arrastramos a la de destino. Entonces, como por arte de magia, vemos que todas se han renombrado como "vacaciones 2010-xxxx.JPG", donde "xxxx" es, nuevamente, un número secuencial.

Útil, ¿verdad? A continuación veremos cómo hacerlo paso a paso.

Primer paso del tutorial: crear la carpeta de destino en Leopard o Snow Leopard

Creamos una carpeta vacía y le ponemos por nombre "fotos renombradas", como se aprecia en la primera imagen que acompaña este tutorial. Ahí es donde, una vez terminado el tutorial, arrastraremos las "fotos originales" para que sean renombradas.

Segundo paso del tutorial: abrir Automator y comenzar a configurarlo

Podemos buscar Automator en Spotlight o bien ir a buscarlo en la carpeta "aplicaciones" (el icono es un simpático robot blanco con una tubería en sus manos).

Una vez abierto, seleccionaremos la opción "acción de carpeta" (ver tercera imagen que acompaña el tutorial).

Después seleccionaremos la carpeta en la que queremos que se realicen las acciones (cuarta imagen del tutorial, arriba a la derecha), que será "fotos renombradas".

Tercer paso del tutorial: comenzar a configurar el flujo de trabajo de Automator

La ventana de Automator está divida en varias zonas. A la derecha, nuestro "flujo de trabajo" (lista de tareas a seleccionar sobre los archivos arrastrados a la carpeta "fotos renombradas"). De momento está vacía, pero ya la iremos llenando. A la izquierda, en dos columnas, todas las acciones que podemos seleccionar.

Vayamos a la primera columna de la izquierda y seleccionemos la opción "archivos y carpetas", ya que vamos a actuar sobre una lista de archivos (son imágenes, pero también son archivos, y de hecho lo que vamos a cambiar es el nombre de archivo). A continuación, en la segunda columna, seleccionamos la opción "renombrar ítems del Finder" y la arrastramos hasta la columna de la derecha, la del flujo de trabajo.

Al hacerlo, Automator nos preguntará si queremos añadir la opción de copiar los archivos. Si queremos conservar los originales, le decimos que sí. En caso contrario, si queremos moverlos, renombrarlos y no duplicarlos, seleccionamos no.

Si hemos dicho que "sí", tendremos dos acciones en el flujo de trabajo (que se leen de arriba a abajo): en primer lugar, copiar los archivos; en segundo, renombrarlos. Si hemos dicho que "no", sólo aparecerá la segunda opción.

Cuarto paso del tutorial: configurar la acción de Automator

Seleccionamos la primera barra de opciones de la acción, la desplegamos y seleccionamos "convertir en secuencial", ya que lo que queremos es que no todos los archivos se llamen igual, sino que tengan un nombre común seguido de un número secuencial.

Después, seleccionamos la opción "nombre nuevo" y añadimos el nombre que queremos para todas las imágenes. A continuación podemos seleccionar el separador entre el nombre nuevo y el número secuencial y, sobre todo, la cantidad de dígitos que tendrá dicho nombre secuencial. Se recomienda modificar el valor por defecto, "2", por "3", ya que si no estaremos limitados a un máximo de 99 archivos.

Quinto paso del tutorial: guardar la acción de carpeta

Una vez hecho todo esto, ya hemos terminado y tan solo resta guardar los cambios. En el menú de "archivo", seleccionamos "guardar", le ponemos un nombre a la acción, y ya está hecho.

Sexto paso del tutorial: ejecutar la acción de Automator

Podemos cerrar sin miedo Automator. La acción ha sido guardada y vinculada a la carpeta "fotos renombradas", por lo que no tenemos que volver a ejecutar el programa.

Ahora, simplemente tenemos que seleccionar las imágenes de la carpeta original y arrastrarlas a "fotos renombradas". Si se han seguido los pasos de este tutorial correctamente, al instante aparecerán todas las imágenes renombradas como "vacaciones 2010-xxx.JPG".

Esto es sólo una idea pero hay mucho, mucho más

Como hemos visto, crear flujos de trabajo y tareas automatizadas con Automator en un Mac es algo tremendamente sencillo e intuitivo. Del mismo modo que hemos renombrado las imágenes, podríamos haberlas renombrado, cambiado el formato de JPG a PNG (por ejemplo), redimensionarlas al 50% o cambiado su compresión. Basta con ir arrastrando acciones a la columna flujo de trabajo, e ir configurando las opciones con que cuenta cada acción.

Lo ideal es ir probando diferentes opciones, ver qué otro tipo de acciones incorpora esta potentísima utilidad que traen por defecto todos los sistemas operativos de Apple (macos), y, de este modo, ir aprendiendo por nosotros mismos a manejarla, creando nuestros propios flujos de trabajo, adecuados para cada uno.