Coimbra la “Salamanca” portuguesa, con su venerable Universidad, con estudiantes que cantan fado y con los mejores ejemplos del románico que se puedan encontrar en todo Portugal, es una ciudad que hechiza a cualquier visitante.

Para beber de su historia es imprescindible pasear por sus calles, y, sentir el pasado y el presente conjugados en perfecta armonía; esta bella ciudad portuguesa situada a medio camino entre Lisboa y Oporto, es una mezcla de lo antiguo y lo moderno, con calles estrechas, y arcos medievales.

Coimbra en Portugal: ciudad llena de historia, cuna de reyes y antigua capital del país

En esta ciudad surgió la primera Universidad de Portugal, una de las más antiguas de Europa, y también fue cuna del nacimiento de algunos reyes portugueses.

Y aunque esta centenaria Universidad, fundada en 1290, sigue siendo su centro vital, Coimbra tiene otros muchos puntos de interés, algunos de ellos con más de 850 años de antigüedad y herencia de la época en que Coimbra era la capital de Portugal.

Coimbra quiere ser Patrimonio de la Humanidad, y a no mucho tardar lo conseguirá, méritos no le faltan. Invitamos a conocer su historia a través de sus monumentos más emblemáticos.

La Universidad de Coimbra, Velha Universidade, el encanto de la Parte Alta o Almedina

La Universidad de Coimbra se sitúa en la Parte Alta o Almedina de la ciudad, está llena de tesoros culturales de los siglos XVI al XVIII, y se levanta alrededor de una gran plaza, la dieciochesca Torre del Reloj.

Sin ninguna duda la joya cultural de la universidad es su biblioteca Joanina, en donde podemos admirar mesas de palisandro, de ébano y de jacaranda; diseños chinescos con esmaltes dorados, y techos con delicados frescos. También dispone de unos 300.000 libros antiguos y encuadernados en piel, que tratan de leyes, filosofía y teología.

La capilla de San Miguel de estilo manuelino en su fachada, es junto a la biblioteca otro de los tesoros que ofrece la Universidad de Coimbra. En esta capilla se encuentra la escultura barroca de Santa Catalina, patrona de los estudiantes.

Estudiantes y profesores de cualquier nacionalidad, disfrutan de toda la riqueza cultural que ofrece esta prestigiosa y bella Universidad. Más información en: "Turismo Coimbra: los tesoros de su Universidad".

La catedral de Coimbra: el románico en su Sé Velha

Construida a finales del siglo XII, cuando los árabes todavía suponían una amenaza para la ciudad, esta catedral, es uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura románica de todo Portugal.

Exceptuando la puerta renacentista de la fachada norte, que data del siglo XVI, lo demás es puro románico, lo que la convierte en una de las más espléndidas catedrales de su época. El interior es austero, salvo un altar dorado del siglo XVI.

Portugal dos pequeninos

En Coimbra además de quedar sorprendidos por su arquitectura y Universidad, podemos encontrar “la pequeña Portugal” en Portugal dos pequeninos.

Parque dedicado a los más pequeños, pero del que disfrutamos todos, es una representación de los monumentos y edificios más sobresalientes de Portugal.

Así sin salir de Coimbra, se puede hacer un recorrido por las costumbres y tradiciones de Portugal y de sus antiguas colonias, y de una manera mágica viajaremos de un lugar a otro a través de sus maquetas.

Turismo Coimbra: qué ver, qué hacer, disfrutar del fado de Coimbra

Además de la universidad y de la vieja catedral, la ciudad en sí es un monumento, por lo que no dejaremos de visitar otros lugares de interés:

  • La Iglesia de Santa Cruz, del siglo XVI, nos adentrará en la época del arte manuelino y renacentista. Su sobrio claustro constituye la obra manuelina más sorprendente.
  • El Monasterio de Santa Clara a Velha, este edificio está siendo lentamente sacado del barro del río Mondego en el que se estaba sumergiendo. Posee un pasado legendario, al ser enterrada aquí Doña Inés de Castro, la amante asesinada de Dom Pedro. El Monasterio se encuentra en la llamada parte baixa de la ciudad, y a la orilla del río Mondego.
  • El Monasterio de Santa Clara a Nova, está dedicado casi exclusivamente a la memoria de la piadosa reina Doña Isabel de Portugal.
  • La catedral Nueva, Sé Nova, situada a escasos metros de la Universidad, perteneció a los Jesuitas, antes de pasar a ser la Nueva catedral. Es sencilla y blanca en su exterior. En el interior destaca su nave principal.
Y finalicemos el viaje a esta encantadora ciudad, disfrutando del fado al estilo de Coimbra que es más elaborado que el de Lisboa. Este fado tradicionalmente se ha cantado por hombres; lo podemos oír en las numerosas casas de fado que hay por la ciudad cualquier viernes o sábado por la noche.

Coimbra lo mismo que Oporto es una buena opción para un puente o una escapada de fin de semana, con precios en vuelos muy asequibles, y ciudad económica en cuanto a hoteles (hospedaje) y comida.