Poco podía imaginar el colosal braquiosaurio de unos 27 metros de largo y mas de 80 toneladas, que pastaba hace 150 millones de años en las marismas de Colunga, hoy convertidas en la Playa de la Griega, que sus huellas de 1,20 m. de diámetro, las más grandes del mundo, señalarían el emplazamiento del MUJA, el Museo del Jurásico de Asturias.

Con la forma de una gigantesca huella tridáctila, el MUJA se levanta en la Rasa de San Telmo (Colunga) a 45 kilómetros de Gijón y 58 de Oviedo, rodeado por uno de los paisajes más atractivos de la Costa Verde.

Sus colecciones forman una de las propuestas paleontológicas más atractivas de España, aunque sus sótanos albergan más de 4 toneladas de rocas y fósiles que esperan su ubicación en el catálogo.

Un cocodrilo marino de hace 150 millones de años

Entre sus fondos, procedentes de la costa oriental asturiana, destacan el esqueleto parcial de un cocodrilo marino que existió hace 150 millones de años; constituye la mejor pieza de cocodrilo del Jurásico de España.

Pieza única es la ulna o cúbito de un saurópodo, cuadrúpedo herbívoro, de 1,25 metros, que la convierte en la tercera más larga del mundo. También se puede apreciar un diente de camarasáurido, el registro fósil de esta especie más antiguo de España.

Entre las icnitas, caben destacar las únicas que se conocen en España de estegosaurios, dinosaurios armados de placas y púas, que rumiaban plácidamente a pesar de su amenazador aspecto.

Esqueletos de dinosaurios copulando

El edificio se compone de tres naves elípticas y una extensa colección de ejemplares fósiles del Jurásico asturiano. Parte de las piezas catalogadas y las recreaciones se observan desde un imaginativo scalextrix compuesto por pasarelas elevadas, cuyo espacio central lo ocupa una reproducción de 12 metros que muestra sendas reconstrucciones de esqueletos de Tyrannosaurus rex copulando.

Más información en el teléfono 034 902 306 600. Precio: 6,30 € la tarifa normal y 4,20 € la reducida. De 0 a 3 años: Gratuito

Icnitas por doquier

Pero lo mejor del MUJA es lo que está fuera. Hace 150 millones de años, la costa de Asturias acababa de nacer y el paisaje que dominaba lo formaban pequeños deltas fluviales, marismas y pantanos donde medraban los dinosaurios. Sus huellas fósiles, 514 icnitas censadas hasta el momento (276 de bípedos y 238 de cuadrúpedos), nos retrotraen a esa época.

Los recorridos son numerosos en toda la costa y señalizados por las oficinas de turismo. Sus piedras guardan un tesoro para el que se ha solicitado la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Bufones e ídolos

El oriente asturiano, con una selecta oferta turística, ofrece otros hitos de interés científicos para el viajero curioso como los "bufones" de Llanes, chimeneas abiertas por la erosión del agua de lluvia sobre los acantilados. Por ellas asciende el mar a presión formando un surtidor de 20 metros que expulsa agua, piedras e incluso restos orgánicos.

Resultan más espectaculares los días de marejada, pero también más peligrosos. Los bufones de Santiuste y Arenillas han sido declarados monumentos naturales. Acceso libre.

El ídolo de Peña Tú, bien indicado desde la N-634 a la altura de Puertas de Vidiago, se refiere a un dibujo abstracto grabado sobre una roca caliza de antigua y fabulosa leyenda. La imagen, que los lugareños llamaban "cabeza del gentil", representa a un personaje notable de hace 4.000 años con elaborados ropajes y espada de bronce que pudo ser enterrado bajo la roca.

La zona de la Sierra de la Borbolla en la que se localiza el monumento se sacralizó como necrópolis desde el neolítico.

Santuario del arte paleolítico

La Cueva de Tito Bustillo, uno de los grandes santuarios del arte paleolítico en Europa, se encuentra prácticamente en el casco urbano de Ribadesella. Los grabados y pinturas que se conservan se superponen a lo largo de más de 10.000 años, destacando las figuras de animales de la Galería de los Caballos y la única cámara paleolítica conocida dedicada expresamente al sexo femenino.

Museo de la MInería y la Industria

El Museo de la Minería y la Industria se levanta en El Entrego, una localidad de gran tradición hullera donde se reúnen valiosas piezas del patrimonio minero asturiano que contribuyó, con el 70 por ciento de la hulla extraída en todo el país, al desarrollo industrial de España.

Gracias a las nuevas tecnologías, y guiados por mineros profesionales, los visitantes podrán conocer la experiencia de trabajar a 600 metros de profundidad.