Visitar Turquía es penetrar en los vericuetos de la historia y el arte, tanto antiguo como moderno. Un país donde se unen oriente con occidente, y el museo al aire libre más grande del mundo.

La riqueza patrimonial y cultural de este país es inmensa, pero además está lleno de bellezas naturales: maravillosas playas, bellísimas cascadas, bosques frondosos..., lo que convierte a Turquía en una nación muy visitada y admirada.

Qué ver en este viaje a Turquía

Capadocia (lugar de otro planeta), y con Iglesias rupestres declaradas por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, es junto con las ciudades de Antalya y Perge en la Rivera Turca, dos de los lugares que no hay que dejar de ver si se viaja a Turquía.

En Konia, ciudad situada en la Anatolia Central, también es muy interesante conocer el monasterio de Mevlana con su mausoleo.

Historia de Turquía: los comienzos de la humanidad

La Caverna de Karain guarda las primeras huellas de la humanidad en tierras de Anatolia, hace unos 100.000 años a.C. Los hititas fueron los primeros en fundar un estado indoeuropeo allá por el 1800 a.C. Los persas empezaron a invadir Anatolia a partir del siglo V a.C. Con la llegada de Alejandro Magno comienza la época helenística, en el año 334 a.C., con posterioridad llega la época romana, el cristianismo, los otomanos y la Republica de Turquía.

Anatolia (llamada también Asia Menor) comprende la mayor parte de la Turquía actual, se la considera una de las regiones más antiguas del mundo y cuna de civilizaciones, debido al estar situada en la unión entre oriente y occidente.

Capadocia: iglesias rupestres y ciudades subterráneas

Capadocia con su extraño paisaje tan volcánico es el resultado de la formación de iglesias rupestres, ciudades subterráneas y restos de pueblos prehistóricos. Capadocia está situada en la Anatolia Central.

Las Iglesias rupestres del museo al aire libre del valle de Göreme, la mayoría excavadas en la roca y de una belleza inigualable se agrupan en extraordinarios conjuntos, y casi todas ellas con frescos murales cubriendo sus paredes y techos; son unas increibles pinturas policromas del arte bizantino. Estas Iglesias reúnen la mayor muestra pictórica y rupestre del mundo; están declaradas como hemos señalado Patrimonio de la Humanidad.

Una de las ciudades subterráneas que no hay que dejar de ver en Capadocia es Derinkuyu. Esta ciudad subterránea fue utilizada por miles de personas que vivían en el subsuelo para protegerse de las frecuentes invasiones que sufrió Capadocia a lo lardo de la historia.

Con 20 niveles, solamente se pueden visitar los primeros, y en ellos hay: establos, comedores, cocina, bodegas, una escuela, incluso una Iglesia de planta cruciforme.

Y no sólo Capadocia tiene un inconmensurable patrimonio, en toda Turquía se pueden visitar infinidad de ruinas y restos arqueológicos.

Antalya y ruinas de Perge en la Rivera Turca

En la ciudad de Antalya es incomparable tanto el museo arqueológico como un típico mercado Turco, pero además ofrece pequeñas delicias naturales: una bellísima cascada.

Perge con sus ruinas romanas y greco-romanas, es la ciudad más grande de la región. Podemos apreciar entre sus ruinas: un estadio con un área de 234 metros cuadrados y el teatro con una capacidad de 15.000 personas. Estos dos lugares se encuentran bien acondicionados, y bastante bien conservados.

El mausoleo de Mevlana en Konia

La mítica ciudad de Konia es famosa en el mundo por ser el centro religioso de los Mevlevés, también conocidos como derviches giróvaros, por su baile ceremonial dando vueltas.

En Konia no se puede dejar de ver el masusoleo Mevlana, que lleva el nombre de uno de los más grandes filósofos islámicos y fundadores de la orden de los Mevlevés. Por lo demás es una ciudad donde se concentra la mayor religiosidad islámica de toda Turquía, y es conocida como la “ciudadela del Islam”.

Turismo Turquía: lugares emblemáticos, excelentes playas y una deliciosa gastronomía

En la zona de Antalya dentro de la Rivera Turca, podemos disfrutar todo el año -debido al excepcional clima mediterráneo de esta parte de Turquía- de unas magníficas playas arenosas, limpias y con aguas turquesas.

Por lo tanto, Turquía además de una historia rica y milenaria llena de tesoros culturales con lugares emblemáticos -como los aquí descritos- que no dejaremos de visitar, ofrece unas fantásticas vacaciones con espectaculares playas para disfrutar de ellas todo el año, como ya se ha señalado.

Con respecto a su gastronomía, los restaurantes turcos, suelen abrir las 24 horas del día, ofrecen una gran selección de sopas, entrantes, platos de verduras y carne, ensaladas, postres riquísimos, y gran variedad de lácteos. Entre las carnes destaca el cordero, preparado, por ejemplo en un döner kebap.

El raki es un tipo de anisete bastante fuerte que se bebe acompañado de agua, y al que los turcos llaman coloquialmente “leche de león”. El té y el café turco son insuperables.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook. También me pueden seguir en TWTTER.